Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La Nueva Mayoría se enfrentó a la peor derrota electoral de la última década no sólo en las parlamentarias, también el triunfo nacional de Sebastián Piñera que lo llevó por segunda vez a La Moneda, se concretó en la Región de Coquimbo, bastión histórico de la centro izquierda.

DICIEMBRE 17. La victoria alcanzada por  el empresario Sebastián Piñera en la Región de Coquimbo en  comunas claves como Coquimbo, La Serena y La Higuera,  consolidó el triunfo que Chile Vamos logró en la zona, históricamente  ligada a la centro izquierda.

Este triunfo se había ratificado  el 19 de noviembre cuando  la derecha  terminó con la hegemonía oficialista y pasó de poseer un diputado a lograr tres. Incluso, instaló al gremialista Sergio Gahona como la primera mayoría regional, ayudando a  salir al ex intendente, Juan Manuel Fuenzalida y Francisco Eguiguren. En RN y la UDI lo celebraron con fuerza luego que el 2013 simplemente fueron pulverizados electoralmente perdiendo hasta el senador.

A Gahona el  triunfo le permite fortalecer su liderazgo interno y lo  deja como el líder de su sector y perfilado para las senatoriales del 2021. De hecho, al día siguiente de la victoria en la presidencial en distintos sectores de La Serena aparecieron gigantografías agradeciendo el apoyo y con la idea fuerza, “vamos por más”, en clara alusión a su interés senatorial en cuatro más.

El  diputado electo de Renovación Nacional, Francisco Eguiguren calificó como “histórico” que Chile Vamos obtuviera tres parlamentarios en la región y “eso habla muy bien de nuestra coalición con una votación que está dentro de las más importantes de nuestro conglomerado en las últimas elecciones y del buen trabajo que hicimos”.

REVISAR ACTUACIONES

El presidente nacional del Partido  Radical, Ernesto lamentó  la debacle sufrida por el oficialismo en materia parlamentaria en la Región de Coquimbo. “Con bastante autocrítica, todos tenemos que colocar las barbas en remojo porque la región de Coquimbo era eminentemente de centroizquierda y en esta ocasión que la derecha tenga tres diputados y la Nueva Mayoría pase de tener 5 a 3 es un factor ynos tiene que hacer pensar. Y en materia de cores también somos minoría, eso nos debe mover a una autocrítica. La división obviamente nos pasó la cuenta y por otro lado, un ambiente crispado”.

El  diputado reelecto Raúl Saldívar (PS) no ocultó el complejo panorama para la Nueva Mayoría en la zona. “Y nosotros, vivimos una experiencia que tuvo ribetes dramáticos y ahí quedó demostrado que hay seres humanos muy duros de matar”, de pasó lamentó la pérdida de Luis Lemus, también socialista, sin embargo, su votación (11.024) estuvo lejos de lo alcanzado el 2013. “Son temas que se deberán examinar y evaluar dónde estuvieron los puntos más críticos y lo asumimos. La derecha  está ganando espacio y que de algún modo los partidos de la centro izquierda lo han ido perdiendo, por lo tanto el panorama, sin ser catastrófico, no es el mejor ni el más deseable para las fuerzas progresistas”.

El diputado Matías Walker igualmente  admitió que las parlamentarias no fueron buenas para la Nueva Mayoría.  “No fue el deseado, tampoco para la DC, aspirábamos a tener dos diputados y no fuimos capaces”.

VOTACIÓN PROPIA

El diputado comunista Daniel Núñez revalidó su elección, pero ahora con votación propia. Logró el 6,60% de la votación con un total de 14.906 votos.  “Hay un triunfo colectivo, de los trabajadores, de la comunidad, de aquellos que han creído en nuestro trabajo”, indicó Núñez.

PALIZA PRESIDENCIAL

El  18 de diciembre  la Nueva  Mayoría debió enfrentar  la peor  derrota en materia presidencial de la zona. Aunque  ganó en 8 de las 15 comunas, igual la derecha terminó por imponerse con Sebastián Piñera como Presidente de la República.

El diputado Daniel Núñez (PC) dijo estar preocupado por el término de los avances con la llegada de Sebastián Piñera a La Moneda. “Hoy día podrían quedar en riesgo”.

Como mea culpa asumió que la estrategia de campaña de cara al balotaje de Guillier “no fue la más acertada y tenemos que hacernos la autocrítica”, aunque no culpó al Frente  Amplio. “No hay que echarle la culpa al empedrado, fue un grave error no haber ido a primarias y ahí la responsabilidad de la democracia cristiana es bastante completa”, replicó.

