Crédito fotografía: 
Efe
Parlamentario sostuvo que los bancos deben conceder flexibilidad a sus clientes que debido a la pandemia no han podido cumplir con sus compromisos crediticios.

“Los bancos tienen el deber moral de suspender los remates de viviendas de clientes que a raíz de la pandemia han quedado cesantes, y por ende no han podido cumplir con el pago de los créditos hipotecarios”.

Con estas palabras el diputado Juan Manuel Fuenzalida emplazó a la banca a flexibilizar su postura e ir en ayuda de quienes hoy se ven impedidos de pagar los dividendos tras perder su fuente laboral tras esta crisis sanitaria.

Argumentó que para tomar esta medida no necesitan ley que los autorice ni menos que los obligue, pero si es un deber moral ayudar a sus clientes que no duermen por temor al remate de su vivienda por parte del banco. “Acá no hay populismo, se trata de sentido común y responsabilidad social por parte de las instituciones financieras”, sostuvo Fuenzalida. 

El legislador recordó que el ministro de Economía ya les hizo un reproche moral con ocasión del otorgamiento de créditos con aval del estado "se están quedando con el filete" y el resto, simplemente no califican para acceder a beneficios COVID.

“Estamos completamente seguros que si no actúan de manera voluntaria todos los sectores políticos les van a pasar por encima y les pondrá muchas más obligaciones”, subrayó.

 Por último, Fuenzalida fue tajante al indicar que no es momento que la banca, en especial la privada, vengan a pedir ayuda en esos momentos. “El escenario actual indica todo lo contrario. Nosotros les solicitamos a ustedes actuar y ayudar a sus clientes, ya que es un deber tener sentido social de lo contrario su desprestigio aumentará aún más”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital