• Fue el pasado jueves 12 de septiembre cuando se dieron a conocer los hechos acontecidos en el colegio particular subvencionado de Las Compañías.
Crédito fotografía: 
El Día
El presunto abuso sexual en contra de tres menores ocurrido en el colegio Rukalaf de Las Compañías, develó lo que para algunos es un vacío legal respecto a la contratación del profesorado, ya que de acuerdo a la normativa, los establecimientos públicos no pueden efectuar el test psicológico a los docentes, algo que sí es obligatorio en los asistentes de la educación. En el sistema privado, la realización del test depende del sostenedor.

La discusión está otra vez sobre la mesa. Los hechos ocurridos en el Colegio Rukalaf, ubicado en Las Compañías, reabrieron el debate respecto a cómo son los protocolos para contratar a los profesores y trabajadores en general que se desempeñan en los establecimientos educacionales, para evitar tener problemas en el trato con los alumnos, y que no sucedan eventos como, en este caso, un presunto abuso sexual. 

UN JUEVES NEGRO

Fue la tarde del jueves 12 de septiembre cuando tuvieron lugar los acontecimientos en el colegio particular subvencionado. Según información entregada por Carabineros, tres menores de 7, 8 y 10 años habrían sido abusadas al interior del recinto por un profesor de educación musical. Los hechos fueron revelados por una psicóloga quien fue la primera que efectuó la contención a las supuestas víctimas, las que acusaron al docente de “haber realizado tocaciones a la altura de espalda, piernas y glúteos, además de grabaciones por debajo de la vestimenta a tres menores de edad”.

El día viernes (13 de septiembre), el padre de dos de las menores Marcelo Barahona, contó a El Día, más detalles de la lamentable situación que habrían vivido las alumnas, y de lo que consideró un actuar “negligente del colegio” ante esta situación. 

Barahona manifestó que el primer abuso habría tenido lugar el miércoles, y no el jueves como se daba por sentado. La mayor de sus hijas -de 10 años- según dijo, habría recibido tocaciones el día anterior, pero guardó silencio, por miedo. La situación habría acontecido después de una clase de música que “sospechosamente”, siempre se extendía.

“A mí siempre me llamó la atención que ella no saliera de la clase cuando terminaba, sino que se demoraba. Bueno, ahora hago la relación entre estas cosas. Lo que me contó ella es que este tipo, después de una de estas clases la abrazó y le tocó los senos, y ella no quiso decir nada porque el profesor la asustó diciéndole que si hablaba se iban a burlar de ella”, contó el padre. 

Y es al día siguiente cuando sucede la situación de su otra hija, la menor, y su compañera. Ambas habían faltado a clases hace unos días por lo que debieron acudir a dar una prueba con este docente quedando solos en la sala de clases. “Estando ahí, por lo que me cuentan, este tipo las arrinconó y ahí ellas reaccionaron y el sujeto les levanta la falda y les pone el teléfono. Ahí mi hija de inmediato fue donde la inspectora, y empezaron a investigar toda la situación que se generó”, expresó el apoderado. 

SUPUESTA NEGLIGENCIA

Pese a que esto se conoció durante la mañana del jueves, el llamado a la policía tuvo lugar horas después, a eso de las 15:00 horas, lo que indignó a los apoderados acusando, incluso, un posible encubrimiento, por parte de la dirección del colegio, lo que llevó a los apoderados a manifestarse en el frontis del recinto para exigir explicaciones, las que no llegaron en ese momento. 

Pero más tarde, desde el colegio emitieron un comunicado en el que aseguran haber actuado de acuerdo a los protocolos. “Al tomar conocimiento el establecimiento de los hechos denunciados, se activó el correspondiente protocolo, tal y como lo establece nuestro reglamento interno y nuestra legislación. Esto implica, entre otras medidas, que se ha realizado la denuncia ante las autoridades correspondientes, se denunció ante Carabineros y que se ha suspendido al profesor de todo contacto directo con los alumnos y alumnas del colegio”, precisaron. 

Sin embargo, no libraron de la denuncia ante la superintendencia de Educación, entidad que, según informó el director regional, Julián González, ya inició una investigación de oficio para determinar responsabilidades del establecimiento en este caso. 

En lo penal, el profesor declaró ante la Fiscalía, pero fue dejado en libertad bajo apercibimiento por falta de pruebas. Mientras tanto, las menores prestaron declaración mediante una conferencia video grabada el lunes 16. Por lo pronto, la investigación continúa, pero de manera desformalizada, hasta que el ministerio Público recabe los antecedentes necesarios para solicitar la formalización de cargos en contra del presunto abusador. 

EN TELA DE JUICIO 

De inmediato surgieron los cuestionamientos. ¿Cómo  un colegio no pudo tener el filtro necesario para que un presunto abusador ingresara a trabajar al establecimiento? Esto es algo que los apoderados todavía no se pueden explicar. “Se supone que debiesen haber exámenes psicológicos, o mecanismos más eficientes para que no sucedan estas cosas. Creo que falta rigurosidad al momento de contratar a los profesores y esto es algo que debe mejorar, sino, vamos a seguir teniendo casos de esta naturaleza”, indicó Marcelo Barahona, padre de dos de las presuntas víctimas. 

Consultamos en la seremía de Educación sobre qué filtros existen en la actualidad para contratar a los docentes y asistentes de la educación, y el seremi del rubro, Claudio Oyarzún, especificó que se cumple con la normativa vigente que establece la Ley general de Educación, la cual señala que el personal “deberá poseer idoneidad moral para ejercer estos cargos”. Es decir, que la persona no registre condenas por crimen o simple delito relativo, por ejemplo, al tráfico de drogas o violencia intrafamiliar, entre otras.

