Crédito fotografía: 
El Día
Tenía audiencia de formalización el 17 de septiembre por lesiones a la víctima, quien lo habría denunciado en dos ocasiones anteriores, pero luego de un tercer hecho la audiencia se habría adelantado y el sujeto quedado con las cautelares de prisión preventiva. Pese a que desde el juzgado descartaron los delitos de secuestro y violación, se fijó un plazo de investigación de 60 días, periodo en el que desde la defensa apelarían a la medida cautelar dictada.

Nuevamente un caso de violencia de género con denuncias previas por parte de la víctima se dio a conocer la jornada de ayer luego que un sujeto quedara en prisión preventiva por los delitos de desacato, lesiones y amenazas.

Los hechos ocurrieron la mañana de este miércoles cuando carabineros del Retén Cerro del Vigía, dependiente de la Segunda Comisaría de Coquimbo, recibiera la llamada de una mujer de 46 años quien acusaba haber estado bajo amenaza en el domicilio de su agresor desde hace cuatro días y obligado a mantener relaciones sexuales con él.

El sujeto de 32 años identificado con las iniciales C.A.M.CH. fue aprehendido por personal policial, quien pasó a control de detención y fue formalizado la jornada de ayer jueves, quedado con medidas cautelares de prisión preventiva.

Carlos Vidal, fiscal de la audiencia de formalización explicó que ésta se ajustaba a derecho y que había sido por los delitos de “lesiones, amenazas y un delito de desacato por no cumplir las medidas cautelares que oportunamente se habían solicitado por parte de la fiscalía y habían sido decretadas por el Juzgado de Garantía de Coquimbo”.

Esto porque la víctima habría denunciado al menos en dos ocasiones al imputado por agresiones, razón por la que éste mantenía una orden de prohibición de acercarse a la víctima, la que no habría respetado al juntarse con la mujer.

“De esta forma es que la fiscalía, orientada al principio de objetividad que nos rige y en el deber que tenemos todos los órganos del Estado de velar por la protección de las víctimas es que se determinó por parte del Juzgado de Garantía acceder a la solicitud de la fiscalía y finalmente se decretó la prisión preventiva del imputado por estimar que su libertad ponía en peligro la seguridad de la víctima” detalló Vidal.

Por su parte, Gianni Stagno, fiscal del procedimiento, agregó que “la víctima mantenía dos denuncias anteriores con fecha de formalización para el días 17 de septiembre, la que fue adelantada para el día de ayer entendiendo la circunstancias de flagrancia de la detención. El imputado mantenía medidas cautelares por los hechos anteriores y en virtud del principio de objetividad y realizada las diligencias de investigación por parte de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales de La Serena pudimos establecer únicamente que estábamos frente a un delito de desacato, descartando los delitos de secuestro y los delitos de violación”.

Dos hechos que se habrían barajado en su momento pero que en primera instancia habrían sido descartados por el Ministerio Público, lo que fue valorado por parte de la defensa.

“Testigos establecieron que la víctima nunca estuvo secuestrada ni privada de su libertad por acción de mi representado, de hecho la vieron salir y realizar diversas actividades en compañía de mi representado en las inmediaciones de su domicilio, luego se descartó la supuesta violación porque la propia víctima refirió que nunca había sido violada” señaló Alejandro García, defensor penal de Coquimbo.

Por esa razón desde la defensa no compartirían la prisión preventiva decretada por el juez,  “la medida cautelar resulta excesiva a la luz de los ilícitos efectivamente formalizados por el Ministerio Público y estamos estudiando los recursos que vamos a interponer en contra de esa resolución” agregó el defensor público.

Red de apoyo

“Tras conocer el caso, activamos de manera inmediata los protocolos con el Ministerio de la Mujer y Sernameg, quienes ya se encuentran entregando todo el apoyo profesional y la contención emocional a la denunciante” indicó el Comisario de Servicio de la Segunda Comisaría, Capitán Arturo Obregón, quien además fue el responsable de la detención.

Protocolos que consisten en prestarle apoyo jurídico y psicosocial, el cual habría sido aceptado por la víctima, la cual será patrocinada por SernamEG en caso de interponer alguna querella en contra del imputado, asimismo podrá acceder a toda la contención entregada por los equipos multidisciplinarios del servicio.

“Reitero el llamado a denunciar todo acto de violencia contra la mujer ya sea víctima o testigo. Como ministerio de la Mujer tenemos todos nuestros canales de ayuda y apoyo activos, nuestro fono orientación 1455, WhatsApp Mujer, nuestros centros de la Mujer y también seguimos trabajando en conjunto con las policías para erradicar este tipo de hechos. Nada, pero nada justifica la violencia contra las mujeres" indicó la Seremi de la Mujer y EG, Ivón Guerra.

Respecto a las causas de  formalización son hechos que se deben investigar. Pero esperemos que la violencia física y psicológica sufrida por la víctima se investigue y no quede en la impunidad. La violencia contra la mujer es un delito en el cual debe haber justicia.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día