• El próximo 26 de abril se realizará el Plebiscito Nacional donde la ciudadanía podrá decidir si quiere o no una nueva Constitución y bajó mecanismo elaborarla.
Crédito fotografía: 
Leonel Fritis
Si bien el Servel aclaró que una “leyenda o seña gráfica” no es motivo para anular una cédula, expertos advierten que manifestar la opción de “Asamblea Constituyente” podría, eventualmente, generar dos situaciones; inconvenientes al momento de contar los votos y discusiones debido a la decisión “histórica” que se definirá la jornada del 26 de abril.

Un intenso debate se ha generado en redes sociales tras el llamado que hicieron algunas organizaciones sociales de marcar uno de los voto del Plebiscito Nacional con la leyenda “AC” con el fin de manifestar la opción por una Asamblea Constituyente “soberana, originaria, plurinacional y paritaria”.

Quienes están detrás del anuncio, como el Colegio de Profesores, han argumentado que su postura se debe a la forma en cómo se gestó el proceso constituyente, “entre cuatro paredes” por los partidos políticos, marginando la ciudadanía que decidió manifestarse masivamente en las calles a partir del mes de octubre.

Los expertos han vaticinado un aumento de la polarización una vez comience la propaganda electoral, pero también un periodo de desinformación. Fue así como se comenzaron a barajar distintas hipótesis respecto a la validez o no de un voto que contenga una marca adicional.

A través de su cuenta de Twitter, el Servicio Electoral (Servel) salió rápidamente a responder y aclaró que “si el voto tiene una preferencia claramente marcada, y además alguna otra leyenda, seña gráfica o marca, este es válido y se escrutará a favor de la opción que indique la preferencia, pero se considerará como marcado y hay que dejar constancia de la marca en el acta”, también consignó que la única causal de nulidad es indicar más de  una preferencia.

Llamado irresponsable

El presidente de la Fundación Participa, Daniel Ibáñez, rescató que haya sido el Servel quien aclarara las dudas pero insistió que aún hay incertidumbre, de todos modos, criticó fuertemente el llamado de las organizaciones ya que a su juicio el riesgo es muy alto considerando que lo que decidirá el próximo domingo 26 de abril será la posibilidad de contar o no con una nueva Carta Magna.

“Cuando los colegios escrutadores hacen la revisión se dirigen a las actas que salieron de las mesas y los locales de votación, no a los votos”, Daniel Ibáñez, presidente Fundación Participa

“A nosotros nos parece de una irresponsabilidad tremenda. El problema aquí sería que la mesa de apoderados podría declarar ese voto como nulo si es que no se deja constancia que es objetable en el acta. Porque en la práctica cuando los colegios escrutadores hacen la revisión se dirigen a estos documentos que salieron de las mesas y los locales de votación, no a los votos”, detalló.

Ibáñez agregó que ante ese escenario se tiene que contar con la capacidad de tener apoderados –cuya postura sea el Apruebo- en todas las mesas del país. “Nosotros hacemos otro llamado a que no se marque el voto más allá de las preferencias que se tengan en cada una de las cédulas”.

Una marca “simbólica”

 El magister en Democracia y Gobierno, Eduardo Marín, coincidió con el presidente de Participa y calificó el anuncio del presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, como “innecesario e injustificable” a pesar que la Ley 18.700 orgánica constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios es clara, asegura que habría un margen para “interpretaciones subjetivas” por parte de los integrantes de la mesa.

Este voto, según la ley 18.700, es válido y debiera ser escrutado en la preferencia indicada. Sin embargo, también debe ser considerado como marcado y se debe dejar constancia de la “leyenda” en la acta.

 

 “El movimiento de marca tu voto AC comenzó el 2013 en condiciones bastantes adversas y en ese tiempo se justificaba poder hacer una manifestación simbólica y de eso se trata también hoy, de generar un punto simbólico con el objetivo de instalar una corriente de opinión pública a favor de una Asamblea Constituyente y aquí no se está considerando que el acuerdo político podría desembocar, eventualmente, en una convención constitucional que es lo mismo que una asamblea constituyente”, agregó.

Sin embargo, más allá de lo simbólico que podría resultar marcar una de las cédulas, el docente insistió que es un gasto de energía y complejiza el proceso eleccionario porque no es algo que se pueda contabilizar.

“No hay forma de decir al final del día que hay tanto porcentaje de votos marcados con AC, es simbólico al momento de contabilizar los votos pero la gran mayoría y el electorado en general no podrá tener una mirada más amplia sobre lo que se dé en ese momento”, puntualizó.

“No se pueden dar esos lujos”

Tanto los sectores que van por el Apruebo o Rechazo tienen claro que a 77 días del Plebiscito Nacional no hay ninguna carrera ganada. Y este es el argumento que entregó también Marín al señalar que el llamado a marcar el voto no solo no contribuye sino que abriría un pequeño margen de ventaja para la segunda opción.

“Esto complejiza un poco las cosas y aquí uso una metáfora futbolística (…) es como si un equipo fuera ganando 4-0 y los jugadores empezaran a hacer ciertos lujos o a alardear de la situación y al igual que en este caso, no corresponde, no se pueden dar esos lujos. Lo que se debe hacer en este caso es hacer campañas y convencer a las personas. Este es un momento histórico que eventualmente podría desembocar en una nueva Constitución”, arremetió.

Posibles inconvenientes

Marín dijo que un punto serán los problemas que se ocasionarían al momento de contabilizar los votos y otro, las posibles diferencias o incidentes que se podrían registrar debido al contexto histórico en que se dará la votación. 

“Se va a dar un contexto de interpretación porque habrán apoderados que reclamen una u otra opción y esto efectivamente puede incitar a que se den ciertos incidentes en virtud de lo histórico que se discutirá aquella jornada. Por eso, insisto que  es injustificable marcar el voto porque complica un proceso que ya ha dado algunas luces de que es complejo”, cerró.

Datos claves

-Inicio de propaganda electoral

26 de febrero es la fecha que estipuló el Servel para comenzar la propaganda electoral.

-Inicio franja televisiva

El inicio de la franja televisiva está programado para el viernes 27 de marzo.

-Plebiscito Nacional 2020

El domingo 26 de abril se realizará el Plebiscito Nacional donde la ciudadanía podrá decidir si quiere o no una nueva Constitución y bajo qué mecanismo elaborarla.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día