• Fueron 25 casas las que fueron alcanzadas por las llamas, el 12 de diciembre del 2010. Actualmente los afectados han logrado reponerse pero continúa la preocupación por las características geográficas del lugar. Foto Lautaro Carmona
  • Fueron 25 casas las que fueron alcanzadas por las llamas, el 12 de diciembre del 2010. Actualmente los afectados han logrado reponerse pero continúa la preocupación por las características geográficas del lugar. Foto Lautaro Carmona
A siete años del lamentable incendio forestal que arrasó con 190 hectáreas y destruyó 25 casas en el sector El Trigal, la geografía del lugar es la misma y los registros de ese día son imborrables para sus protagonistas.

Los lamentables incendios forestales que afectan la zona centro y sur del país, los cuales han arrasado miles de hectáreas e incluso pueblos enteros, demuestran no tan sólo el poder destructivo del fuego, sino también la alta vulnerabilidad que presenta la geografía de algunas zonas del Chile y de la región de Coquimbo.

Ante estos hechos, es imposible no recordar el voraz incendio que afectó a la localidad costera de Guanaqueros en el año 2010, siniestro que no tan sólo arrasó con cerca de 190 hectáreas, sino también destruyó más de 25 viviendas del sector de El Trigal, en la entrada norte de dicho lugar.

Diario El Día volvió al lugar donde se registró el siniestro, para conocer las condiciones en que se encuentra actualmente el lugar y hablar con algunos protagonistas de esa inolvidable tragedia.

Al llegar al lugar, tras siete años del siniestro, no existen rastros claros de aquel día, los únicos registros existentes son los testimonios de quienes de alguno u otra forma estuvieron ahí ese día, el que marcó la vida de más de 25 familias que lo perdieron prácticamente todo.

Una de estas protagonistas es Maria Cecilia Bastian, quien recuerda con nostalgia el domingo 12 de diciembre del año 2010, día en el cual perdió todo producto del voraz incendio.

“Fue un día terrible y lo recuerdo con mucha nostalgia, fueron minutos en los cuales perdimos todo, nuestra casa, nuestro auto, y veíamos con impotencia como también nuestros vecinos eran afectados por las llamas, es increíble el poder del fuego y cuando pasan esas cosas uno se da cuenta de la importancia de prevenir estos incendios, por eso es importante que todos nos preocupemos de nuestros terrenos y el entorno”, señaló.

La geografía del lugar, en la que proliferan los pastizales y vegetación seca, además del fuerte viento, fueron las condiciones que volvieron incontrolables las llamas, que en cosa de horas consumieron cerca de 150 hectáreas, siniestro que movilizó a compañías de bomberos de Guanaqueros, Tongoy, La Serena y Coquimbo.

“Ha sido uno de los incendios más grandes en los que hemos trabajado, fueron cerca de 4 días que estuvimos luchando contra las llamas y fue necesario la cooperación de diferentes compañías de bomberos de la zona, se consumieron cerca de 25 casas, lamentablemente las condiciones del clima y del terreno influyeron en la propagación del siniestro que presentó un esfuerzo importante para todos nuestros voluntarios que lamentablemente no contamos con todo el apoyo que deberíamos tener”, señaló Vladimir Plaza, Teniente 1° de la 9° Compañía de Bomberos de Guanaqueros.

Lo preocupante según bomberos es que actualmente, tanto el sector de El Trigal, como otros lugares de la localidad de Guanaqueros, presentan características propicias para que se puedan generar otros incendios forestales, por eso es necesaria la prevención y responsabilidad de la población.

“Es difícil debido a las características del terreno poder decir que no volverán a ocurrir otros incendios similares, aquí abundan los pastizales y los arbustos secos, además del constante viento, por eso es necesario hacer un llamado a la población a ser responsables y preocuparse por ejemplo de limpiar sus terrenos, es tarea de todos prevenir y en eso tenemos que trabajar”, finalizó Plaza.

El día de la tragedia

El lunes 13 de diciembre del año 2010, la noticia aparecía en portada del Diario El Día. Según la información señalada, la emergencia se decretó cerca de las 16:00 horas del día domingo 12 de diciembre, en el sector de El Trigal. Debido al viento y a la gran cantidad de matorrales las llamas se propagaron rápidamente afectando a cerca de 190 hectáreas y 25 casas de veraneo, emergencia que afortunadamente no registró víctimas fatales.

Tras varias horas del trabajo de bomberos y equipos de emergencias, se logró determinar las pérdidas que generó el voraz incendio, las que fueron cercanas a los 100 millones de pesos y según la investigación, el fuego habría sido provocado por la irresponsabilidad de la misma población.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X