El diputado socialista  Raúl Saldívar opinó en la misma línea, “hay cosas que no se hicieron bien, porque eso es lo que indica el resultado. Esta Región se ha caracterizado por ser de izquierda, pero estamos viendo que la derecha va ganando terreno en ella y eso debe preocuparnos”, reconoció.

SEÑALES DE UNIDAD

Aunque durante el día, incluso, antes de conocer la amplia victoria, enviaron señales de unidad, uno de los mayores temores de la Nueva Mayoría es que el amplio porcentaje en la presidencial, sumado a los tres diputados y mayoría en el Core, lleve a la derecha a usar esa hegemonía en la Región de Coquimbo. Sin embargo, el diputado electo Francisco Eguiguren, de RN, descartó que adopten una actitud de pasar cuentas. “Sería el error más grande que pudiésemos tener si caemos en la soberbia. Estas victorias nos comprometen a trabajar con mucha humildad y fuerza, pero jamás pasar la aplanadora ni la retroexcavadora”.

Como  respuesta el vocero de  Gobierno, Bernardo Salinas, aseguró que si las nuevas autoridades llegan con esa lógica “sería un profundo error y no sólo en la política, porque siempre la soberbia y la arrogancia terminan siendo malos consejeros”.

El diputado Sergio Gahona (UDI) bajó las expectativas sobre lo que viene. Está consciente del capital logrado, pero insistió en el trabajo en conjunto. Es por ello que tras el triunfo recalcó que la Región se construye entre todos, “una cosa es la actividad política, pero ahora lo que corresponde es trabajar todos juntos y esperamos una oposición constructiva.

Uno de los desafíos de Chile Vamos es cómo logrará armar los equipos y  en este aspecto  el propio presidente regional de RN, Alejandro Pino Uribe, advirtió que se encargaría de velar por que se efectúen buenos nombramientos. “Gente preparada, pero de la Región. Como periodista y ‘hocicón’ diré con claridad cuando vea que se estén haciendo manejos turbios o si un diputado quiera ser futuro senador y empiece a hacer su plataforma poniendo gente en la intendencia, Gobernación o seremis, lo denunciaré y en eso me podrán cobrar la palabra”, remarcó.

El tema preocupa luego que a fines de diciembre  los futuros nombramientos ya estaban generando ruido al interior de Chile Vamos, sobre todo cuando se conoció que una de  las cartas que se barajaba para intendente  es el de la senadora, Lily Pérez  de Amplitud.

La  respuesta de RN no se dejó esperar  y criticó el nombre de Pérez.

Expectativas a la baja

 Uno de los derrotados de la jornada  fue el radical Ernesto Velasco, luego que siempre se indicó que  tenía todo para ganar.  Sin embargo, enfrentó este nuevo revés con serenidad. “Tengo más votos que tres de los parlamentarios electos en la zona y eso llena de satisfacción”. No obstante, también confesó que igualmente, “da rabia e impotencia”. Sin embargo, Velasco asumió todas las responsabilidades, “no hay que echarle la culpa al empedrado, es la realidad y hay que asumirla. Son las reglas del juego”, enfatizó. De paso dejó en claro que la derrota no se puede interpretar como un daño a la imagen del alcalde de La Serena, Roberto Jacob. “Él no tiene nada que ver. Roberto posee una responsabilidad distinta y me apoyó como amigo”.

Resucita el caudillo

Tal cual ocurrió en las parlamentarias del 2009 el ex alcalde de Coquimbo, Pedro Velásquez Seguel  se volvió a transformar  en la sorpresa de las parlamentarias del 2017.  Se instaló como la segunda mayoría regional y con una alta votación en Coquimbo. “Me han dado una nueva oportunidad de ponerme de pie y poder servir y eso me tiene muy contento”. Asimismo, reiteró que efectuará una ofensiva para esclarecer su tema judicial, “lo que deseo es que se aclare todo”.

De  cara a la segunda vuelta Velásquez  anunció que no efectuaría pactos  con nadie, aunque a dos días de la elección en lo personal apoyo públicamente a Alejandro Guiller. 

En esa misma línea dijo estar arrepentido del apoyo que el 2009 le  brindó  a  la candidatura de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. “Fue un error y una de las cosas de las que me arrepiento, porque eso significó el abrazo del oso.  En el fondo fui un monigote utilizado, que es lo mismo que quieren hacer ahora”.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X