• La mañana de este martes el intendente Pablo Herman concurrió hasta la Iglesia San Francisco a constatar los daños provocados por un grupo de sujetos la noche del lunes.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
A un año del estallido social y a pocos días de vivir el plebiscito, la violencia y vandalismo se tomaron diversos puntos de la conurbación. En los últimos días, antisociales han protagonizado barricadas, saqueos e incendios, destruyendo la propiedad pública. Los hechos fueron condenados por la máxima autoridad regional, quien en entrevista con El Día llamó a todos los sectores de la sociedad a repudiar lo sucedido y combatir juntos el daño provocado en la zona.

Ayer en la mañana el intendente Pablo Herman se dirigió hasta la Iglesia San Francisco en pleno centro de La Serena, para constatar los daños que sufrió el templo la noche del lunes a manos de un grupo de antisociales. En la ocasión, los sujetos sustrajeron mobiliario para iniciar barricadas, acción que fue frustrada por Carabineros.

Con molestia la máxima autoridad regional repudió el hecho y recalcó el actuar y velocidad de respuesta de los uniformados, quienes “hicieron un trabajo impecable en base a los recursos y protocolos que ellos tienen, logramos llegar a tiempo al intento de quema de la Iglesia San Francisco y del Parque Coll”.

Asimismo, se refirió a la decisión del Concejo Municipal de La Serena de nombrar “Romario Veloz” a la plaza donde el joven perdió la vida a manos del Ejército en medio de las protestas del año pasado, considerando el hecho como una provocación que podría generar nuevos enfrentamientos.

-¿Cuál es su análisis frente a la decisión del Concejo Municipal del cambio de nombre, cree que se trata de una razón más política?

“La verdad es que eso es lo que no entiendo. Nosotros tenemos estatuas históricas, vivimos momentos complicados como país, tenemos monumentos que están relacionados a esa historia. Y en este caso no sé cuál es la historia”.

-¿Cree que si no se hubiese tomado esa decisión, las cosas podrían haber sido peores estos días?

“¿Peor que qué? ¿Peor de lo que ya hemos visto? Esto no es peor porque está Carabineros atrás defendiendo. Hemos visto como intentaron saquear locales, como intentaron quemar una iglesia, quemar el parque Coll, no lo lograron. Detuvimos a cuatro personas, dos de ellas por control de identidad porque no los pillaron con evidencia en las manos”.

-El año pasado vimos como las personas defendieron por su cuenta sus locales, provocándose enfrentamientos entre civiles, ¿teme que vuelva a ocurrir algo similar?

“No podemos llegar a eso, por eso como Gobierno estamos tratando de generar todo el apoyo posible. Los locatarios lo que han hecho es cuidar sus tiendas, reforzar sus puertas y eso nos ha ayudado mucho, porque ha generado que se demoren más en abrir los locales hasta que llega Carabineros, la coordinación con ellos se ha hecho. No podemos llegar a enfrentamientos civiles, porque si llegamos a eso hablaríamos de un tema bastante complejo.

Estamos en un situación histórica, este fin de semana tenemos plebiscito, donde también se han escuchado demandas de la ciudadanía, entonces lo que acá vemos es un grupo de 200, 300 personas que solo quieren destruir y generar temor, inestabilidad en la región y en el país. No quieren que la gente pueda volver a la normalidad, a trabajar, poder generar esa sanidad mental, no quieren, lo que quieren es volver al año pasado.

“La provocación que existe, la manera de actuar de estos delincuentes, finalmente lo único que quieren es enfrentarse a Carabineros, generar desorden y eso no lo podemos aceptar”

Hoy no hemos lamentado hechos mayores, no hemos tenido muertes, precisamente porque Carabineros ha mejorado sus protocolos y porque ha generado un distanciamiento. Muchas veces somos críticos cuando acusamos la poca acción de Carabineros. Hoy los que van presos son los Carabineros y los que están sueltos son los delincuentes y eso se genera porque no hay unidad en el país, porque no están las fuerzas políticas unidas para que esto no siga ocurriendo”.

-Para el 18-O, si bien  hubo hechos de violencia, vimos que las manifestaciones en un comienzo eran pacíficas, vimos familias marchando. Pero ahora vemos que hay destrozos, pareciera que los que salen no van ni por el apruebo ni el rechazo, de hecho hay consignas de “yo no voto, me organizo”, ¿cómo ve aquello?

“El año pasado existía una manifestación mayoritariamente pacífica y luego a cierta hora se reducía a un grupo de delincuentes. Lo que está pasando hoy es otra cosa muy distinta, hoy se reúnen a hacer daño, a destruir sin ninguna consigna. Esto no tiene que ver con el apruebo ni con el rechazo, se reúnen netamente a destruir, a hacer mal. Carabineros trata de hacer lo posible, generar protocolos para no dañar, para que no se les culpe, porque aquí los malos de la película siempre han sido ellos, los que han violentado y se han puesto sobre los DDHH, pero ¿qué pasa con los delincuentes?”.

-Debido a todo lo ocurrido, las acusaciones a los DDHH, el riesgo de cárcel ¿Cree que Carabineros está actuando de manera cauta y limitada?

“Estamos tratando de ser más estratégicos, estamos tratando que las detenciones sean de calidad, es decir, ¿para qué voy a detener a 50 personas si después van a estar todas libres y van a llegar victoriosos a su casa? Preferimos detener a tres o cuatro y querellarnos, que el castigo sea ejemplificador”.

-Es decir, ¿la idea es detener a menos personas, pero que esos detenidos cumplan efectivamente con la sanción?

“De otra manera no se saca nada, es un desgaste, es potenciar a los delincuentes, porque ellos saben que nos les pasa nada, que se van una sola noche detenidos con suerte y después salen, les dicen a sus amigos y lo vuelven a hacer.

Entonces la verdad es que la rabia que tengo yo es que un sector se queda callado, que tengamos que provocar cambiando el nombre de la plaza. Que la sociedad civil se dé cuenta de esta desconexión y hay una discusión que incluso tuvo que disolverse. Si nosotros no nos unimos, si no somos categóricos en contra de esta violencia, finalmente tenemos que actuar en base a lo que podemos”.

-¿Se estarían entonces preparando querellas para estos cuatro detenidos del lunes?

“Nosotros estamos haciendo las querellas, como Gobierno nos vamos a hacer parte porque queremos dar ejemplos concretos. El año pasado ya se detuvo a dos personas con bombas molotov y eso logró generar una cierta inseguridad en estos delincuentes, pero en el fondo si bien existe una rabia no nos vamos a cansar, vamos a continuar estando con los vecinos, los locatarios. Hoy estamos en una situación muy compleja en materia de salud y económica, la gente está sin trabajo, quiere volver a trabajar por el bien de su familia, de su salud mental, de la sociedad.

Entonces tenemos que generar esos espacios, el turismo es algo fundamental en la región, mucha gente vive de eso, pero todas estas cosas lo que hacen finalmente es generar inseguridad en la gente, cansancio y la única manera de pararlos es que todos nos pongamos de un lado y castiguemos esto”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día