• Autoridades visitaron las instalaciones de la empresa Sacyr para conocer las funciones de dos trabajadores en situación de discapacidad, quienes sufrieron accidentes laborales y que actualmente se desempeñan como monitores de seguridad.
Crédito fotografía: 
Cedida
En el marco de la promulgación de la Ley de Inclusión Laboral, autoridades regionales conocieron en terreno la iniciativa de la empresa Sacyr en colaboración con la Mutual de Seguridad, que permite a quienes han sufrido algún accidente en el trabajo y están situación de discapacidad por ese motivo, desempeñarse como monitores de seguridad.

Las experiencias exitosas de empresas que operan en la región empleando a personas en situación de discapacidad son una fuente de ejemplos para que los requerimientos de la Ley de Inclusión Laboral sean asumidos de forma positiva por el sector público y privado, especialmente cuando esta normativa marca un hito al promover la reserva legal de empleos del 1% de la dotación del personal, para instituciones que tengan entre 100 y más trabajadores.

Léase tambien: Región de Coquimbo empatiza con la discapacidad en el marco de la nueva normativa

Al respecto, el Seremi de Desarrollo Social, Juan Pablo Flores, precisó que “es un proceso de implementación que efectivamente va a durar dos años. De aquí a marzo del 2020 todas las empresas tienen que cumplir con la cuota que se está pidiendo de acuerdo a la ley, de establecer un mínimo de contrataciones de personas en situación de discapacidad. Este proceso permitirá que las empresas, de manera progresiva, vayan tomando cartas sobre este asunto. También nos hemos encontrado con la buena sorpresa de que hay empresas de la región, que sin la ley promulgada, ya tenían un trabajo de inclusión”.  

Por tal razón, autoridades regionales visitaron las instalaciones de la empresa Sacyr, a cargo de la obras de la doble vía en la ruta D-43 que une Coquimbo y Ovalle, para conocer las funciones de dos trabajadores discapacitados, quienes quedaron en esta condición tras sufrir accidentes laborales y que actualmente se desempeñan como monitores de seguridad.

"Nos hemos encontrado con la buena sorpresa de que hay empresas de la región que sin la ley promulgada, ya tenían un trabajo de inclusión" – Juan Pablo Flores, seremi Desarrollo Social.

Wilson Quiroga tiene 45 años, tras un accidente en el trayecto al trabajo quedó con una discapacidad física que afecta una de sus piernas. Desde el fines del 2017 es monitor de seguridad y relata su experiencia manifestando que “a los trabajadores al darles la charla diaria de 5 minutos, se les recuerda que a pesar de que mi discapacidad no es visible, estoy ahí a raíz de una. Ellos dicen: ’Si a él le pasó eso, me puede pasar a mí’. Mi accidente fue de trayecto trabajando para otra empresa, pero esa organización simplemente me hizo a un lado y la Mutual, gracias a Dios, me brindó el apoyo y me ayudo a conseguir la inclusión”.

En ese sentido, Tomislav Spasojevic, Gerente Zonal Norte de Mutual de Seguridad CCHC, destacó que “llevamos aproximadamente 10 años ya trabajando en temas de inclusión y para ello, nosotros indudablemente que preparamos a nuestros trabajadores accidentados, que por el infortunio del trabajo sufrieron una discapacidad, y que en algunos casos, no les permite volver a su propio trabajo, para lo cual, nosotros les entregamos los conocimientos y los capacitamos para que puedan, de acuerdo a su discapacidad, enfrentar otro tipo de trabajo. Para ello, nosotros también vamos buscando las empresas, que tienen un sentido social tremendo”.

De esta forma, según datos del Estudio Nacional de la Discapacidad (ENDISC) 2015, en la Región de Coquimbo un 19,6% de la población adulta presenta algún grado de discapacidad. Es decir, más de 109 mil personas están en dicha condición de un universo calculado de más de 557 mil, según cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).  

19,6% de la población adulta en la región presenta algun grado de discapacidad. Dentro de un universo de 557 mil personas, 109 mil tendrían alguna condición relacionada.

Marcos Maturana es una de estas personas, tiene 52 años y presenta un 50% de discapacidad física a consecuencia de una lesión a la columna. Como monitor de seguridad en Sacyr, explica que “ha sido excelente, porque en varias partes se me han cerrado las puertas y aquí me dieron la posibilidad con un equipo de trabajo excelente, tanto en terreno como en oficina. Estoy en el Departamento de Prevención de Riesgos aprendiendo todos los días de gente profesional. Sirve el accidente que uno tuvo para transmitir a la gente, que se cuide más y no es por molestar, es para la seguridad de ellos”.

En esta línea, Marcos Casalderrey, Gerente de Seguridad y Salud de Sacyr, indica que “este programa nació hace un año, más o menos a principios de 2017. En ese momento ya teníamos en ejecución la concesión de la ruta La Serena – Ovalle y necesitábamos reforzar las condiciones de seguridad y las conductas de los trabajadores. La construcción mueve a muchos trabajadores de diferentes países y rubros por lo que es importante tener la visión de un trabajador que haya sufrido algún tipo de accidente laboral, que haya tenido algún tipo de daño tanto psicológico como físico, que pueda concientizar al trabajador del daño que puede ocurrir en un segundo”.

Cabe destacar que a partir del trabajo de la Mesa Regional de Inclusión Laboral, se elaboró un catastro que develó la existencia unas 200 empresas con dotación mayor a 100 trabajadores, las cuales deberían generar más de 670 puestos para personas en situación de discapacidad. Sin tomar en cuenta aquellas que están registradas como empresas nacionales y que a pesar de definir sus cupos para discapacitados centralizadamente, también podrían realizar un aporte en este sentido a nivel local. 6401I

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X