Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Terminada la primera jornada de elecciones, los locales de votación pusieron en custodia las cajas con material electoral para evitar alteraciones a los sufragios. El Servel asegura despliegue y preparación para unos comicios seguros y transparentes.

18:00 horas en punto y en el Liceo Gregorio Cordovez, en La Serena, se cerraba el acceso principal para poner fin a la primera jornada de las megaelecciones de este fin de semana. Los locales de votación se disponían a cerrar las mesas tras una jornada larga, aunque menos concurrida de lo esperado.

Había expectación de lo que sucedería la tarde de este sábado, y también algunas dudas entre los vocales de mesa. Para muchos no era la primera elección, pero esta vez los comicios tenían la novedad de desarrollarse en dos jornadas.

Así, en lugar de conteo de votos, la tarea ayer fue sellar las urnas para el resguardo de los sufragios y así asegurar un proceso sin sobresaltos hasta que las cajas fueran abiertas nuevamente esta mañana, para continuar con la histórica elección de gobernadores regionales, constituyentes, alcaldes y concejales.

Los ciudadanos a cargo de esta labor tenían claro lo qué debían hacer, aunque en los primeros minutos se generó un poco de confusión, y en algunos instantes aglomeraciones, por la ansiedad de terminar pronto la tarea. Pero tras algunas indicaciones de los funcionarios del Servicio Electoral (Servel), las cajas llegaron a la sala de conferencias, donde -puertas y ventanas selladas- se acopiaron las urnas, bajo el resguardo militar y también de la Junta Electoral, además de algunos delegados de los partidos y pactos políticos.

 

Una preparación de meses

Para nadie es desconocida la importancia de estas elecciones. Por primera vez, los ciudadanos elegirán a la máxima autoridad de su región, el gobernador regional, que reemplazará la figura del intendente, para liderar la administración de la zona en medio de los intentos de Chile por entregar mayor autonomía y representatividad a las regiones.

Por otro lado, quienes apuestan por cambios sociales, escogen entre varios candidatos a quienes serán los encargados de escribir la nueva Constitución Política de la República, un hito que viene a conducir la vía institucional del país en torno a un sinfín de demandas y exigencias por un Estado más justo para todos.

Una cita democrática que se desarrolla, además, en un contexto delicado, con una pandemia que ya había obligado a suspender dos veces los comicios, y que exige de una serie de cuidados y protocolos extra para asegurar la salud de la población.

En Servel el proceso ha sido arduo. El servicio se preparó desde diciembre para poner en marcha la logística que permitiera garantizar unas elecciones seguras y transparentes. “No es de un día para otro”, comenta la directora del organismo, Ana Cristina Celis, quien se tomó algunos minutos luego de emitir su sufragio -y antes de volver de lleno a sus funciones- para dar cuenta de este desafío mayor.

“Es una logística bastante compleja. Hemos tenido algunos cambios en términos de fecha y tuvimos una gran cantidad de candidaturas, pero todo esto (las elecciones) hoy ya es un hecho”, comentó con alivio la funcionara a media tarde, cuando las mesas estaban constituidas en un cien por ciento y la jornada seguía una marcha tranquila, incluso más calmada de lo que se esperaba. “Probablemente mañana (hoy) sea más concurrido”, señaló.

 

Resguardo de las urnas

El plan para cuidar los votos durante la noche consideró el sellado y resguardo tanto de las urnas como de las cajas que contienen las cédulas que se usarán el día de hoy.

Al finalizar la votación del sábado -18:00 horas- cada presidente de mesa tuvo que llenar un formulario con toda la información sobre los votos que se emitieron y los vocales pusieron los sellos amarillos en las ranuras, y otros en los costados, para que nada se moviera de su lugar. De mantenerse intactos, los sellos asegurarían que las urnas no hayan sido abiertas, algo fundamental para descartar cualquier fraude y asegurar la legitimidad del proceso eleccionario.

Posteriormente, urnas y cajas se acopiaron en un lugar propicio para su cuidado. Por la mañana, el presidente de cada mesa debe -formulario en mano- abrirlas y verificar que todo esté en orden. De esta forma, está todo listo para seguir con el proceso.

Para la noche, además del personal militar que resguardó el recinto, se dispuso la presencia de funcionarios de la Junta Electoral y el Servicio Electoral, para la custodia de estos insumos.

Esas personas fueron “las encargadas de vigilar que el lugar donde se guardó el material electoral, que está cerrado con llave, no sea invadido, ni que haya ningún indicio de que alguien haya querido entrar”, detalló Celis.

A ellos se suma la figura de los apoderados generales, que son miembros de partidos y representantes de candidatos que decidieron quedarse toda la noche en el local para resguardar los votos.

Pese a que algunos locales, como el Estadio La Portada, dispuso de una sala para que el personal se reuniera, la directora de Servel aclaró que no existió preparación de un lugar para pernoctar. “Nadie podría solicitarnos que haya un sitio para descansar. (...) El trabajo está pensado para custodiar y por eso se designó contratar adicionalmente un asesor para esta jornada y también personal de enlace del Servicio Electoral expresamente para cubrir la noche”, dijo.

 

Protocolos

Pese a extremarse resguardos, por supuesto que el servicio debe estar preparado para cualquier eventualidad. Por razones de seguridad no se pueden detallar los protocolos en caso de que una urna haya sido vulnerada, pero desde Servel aseguran que está todo dispuesto para que no existiesen problemas.

“Sí te puedo contar es que el subdirector y yo nos vamos a quedar durante toda la noche en la dirección regional dando cuenta de que no haya novedades en los locales, porque así nos van informado las personas que están custodiando. Se va a ir monitoreando cada hora, cada dos horas, dependiendo de cómo esté”, adelantó Celis la tarde de ayer.

La directora se declaró “muy tranquila” de que el proceso se lleve a cabo con normalidad. “Técnicamente lo tenemos totalmente claro, una contingencia que supere nuestras capacidades obviamente sería algo inadministrable, pero por todo lo que tenga que ver con trabajo sistematizado, con instrucciones claras, yo estoy muy tranquila”, indicó.

Celis llamó a la ciudadanía a confiar y participar de estas elecciones, “porque hemos desplegado todos nuestros esfuerzos y todo el material que tenemos para que sea seguro”, sostuvo. Por otra parte, instó a quienes acudan a votar hoy “a ojalá tengan la claridad de por qué persona van a votar, eso es super importante, porque o si no, se van a demorar en la cámara secreta”, agregó.

 

¿Caja perdida?

Cerca de las 20:00 horas circuló el rumor de que en uno de los locales, justamente el Liceo Gregorio Cordovez, se había extraviado una caja con material electoral, lo que fue descartado de plano a nuestro medio por parte de la directora de Servel y luego también por el delegado del local.

¿Salió todo como se esperaba? Hasta el cierre de esta edición no hubo mayores dificultades con el resguardo de las urnas, aunque esa es una respuesta que se podrá responder con mayor seguridad la jornada de hoy.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X