“Además, la normativa obliga a que todos los establecimientos al inicio del año escolar y/o cada vez que se contrate a un funcionario nuevo, se revise el Registro de Inhabilidades Para Trabajar Con Menores de Edad, para verificar si se encuentran condenados a la pena de inhabilitación absoluta perpetua o temporal para cargos que tenga relación directa y habitual con personas menores de edad. En tanto, la Superintendencia de Educación es la encargada de fiscalizar que esta normativa se cumpla, realizando periódicamente visitas a los establecimientos educacionales”, precisó Oyarzún. 

¿Y EL EXAMEN PSICOLÓGICO? 

Pero, si bien existe el filtro del Registro de Inhabilidades Para Trabajar Con Menores de Edad, ¿hay un filtro obligatorio para que cada colegio realice un test psicológico a cada persona que ingresa a trabajar a un colegio? Según indicaron desde la Seremía, al menos para los profesores, esta evaluación no se lleva a cabo al menos en los profesores de colegios municipales, ya que el estatuto docente así lo determina, y sólo se aplica en asistentes a la educación, y profesionales colaboradores.

En el caso de los colegios particulares pagados y particulares subvencionados, tampoco están obligados a realizarlo, y sólo quedaría a criterio del sostenedor. 

Desde la Corporación municipal Gabriel González Videla, de La Serena, el secretario regional Patricio Bacho, ratificó esta realidad y enfatizó en que se hacen necesarias modificaciones para que ellos, como municipio puedan realizar los exámenes psicológicos también a los profesores, tal como se hace con los demás trabajadores de la educación.

“Hay una diferencia entre la contratación de profesores, y asistentes de educación. Los profesores, su carrera laboral se basa en el estatuto docente, y este estatuto no contempla ningún test psicológico para contratar a los profesores. Algo distinto a los asistentes de la educación que se rigen por la Ley 20.244 de idoneidad psicológica, esta ley exige que el postulante llene una ficha, y a él se le cita y se le efectúa una prueba que es una entrevista que incluye una batería de 4 test psicológicos. En caso de que sean favorables, la persona es contratada y en caso de que no se aprueben, en ningún caso puede trabajar”, precisó Bacho. 

Consultado respecto a si no debería ser obligatorio el test también para los profesores, Bacho cree que es algo necesario. “Hoy en día la realidad nos indica que los procesos de reclutamiento de los profesores han cambiado, y me parece que debiese también, tanto el apoderado tener la garantía de que sus hijos están en la mejores manos, como el profesor, no ser cuestionado por algún tipo de situación, y para esto el camino podría ser realizar un cambio legislativo para que los docentes se sometan también obligatoriamente a estas pruebas”, indicó el secretario general de la Corporación. 

COLEGIO DE PROFESORES

Desde el propio gremio de los docentes, creen que se hacen necesarios cambios en la legislación y que se debieran poner la mayor cantidad de filtros posibles para que los profesionales más idóneos sean los que ingresen a trabajar con los alumnos menores de edad. En ese sentido, el presidente del Colegio de Profesores de La Serena, Mario Sánchez, indicó que hay que avanzar en cambios.

“Debiesen haber distintos filtros, partiendo por respetar la profesión de profesor, ya que lamentablemente muchas veces ingresan a hacer clases a los colegios gente que nunca pasó por la carrera de pedagogía, son profesionales de otras áreas, que llegan a estos puestos por necesidades propias o por incentivo de algún sostenedor. Si uno recuerda muchos de los casos en que se han visto casos como abusos, se trata de gente a la que se les llama profesores, pero no lo son, pero que además están vinculados en términos familiares con los sostenedores. Esto en el mundo particular y particular subvencionado”, manifestó Sánchez. 

En específico, respecto al examen psicológico, señaló que “la ley debiera dar algún tipo de facultad, tanto para hacer el examen psicológico a los profesores en el mundo municipal, y también que sea obligatorio en el mundo particular y particular subvencionado, y que  se permita realizar una limpieza de lo que ya existe. Yo estoy de acuerdo con que se trate de algo obligatorio, para profesores, asistentes, y también incluir a los directores y sostenedores”, precisó el dirigente. 

APODERADOS EXIGEN MAYOR CONTROL

Ya lo decía el padre de dos de las presuntas víctimas: “Es necesario tener filtros más rigurosos”, y aquello es respaldado por la agrupación de padres Elqui Despierta. Así lo señala una de sus dirigentes Kimbelen Figueroa.

“Precisamente respecto a estos filtros nosotros estuvimos hablando con el seremi de Educación (Claudio Oyarzún) el día martes, y a nosotros, como equipo de Elqui despierta nos parece aberrante esta situación de que no hayan exámenes psicológicos obligatorios, porque sean municipales, o sean particulares los colegios, todos los niños deben estar resguardados y debiesen haber análisis de personalidad para todos los profesores antes de que ingresen a los establecimientos. Creo que a raíz de este caso está saliendo a la luz la ineficiencia de la ley”, manifestó Figueroa.

CLAVES

  • Profesores municipales: No están sujetos a ningún tipo de examen psicológico que el colegio les pueda realizar, esto, por norma del estatuto docente que regula su carrera profesional.  
  • Asistentes de la educación: Estos trabajadores laboran bajo otra normativa, por lo que sí es factible hacer un control psicológico antes de que ingresen a trabajar con menores.
  • El mundo particular: En colegios particulares y particulares subvencionados, es factible realizar el examen psicológico a los profesores, pero queda a criterio del sostenedor y no es obligatorio.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X