• Con el objeto de instalar fibra óptica se ha estado interviniendo el sector de Playa El Lápiz, en las cercanías de Caleta San Pedro, en La Serena, lo que ha provocado la preocupación y molestia de los gremios de pescadores que tienen áreas de manejo de machas en el lugar.
  • El barco IT-Intrepid realiza la operación de instalar el cable que lleva la fibra óptica en el fondo marino. En la empresa DTD señalan que se trata de proyecto más importante de conectividad en Chile.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Se trata de una línea que va desde Puerto Montt hasta Arica y pertenece a la empresa de comunicaciones GTD y según el capitán de puerto (s) de Coquimbo, la compañía cuenta con todos los permisos pertinentes. El gremio de pescadores de Caleta San Pedro, que tiene áreas de cultivos en el lugar, se mostró molesto por no ser informados y por la intervención a las dunas.

Mientras con maquinaria pesada se intervenían las dunas en el litoral en las cercanías de Caleta San Pedro y los pescadores manifestaban su molestia por la intervención en las dunas con maquinaria pesada, el gobernador marítimo (s), Jorge Córdova, explicaba que la empresa de telecomunicaciones que realizaba las obras contaba con las autorizaciones pertinentes.

De hecho, los dirigentes del gremio de pescadores de Peñuelas llegaron hasta el mismo lugar para solicitar explicaciones por  estar removiendo las dunas, indicando que a ellos ni siquiera les permitían ingresar vehículos a la playa y acá la empresa de telecomunicaciones GTD (Gente Totalmente Dispuesta), removía toneladas de arena con máquinas.

El capitán de puerto (s), Jorge Córdova,  quien llegó al lugar dijo que había dos tipos de permisos, uno para hacer instalaciones por el fondo del mar, el que fue otorgado por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones y otro que lo otorga la autoridad marítima, que es para hacer la intervención del entierro de un cable en terreno de playa y ambas autorizaciones estarían al día.

Con embarcación

Conjuntamente con las máquinas que trabajaban en el litoral, a la misma altura, pero en el mar la embarcación IT-Intrepid,   trabajaba en coordinación, ya que va disponiendo de un cable que lleva fibra óptica en el fondo marino.

Consultada la autoridad marítima si eventualmente podría ocasionarse un daño ambiental, precisó que si bien se estaba interviniendo el sector de la playa, “esto no provoca un daño ambiental. Parte del permiso, de las obligaciones que debe cumplir la empresa, es justamente una vez intervenido el sector dejarlo  en las condiciones iniciales”.

Añadió que si bien la compañía realizó los estudios pertinentes de impacto ambiental, éstos no se someten a evaluación de impacto ambiental.

Sobre la preocupación que han manifestado los miembros del gremio de pescadores de Peñuelas, dijo que lo que ocurría con ellos era que “no se les explicó en detalle, qué es lo que se iba a hacer por parte de la empresa, no se comunicaron con ellos”, indicó.

De todas formas, el capitán de puerto (s) aclaró que si bien no existía una obligación legal de informar a los pescadores, sí había una obligación moral al ser los hombres de mar los titulares de las áreas de manejo que hay en el sector, ya que “son quienes se desenvuelven en el sector y trabajan en el lugar, por lo que debió habérseles informado mediante una carta o haberles explicado el proyecto desde su génesis hasta la intervención que se está haciendo ahora”.

Conectividad relevante

El gerente de estrategia e infraestructura de GTD, Fernando Gana, al referirse la obra, precisó que se trataba del proyecto más relevante de conectividad en Chile. “Son 3.500 kilómetros de fibra óptica submarina, el ‘Cable Prat’, que une Arica con Puerto Montt pasando por Iquique, Tocopilla, Antofagasta, Caldera, La Serena, Concón, San Antonio, Constitución, Puerto Saavedra y Puerto Montt.

Este proyecto le entregará al país la capacidad necesaria para abordar los requerimientos de los próximos 30 años de conectividad y resiliencia necesarias para el desarrollo de las nuevas industrias y de la transformación digital de las existentes. El Cable Prat en cada playa aterriza un cable que proviene del Norte y otro que se dirige al Sur. En el caso de la playa en La serena, el cable norte viene de Caldera y el saliente va hacia Concón. En la playa el cable que tiene un diámetro de 2,8 centímetros viene enterrado, desde los 800 metros para resguardar posibles daños producto de la pesca o de anclajes”.

Explicó, además, que en La Serena “aún tenemos pendiente la conexión a la ciudad desde la playa, permisos que aún están suspendidos por parte de la Dirección de Obras Municipales. Esperamos que estos permisos sean otorgados en los próximos días, ya que llevan ya más de 4 meses en trámite”, señaló Gana.

Consultado por qué fue elegida la Playa El Lápiz, al norte del Río Elqui, el ejecutivo precisó que fue considerada por el bajo impacto que tendría en los usuarios y bañistas y, particularmente, “porque es donde la implementación del cable intervenía menos el fondo marino, ya que entran de manera perpendicular a la playa”.

Referente a si han tomado las medidas necesarias para no dañar el medio ambiente, Fernando Gana afirma que “el cable no genera impacto ambiental ya que tiene un diámetro de 2,8 centímetros y su proceso de entierro en el suelo marino se realiza con una intervención mínima de no más 30 centímetros de ancho y 2,5 metros de profundidad.En la playa el cable va enterrado a 3 metros, por lo que tampoco queda al alcance de animales ni contamina el medioambiente en la playa. Este cable, además, no está energizado, lo cual evita posibles riesgos tanto en personas como animales”. Explica que los estudios de cables desplegados en en mundo en los últimos 50 años avalan que el impacto del despliegue en los suelos marinos es muy bajo o inexistente. “Todo depende finalmente del profesionalismo de nuestra gente y contratistas que realicen las obras requeridas con el respectivo cuidado en cada maniobra”, insiste.

Pescadores reclaman

Mario Ramírez, presidente del gremio de pescadores de Peñuelas, que tienen áreas de manejo en ese sector del litoral, se mostró molesto por lo ocurrido, indicando que fue muy sorpresivo para ellos, ya que en esa zona trabajan tres asociaciones gremiales, una de ellas la que él dirige.

“Nos sentimos pasados a llevar, porque en ningún momento se nos informó de lo que estaban haciendo acá en el área de manejo, hasta ver una máquinas que estaban en la playa haciendo excavaciones y creo que tirando un cable, que uno no sabe si trae corriente o no ni de qué se trata. Nuestro temor es que nos afecte la zona de manejo y usted sabe que los de caleta de Peñuelas trabajamos la macha con buceo, con las embarcaciones se tiran arañas o  o arpeo y si el día de mañana si alguien queda enganchado se puede dar hasta vuelta un bote y quien responde”.

Sobre la intervención de las dunas, Mario Ramírez dijo que era lamentable, porque “a nosotros no nos dejan ingresar con vehículos a la playa y llegan personas extrañas, meten maquinaria pesada, llegan e intervienen”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X