• Juliano Marcos (i), una de las personas que se capacita y trabaja en el penal, explica a las autoridades el trabajo que realiza preparando redes de cañería para el agua que después ECOMAC utiliza en la construcción de viviendas.
    Juliano Marcos (i), una de las personas que se capacita y trabaja en el penal, explica a las autoridades el trabajo que realiza preparando redes de cañería para el agua que después ECOMAC utiliza en la construcción de viviendas.
Crédito fotografía: 
Cedida
Intendenta regional destacó el compromiso del mundo privado para darle empleos a estas personas tanto al interior del recinto penitenciario y cuando salen en libertad.

En dependencias de la Cárcel de Huachalalume fue lanzado el Proyecto +R, que busca reinsertar en la sociedad a personas privadas de libertad y en el que tiene una importante participación la empresa privada, que es parte de la capacitación y, en algunos casos, de otorgar empleo cuando salen en libertad.

La intendenta regional, Lucía pinto, quien junto a otras autoridades de gobierno y de gendarmería, conocieron los trabajos que realizan los reclusos en distintas áreas, destacó que “la reinserción es posible”, apuntando que la política del gobierno era impulsar , fortalecer y trabajar con la reincorporación de estas personas a la sociedad. “Por eso es que este proyecto +R, que es una alianza público y privada, donde los privados son realmente importantes, ya que a través de un proceso de capacitación, de preparación, de apoyo, pero especialmente de colocación en el mercado laboral a las personas que han estado en prisión, debido a actos delictuales puedan y tengan la posibilidad real de reinsertarse”, señaló la autoridad.

“Este programa a lo que apunta es a capacitar y a entregar puestos de trabajo con contrato que den la posibilidad de una reinserción real”. Lucía Pinto, intendenta regional.

Lucía Pinto, entregó un dato preocupante y es que el 51% de las personas que salen en libertad vuelven a reincidir, de ahí la importancia de poder tener proyectos y programas para reinsertarlos a la sociedad y laboralmente. “Este programa a lo que apunta es a capacitar y a entregar puestos de trabajo con contrato que den la posibilidad de una reinserción real no solo a las personas que salen en libertad, sino que también a las familias”, sostuvo.

Cupos a nivel nacional

En el mismo tenor, la seremi de Justicia, Alejandra Valdovinos, dijo que el Proyecto +R se encontraba en el corazón del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, por lo que se han comprometido más de 400 cupos para colocación de empleos a nivel nacional, donde también se busca enseñar un oficio a quienes cumplen penas y que tengan trabajo una vez en libertad. “Por lo menos deben estar en dicho trabajo un año y, además, se hace un acompañamiento de una dupla que está verificando que la persona adhiera al trabajo, al cumplimiento de horario. No se había visto antes un trabajo trabajo tan mancomunado antes que esto, las empresas del sector privado con el sector público trabajando en conjunto y colaborando en tratar de disminuir nuestras tasas de reincidencia”.

Mayor calma y paz ciudadana

Leoncio Hidalgo, director regional de Gendarmería hizo hincapié en el rol fundamental de Gendarmería en el circuito de seguridad pública, indicando que cada interno reinsertado bajaba de inmediato los porcentajes de reincidencia. “Por lo tanto, le entregamos a la ciudadanía en general una mayor calma y le garantizamos la paz ciudadana”, dijo.

Coincidió con la intendenta regional en el sentido de que la reinserción es posible, pero “debe partir de la voluntad de los internos que hoy día se encuentran a nuestro cargo. Sin ello, los trabajos de intervención, de reinserción que realiza tanto la empresa como principalmente Gendarmería, a través de sus equipos técnicos, se dificultaría mucho más, pero si los internos presentan la voluntad, ven que el tema laboral les puede potenciar en el futuro en lo familiar, claramente Gendarmería está ahí para apoyarlos”, cerró.

Sobre los requisitos que se miran para ser seleccionados a acde3der a este sistema, Leoncio Hidalgo, mencionó que se fijaban en el tiempo de condena, la conducta y la evaluación nque hagan los equipos técnicos del interno.

El seremi del Trabajo, Matías Villalobos, quien también participó del lanzamiento de este proyecto, al referirse a éste indicó que lo que buscaban era entregarles una segunda oportunidad a través de un empleo de calidad que les permita ser un aporte tanto para sus familias como para la sociedad. “Como Ministerio del Trabajo, somos parte de esta alianza a través de la conformación de una mesa de trabajo que se encargará de desarrollar el Proyecto +R, que además busca entregar paz, tranquilidad y seguridad a todas las familias chilenas”, dijo. 

Los internos

Las personas que cumplen condenas y que se están capacitando en las distintas áreas, precisaron que era una buena oportunidad que se les estaba dando luego de haber cometido errores. Es el caso de Juliano Marcos, de 25 años de edad, quien trabaja ensamblando las redes de agua de PVC, que está reemplazando al cobre y otros implementos de cañería. El trabajo lo realiza para ECOMAC. “Nosotros realizamos la polifusión, que son las redes de agua, cortamos, pegamos, dimensionamos, amarramos y los mandamos a obras”.

Plantea que le ha servido lo que está haciendo, “me ha ayudado harto, son cosas que no sabía antes, también he aprendido tabiquería. Nos ha servido a todos y espero que se les siga dando la oportunidad a todos mis compañeros”, indicó.

“Nosotros realizamos la polifusión, que son las redes de agua, cortamos, pegamos, dimensionamos, amarramos y los mandamos a obras”. Juliano Marcos, interno de Huachalalume.

Ricardo Bugueño, está cumpliendo una larga condena, pero está solicitando su libertad condicional y tiene fe en que se la darán. También es parte de este proyecto y cuenta que se descubren cualidades que no conocían al momento de llegar a la cárcel. “Uno no conoce muchas cosas que internamente son inexplorables y aquí los descubre. Por ejemplo en la mueblería, yo no tenía ni idea lo que era una escuadra, una huincha y ahora soy un maestro calificado. Pertenezco al Espacio Mandela, que se le dio inicio hace cuatro años acá en el penal. Esta oportunidad es nueva para mí y mis expectativas son más reinserción, que me pueda ir en libertad y haya una mano amiga para desarrollar lo que he aprendido acá, tener ingresos económicos, que es lo que uno busca”, afirma.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X