• Ana Trigo y Omar Carvajal, padres de la menor que resultó accidentada en septiembre del 2015.
Crédito fotografía: 
Lautaro carmona
El Primer Juzgado de Letras de La Serena condenó a los representantes de Mall Plaza a pagar una indemnización total de sesenta y un millones de pesos.

Camila Carvajal tenía 15 años de edad cuando el 16 de septiembre paseaba junto a un grupo de amigos por el Mall Plaza de La Serena. Ese día, alrededor de las 20 horas, ocurrió el terremoto de 8,2 grados Ritcher que afectó a toda la región de Coquimbo. Producto del movimiento, un vidrio cayó sobre la cabeza de la menor, quien resultó gravemente herida. 

Más de cuatro años después, la justicia determinó en primera instancia el pago de una indemnización de 61 millones de pesos a la familia porque consideró que “los daños sufridos por la adolescente fueron consecuencia directa de la conducta negligente de la demandada”, según consigna el fallo.

“El daño cuya reparación se demanda, se produjo precisamente por la conducta negligente de la demandada, al no advertir oportunamente el defecto en la calidad constructiva de la fachada de la tienda Adidas, de lo que derivó que uno de sus cristales se desprendiera e impactara a la demandante”, dice el texto judicial. 

Ana Trigo, madre de la menor accidente, reconoce que el accidente los marcó como familia “para toda la vida”. “Se trata de  un daño irreparable en lo emocional, en lo anímico”, agrega. 

La madre relata que “Camila quedó con secuelas para toda la vida y que en la actualidad, hay cosas que ella no puede hacer. Varias veces he tenido que ir a buscarla al colegio porque ella sufre de dolores de cabeza, se empieza a marear y el frío le hace mal”.

Al momento del accidente, Camila estudiaba en un colegio de Tierras Blancas y en la actualidad, está cursando tercero y cuarto en un solo año. La hoy joven anhela la rehabilitación, pero la familia que proviene de la comuna de Canela, indica que “no tienen los recursos necesarios”.

En estos años, han asumido costos con médicos particulares, como neurólogo, kinesiólogo, fisiatra, psicólogo y psiquiatra.

Por su parte, Omar Carvajal, padre de la menor, asegura que “el Mall no nos ha apoyado en nada” y que ahora luchan por la pronta recuperación de su hija. 

Tras el fallo del primer juzgado de Letras de La Serena, Héctor Marambio, abogado quien representó a la familia, comentó que “no podemos decir que estamos felices porque ojala que nunca hubiésemos tenido que efectuar una demanda, pero tuvimos que hacerla por los daños que sufrió Camila”.

“Podríamos decir que estamos satisfechos en términos que se reconoció la responsabilidad del Mall en los hechos, más allá del terremoto que ocurrió ese día. Este fallo sienta un precedente importante donde el Mall o cualquier otra empresa ya sea pública o privada que invita a las personas a que concurran a sus instalaciones a que se deben hacer responsables de los daños que experimenten estas personas por fallas en estas instalaciones, que fue finalmente lo que dijo el Primer Juzgado de letras de La Serena”, añadió.

Mall Plaza tiene un plazo de 10 días para apelar al fallo emitido en primera instancia. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X