Crédito fotografía: 
Cedida
Fue el primero en investigar y procesar a Augusto Pinochet por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar. En la zona fue clave en el caso Caravana de la muerte, y en el de ‘los ángeles de Guayacán”, donde murieron dos niños.

Sin duda el nombre del ex juez Juan Guzmán Tapia, quedará grabado en el inconsciente de la población como la persona que procesó a Augusto Pinochet por los crímenes de lesa humanidad.

Se desempeñó como juez en la Corte de Apelaciones de Talca y de Santiago. Fue en 1998, que lo designaron para investigar querellas contra Augusto Pinochet. Indagó la operación Caravana de la Muerte y en el año 2000 logró el desafuero del senador designado y vitalicio.

Durante 1999 y 2004 encabezó numerosas exhumaciones de restos de detenidos desaparecidos, a raíz de los cuales se creó el concepto de Secuestro Permanente, con el cual se interpreta que los secuestros duran desde el momento en que se priva la libertad de una persona hasta que se libera o aparecen sus cuerpos.

Una historia "sin responsables"

Pero, las investigaciones de Guzmán también se realizaron en la Región de Coquimbo. En uno de los asesinatos más crueles que se recuerde en el contexto de la dictadura militar, la historia de ‘Los Ángeles de Guayacán’. Donde la noche del 24 de diciembre de 1973 dos niños que jugaban en las cercanías de la instalación cercana para el almacenamiento de combustible en Guayacán.

Se trataba se Rodrigo Palma Moraga (8) y Jimmy Christie Bossy (9), quienes jamás regresaron a su hogar. En una primera instancia se habló de secuestro, pero pese a las intensas búsquedas de familiares, no se logró dar con su paradero. No fue hasta agosto de 1978 cuando un grupo de niños que jugaban en el sector, encontraron los cuerpos de Jimmy y Rodrigo. Mismo lugar en donde habían buscado años atrás.

Según lo explicado en el Reportaje ‘La cruenta Navidad de los Inocentes’, publicado en el 2002 en la Sección Segundo Cuerpo de Diario EL Día, a pesar que habían transcurrido más de 17 años, el padre de Rodrigo, Raúl Palma, seguía afirmando que su hijo había sido asesinado y que los culpables eran los militares.

Búsqueda de justicia

Por lo anterior, en 1990 inició las gestiones para buscar justicia en Chile y en el exterior, concurriendo a las cortes internacionales. Tras intentos fallidos, los antecedentes fueron analizados por los abogados especialistas en Derechos Humanos, Juan Bustos y Hugo Gutiérrez. El 5 de julio había llegado su momento.

La causa quedó en manos del juez Juan Guzmán, quien nueve meses después decretó la exhumación de los cuerpos. Ana Merino, presidenta de la Agrupación de familiares de detenidos desaparecidos, recordó en conversación con El Día lo ocurrido durante eso años.

“Desde el Servicio Médico Legal decían que los niños no tenían impacto de bala. Tenía dudas (Juan Guzmán) porque pensaba que la información que le estaban dando no era real y él los llevó a la Universidad de Chile a la cual arrojó que los niños tenían impacto de bala y que habían sido asesinados por los militares. Él siguió la investigación, pero la archivaron porque pasó a manos de otro ministro”.

Si bien la causa fue archivada, fue la propia madre de Jimmy Christie Bossy; María Josefina Bossy; quien acompañada de Ana Merino y la abogada Adriana Rojas, llegaron hasta la Corte de Apelaciones de La Serena a presentar una querella criminal contra quienes resulten responsables de la muerte de su hijo. “Ella quería morir en paz, que su hijo algún día llegara a la justicia”,enfatizó la presidenta de la Agrupación de Detenidos Desaparecidos.

Verdad, justicia y memoria

Pero la labor de Guzmán también se centró en esclarecer los hechos ocurridos en la Operación Colombo, operativo montado por la DINA destinado a encubrir la desaparición de 119 opositores al Gobierno Militar y en el Campamento de Prisioneros de Pisagua, en la Región de Tarapacá Merino precisa que Guzmán, “tomó muy enserio como juez las causas de Derechos Humanos. Siendo con ideales de derecha, pero investigó hasta el final. Le importó más la vida y las personas. A pesar que muchas veces fue amenazado de muerte, él siguió adelante”.

Además agregó, “el Ministro Guzmán jugó un rol importante por la verdad, la justicia y memoria. Realmente la ideología no vale, porque aquí nadie tiene el derecho a quitarle la vida a otra persona por pensar distinto. Si toda la justicia fuera como el juez Guzmán, este país sería distinto”.

Última entrevista con El Día

En el marco de la reconstitución de escena ocurrido en el 2016, por el caso ‘Caravana de la Muerte’, el exmagistrado conversó con diario El Día y analizó el hecho que fue catalogado como histórico. Se intentaba esclarecer uno de los episodios más oscuros ocurridos durante la dictadura, que dejó como saldo 15 personas fusiladas en el recinto.

En la oportunidad se le preguntó sobre si sentía que él había cumplido un rol fundamental en que el Poder Judicial comenzara a investigar a Pinochet. “(…)En mi caso encargué reo al general Pinochet en tres ocasiones, yo me pregunto por qué otros jueces que tuvieron causas que tenían los mismos antecedentes que yo no lo encargaron reo a él”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X