Crédito fotografía: 
Foto: Andrea Cantillanes
A cuatro meses de iniciado este proyecto en La Serena, quienes lo lideran aseguran que la gente les ha agradecido y “que se van gratos” por la atención. “Mi madre, que hace diez años quedó en silla de ruedas, gatilló para emprender este negocio”, cuenta Jonathan Barbosa.

Nació como un tema familiar, de ver a su madre en silla de ruedas y que lo pasaba mal cuando iba a lavar su auto. Porque muchas veces en la ciudad de Calama, y con un calor terrible, Mariela Otarola González se tenía que quedar dentro de su vehículo mientras éste era lavado.

Sus hijos, que la acompañaban, eran testigos de aquello. Ellos bajaban, pero no su madre. Ellos se acomodaban a un costado, mientras ella debía quedarse en el interior. Y desde ese rincón miraban todo el procedimiento que no demora más de cinco minutos. Sí, poco tiempo para el resto de los mortales. Pero una eternidad para las personas en silla de ruedas que tienen que soportar esos minutos muchas veces con calor y frío.

Pero estar ahí les servía para pensar en cómo ayudarla. Para que se sintiera cómoda y no ajena, como la mayoría de quienes padecen esta dificultad.

“Lo de mi madre gatilló, sin duda, para emprender este negocio. Nosotros tenemos libertad de movimiento y para la mayoría ir a un lavadero de auto es súper normal, pero para la gente que tiene alguna discapacidad, de verdad que es muy complejo y les cuesta demasiado. Por ejemplo, cuando mi madre iba a lavar el auto se quedaba adentro, imagínate en el verano, con el calor terrible que hacía. O en invierno. En cambio, acá queremos que la persona se vaya conforme, que se siente grata”, señala Jonathan Barbosa, su hijo, que hace cuatro meses se lanzó a la aventura de abrir una empresa de lavado de autos donde un espacio importante la tienen las personas en silla de ruedas, “pues queremos que estén bien atendidos, puesto que muchas veces se sienten como que no calzan en un lugar determinado”.

Este emprendimiento, asevera, tiene que ver con un tema social. Que cuando trabajó en el Fosis conoció a gente de muy bajos recursos y se dio cuenta que algo tenía que hacer. No obstante, insiste en que este emprendimiento nació por el tema de su madre, “porque hace unos diez años quedó en silla de ruedas y siempre la gente con discapacidad tiene dificultades en todos lados. Y para todas las cosas. Por lo mismo, cuando decidimos emprender en este negocio, decidimos hacerlo de manera inclusiva”.

Reconoce que hasta el momento es muy poca la gente que se ha acercado al lugar (Gabriela Mistral 3061, La Serena). “Debe ser porque todavía no conocen la empresa, pero las pocas personas que sí han ocupado el servicio se han ido muy contentas”, remarcó.

Sostiene que “es una atención que antes no tenían y eso nos tiene conformes, porque es lo que queríamos cuando pensamos en este proyecto. Es más. Se han ido muy gratos, porque los ayudamos a salir del vehículo, los sentamos en una silla y pueden tomarse un café o una bebida mientras les lavamos su auto. No sé si eso pasa en otro lugar, pero nosotros queremos marcar la diferencia ¿Cómo? Ayudando a la gente que tiene alguna dificultad”.

El espacio alcanza para atender a cuatro vehículos, pero uno de ellos es exclusivo para las personas en sillas de ruedas. Generalmente los fin de semana, como no ha tenido tanto uso, se utiliza para que otros vehículos lo puedan utilizar, pero siempre dándole la prioridad a las personas con discapacidad. Si llega alguien, se saca automáticamente el auto y lo ocupa la persona.

“Eso lo tenemos muy claro. Mientras no se use y tengamos mucha gente, el espacio se puede ocupar, pero si llega una persona que necesita ocupar ese espacio, su espacio, se saca el auto para que lo ocupe sin problemas”, advirtió.

“Se van con mucha gratitud, nos felicitan por el negocio, por la forma en cómo está implementado, el orden, la higiene, que está todo bien señalizado. Se han sido conforme con la atención que se la entrega”, indicó Jonathan Barbosa

La diferencia, en el fondo, es que cuando llegan estas personas se les atiende de manera diferente, de manera personalizada. Se les hace una asistencia, se les ayuda a bajar del vehículo, se les acomoda en un asiento exclusivo para ellos y se les aplica un 40% de descuento. “Ahora, como dueño tengo que ir evaluando cuáles son las dinámicas económicas, porque esto también tiene que ver con un costo, pero me gustaría dejarlo para siempre, pero también tiene que ver con los números, ya que si no me dan para tenerlo, a lo mejor voy a tener que subirlo un poco, pues en vez de un 40% puede ser un 25%”.

“No es común que esto ocurra, pero contento por nuestra ley de inclusión y también por tener estos servicios especializados a raíz de una iniciativa de una empresa privada. La ley exige el estacionamiento y eso se cumple, pero esto aún no está normado”, dijo Herman Osses, seremi de Desarrollo Social.

Quien se mostró contento con la iniciativa fue el seremi de Desarrollo Social, Herman Osses, pues declaró que este hecho debe servir de ejemplo para que todas las empresas en la región realicen lo mismo, independiente de la actividad.

“Muy contento de que esta iniciativa se esté realizando en la región y que permita habilitar espacios especialmente acondicionados para atender a personas con discapacidades  y que utilizan sillas de ruedas en sus vehículos y que son adaptados y que puedan ser atendidos de manera diferente, así que eso para nosotros como ministerio de Desarrollo Social nos indica que primero, las personas están aportando con su responsabilidad empresarial y segundo, está dándose cumplimiento a la ley de inclusión”.

Así mismo, el secretario regional comentó que “si bien es cierto que no está dando empleo directo a personas en situación de discapacidad, si está entregando las facilidades para que estas personas sean bien atendidas en un servicio que muchas veces no es considerado como trato especial hacia las personas que ocupan sus vehículos adaptados, así que muy contentos con esta iniciativa y hago el llamado a otros empresarios a sumarse a la atención especial y no sólo designar un estacionamiento para ellos, sino que también hacer una atención especializada y también darle un buen trato y un buen servicio a quienes por diversas razones en la vida,  están en situación de discapacidad”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X