• Una jauría de perros callejeros atacó a Miguel Ángel Sanhueza, dejándolo con heridas en todo su cuerpo. La aparición de Carabineros evitó su muerte.
    Una jauría de perros callejeros atacó a Miguel Ángel Sanhueza, dejándolo con heridas en todo su cuerpo. La aparición de Carabineros evitó su muerte.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El hombre fue rescatado por Carabineros cuando era mordido, de lo contrario pudo haber recibido peores lesiones e incluso haber muerto. Vecinos señalan que en el sector hay muchos perros vagos porque personas irresponsables los van a botar a esa zona de la ciudad.

Una dura y trágica experiencia fue la que le tocó vivir a  Miguel Ángel Sanhueza, quien fue atacado por una jauría de perros en el sector Baquedano de Coquimbo, el que según su propia narración estuvo luchando con los animales por cerca de media hora, hasta que llegó Carabineros y logró rescatarlo.

Los hechos se registraron la noche del domingo cuando se dirigía caminando a visitar a su pareja que vive en el Barrio Baquedano, cuando los animales, cerca de 10, lo atacaron sin mediar provocación.

Según cuenta, “iba caminando, entré por la bomba de bencina que hay en Baquedano y me fui acortando camino, cuando de repente aparecen de unos pasajes todos estos perros y se me tiraron encima inmediatamente a atacarme. Yo traté de corretearlos, pero se me tiraron encima por todos lados, había perros grandes y chicos”,

Miguel Ángel , quien tiene lesiones en casi todo su cuerpo, cuenta que pasaban y pasaban los minutos y seguía defendiéndose de los animales furiosos, y que era imposible que desistieran del ataque.

“Me botaron al suelo, me arrastraban de un lado para el otro. Yo me paraba, me volvían a botar y me mordían por todas partes, ya no me podía defender”, narra.

Pensó que moriría

Según cuenta era tal la furia de los animales y lo numerosos, que en varias oportunidades se vio superado por la jauría. “Comencé a cansarme mientras luchaba, pero se me comenzaron a acabar las fuerzas. Mientras me defendía de los perros más grandes, otros más chicos me atacaban por atrás, no había forma de sacármelos de encima. Me cansé mucho y llegó el momento en que ya no di más y  caí completamente entregado a la suerte, ya no tenía fuerzas para defenderme”, señala aún afectado por el horror que le tocó vivir.

Indica que cuando ya se había rendido y los perros seguían atacándolo sin soltarlo y arrastrándolo, llegó Carabineros y con la presencia del vehículo policial y las balizas los perros lo soltaron y huyeron.

Fue el llamado provincial de un vecino el que le salvó la vida, puesto que cuando vio que se defendía de la jauría y ésta no lo soltaba, llamó a Carabineros y éstos alcanzaron a llegar al lugar de los hechos.

Un peligro de siempre

Marco Daroch, amigo de Miguel Ángel fue quien llamó a nuestro medio  informando de lo que había ocurrido.

Reconoció que la llegada de la policía le salvó la vida, pero hizo hincapié que el tema de los perros callejeros que andan en Coquimbo  es algo que se arrastra desde hace mucho tiempo y que no es la primera vez que atacan a una persona.

“Todos sabemos que tenemos un problema en Coquimbo que  es la cantidad de animales que andan en la calle, porque también hay gente que no se hace cargo de sus animales. En este caso eran perros callejeros los que lo atacaron. Es por años que ha existido este problema. Yo llevo 15 años aquí y parece que nadie  se quiere hacer cargo”.

Indica que si los perros hubiesen atacado a un niño a una mujer, lo más probable es que “la noticia habría sido diferente”, indica.

Miguel Ángel Sanhueza, quien tras ser atendido en el hospital San Pablo, se recupera de sus lesiones en una residencial que vive,  ya que es de Concepción y se encuentra en la zona por trabajo desde hace un año.

Vecinos piden intervención

Vecinos del sector Baquedano, reconocieron que en ese lugar andan bastantes perros sueltos o callejeros y argumentan que lamentablemente muchas personas van abandonarlos a su suerte y se han ido formando jaurías.

Plantean que no es la primera vez que atacan a alguien, pero que nunca habían visto que fuera de una manera tan brutal como ocurrió la noche del domingo. Y aunque muchos no se enteraron del ataque, indican que  en los últimos meses los perros callejeros han  aumentado, por lo que piden que el municipio u otra entidad intervenga, especialmente en el sector donde fue atacado Miguel Ángel, porque entienden que es un peligro para cualquiera que pase por el lugar.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día