• El abogado insistió en que los familiares debieron esperar mucho tiempo para constatar lo que desde un principio ya se sabía con respecto a la responsabilidad de Ejército de Chile y la inocencia de las víctimas
Crédito fotografía: 
Archivo El Día
Tras conocer el fallo de primera instancia, el profesional valoró la perseverancia y el esfuerzo de los familiares, lo que marcó una diferencia en lograr penas de presidio para los responsables, aunque a su consideración sean insuficientes. Además, se refirió al excomandante del Ejército Juan Emilio Cheyre, afirmando que, de acuerdo a los medios de prueba y testimonios recabados, sí tuvo una participación fundamental en lo ocurrido.

El pasado 16 de octubre se cumplió otro aniversario del paso de la Caravana de la Muerte por La Serena, un hecho que en 1973 causó conmoción entre los pobladores y dolor en varias familias de la región, tras la ejecución de 15 presos políticos en las dependencias del Regimiento de Artillería Motorizada N° 2 “Arica”, -hoy Regimiento de Infantería N° 21 “Coquimbo”-.

A 45 años de este triste episodio, registrado cuando recién se instalaba la dictadura de Augusto Pinochet en el país, los tribunales de Justicia dictaron sentencia. 

El ministro en visita Mario Carroza anunció el pasado viernes que el excomandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre fue condenado a 3 años y un día de presidio como encubridor de los crímenes, -pese a que en principio era investigado como cómplice-, mientras que el comandante del regimiento en ese entonces, Ariosto Lapostol recibió una condena de 15 años y un día de prisión como autor material de los fusilamientos. El resto de los miembros de la caravana fueron enjuiciados como cómplices y otros cuatros resultaron absueltos.

La situación de Cheyre es emblemática, pues es el primer alto mando en ser condenado por delitos de lesa humanidad en Chile. El militar cumplirá su pena en libertad vigilada, pero su defensa recurrirá a la Corte para revertir esta medida. 

El abogado querellante del caso, Cristián Cruz, conversó con Radio Mistral sobre los avances del proceso y lo difícil que fue alcanzar la instancia judicial para culminar este ciclo, aunque siempre se mostró confiado en que los responsables iban a ser condenados, pues a su juicio los medios de prueba fueron contundentes. 

- Además de cumplirse 45 años del paso de la Caravana por La Serena, también han pasado 20 años de la exhumación de los cuerpos de quienes fueron fusilados. En este contexto ¿qué peso tiene la sentencia dictada por el juez Carroza?

"Este fallo reafirma lo sostenido por los familiares, expresos políticos, el mundo de los Derechos Humanos y gran parte de la ciudadanía, que es determinar la responsabilidad penal y criminal de funcionarios del Ejército de Chile, oficiales, suboficiales, entre ellos parte de la tropa del Regimiento de La Serena, y especialmente de Juan Emilio Cheyre y Ariosto Lapostol como partícipes en este crimen".

"Ya lo que hace más de 45 años publicó el Diario El Día por orden el Ejército, por disposición de Cheyre, falseando la verdad, hoy día sin lugar a dudas se constata con lo señalado por el tribunal que estos sí fueron crímenes, que aquí no hubo un Consejo de Guerra y que los que han querido pasar todos estos años en impunidad y aparentando ser víctimas en realidad son los victimiarios".

- Las familias creyeron que después de la exhumación de los cuerpos la justicia llegaría rápidamente pero esto no fue así.

“En los últimos años han fallecido familiares de las víctimas y ellos esperaban justicia. No voy a dar nombres, pero tenemos por lo menos dos casos de suicidio. El dolor, el daño provocado, no solo va en el asesinato de sus seres queridos, sino en toda la denostación pública cuando se publicita que las víctimas eran terroristas que merecían morir, que se hizo todo con justicia, que fue adecuado el proceso, cuando por años a sus familiares se les negó la posibilidad de dejar una flor. Hoy día sabemos que estaban en la fosa común del Cementerio de La Serena, pero en esa época era solo un rumor y no tenían certeza, se les negó el derecho a un digno sepelio”.

- ¿Qué tan complicado fue llegar hasta la instancia en la que están ahora?

“Fue extremadamente complejo. Yo creo que hubo un factor de mala suerte y lo digo porque esta causa pasó por muchos jueces o ministros. Con algunos se avanzó más que con otros, porque claro, cuando un juez llega a una causa como esta, y que no es la única que debe llevar, evidentemente se toma un tiempo para conocer e interiorizarse en los detalles y tomar una línea de acción, pero muchos de estos ministros fueron cambiando y no duraban más de dos años.

- Pero también ha existido presión de parte de otras fuerzas…

“Por eso, el factor de mala suerte es secundario. Pero aquí también pesó el factor de protección de los poderes fácticos como el Ejército de Chile, el Gobierno, y cuando me refiero a Gobierno digo la concertación. Yo quiero ser bien claro y enfático, hemos sentido que los que mayores obstáculos vinieron de parte de la gente de la concertación, los que se manifestaban opositores a Pinochet pero que por razones que desconocemos tuvieron una tremenda simpatía con algunos de los responsables de los crímenes durante la dictadura”.

“Quizás la mayor prueba de ello es lo que ocurrió con el expresidente Ricardo Lagos. Él incluso se ofreció a lo que nosotros percibimos como una presión indebida, porque finalmente él ha sido un presidente de la República, que sigue gozando de ese estatus y protección por parte del Estado, que es legítima, pero él se ofreció como testigo del señor Cheyre y usted comprenderá que Ricardo Lagos no era testigo".

"(...) Aquí se ha pretendido que haya una justicia para algunos y una diferente para la gran mayoría, es decir, unos privilegiados gozando de los favores del poder en desmendro de la enorme masa de la ciudadanía y en este caso de las víctimas que han debido luchar 45 años para que recién ahora salga el fallo de primera instancia que determina lo que ellos supieron desde el primer día; que el Ejército era culpable, así como la tropa del Regimiento de La Serena, que sus familiares eran inocentes y en este largo periplo muchos familiares fallecieron, por eso esperamos que estos niveles de proteccion cesen, yo creo que eso no va a ocurrir, pero tenemos la esperanza de un gesto y que finalmente los poderes actúen conforme a los que corresponde". 6101i

Juan Emilio Cheyre deberá cumplir una condena de 3 años y un día de presidio. Una medida que se hará efectiva en libertad vigilada, según informó el Juez Carroza. Foto: El Día.

RESPONSABILIDAD DE CHEYRE

- ¿Por qué considera que Cheyre tuvo parte de la responsabilidad?

“No soy solo yo, son varios abogados, está el Consejo de Defensa del Estado, el Ministerio de Justicia a través de su programa, los abogados querellantes y el tribunal que lo ha procesado y acusado. Él, al igual que los demás tiene responsabilidad y en su caso específico era jefe de inteligencia en ese instante. En la práctica el segundo oficial a bordo (…) Además Cheyre era el hombre de confianza, el ayudante de Ariosto Lapostol, el que tenía toda la disposición y manejaba la información de lo que pasaba con los presos”.

“Además Nicolás Barrantes, hermano de una de las víctimas (Marcos Barrantes), fue torturado un día antes de la ejecución de su familiar en el regimiento y él reconoce a Juan Emilio Cheyre como su torturador. Entonces él tuvo una participación fundamental en este hecho, lo que queda demostrado”. 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X