Crédito fotografía: 
Javiera Sánchez
Comerciantes se han organizado, generado cuadrillas y sistema de turnos, comentan que desde que se unieron han podido combatir la violencia y saqueos que se generaron los primeros días del estallido social donde los desmanes se concentraron en Coquimbo, hoy viven una situación distinta a la capital regional, pero no dejan de estar alerta y solidarizan con la comuna más dañada.

Tiempos complejos para el comercio y los emprendedores, quienes en años anteriores vivían la mejor época del año en cuanto a ventas por la llegada de la Navidad y hoy sufren una merma de al menos el 50% en sus ventas producto de la escasa gente que visita el comercio o quienes lo hacen pero hasta tempranas horas de la tarde.

“El año pasado en la misma fecha acá era multitud de gente y también la gente había invertido en mercadería para Navidad pero ahora no se ha podido ni invertir porque el capital ya se desfinanció y lo otro por temor, no se ve que haya ambiente navideño” señaló Juan Alarcón, vendedor ambulante establecido de productos de bazar y paquetería.

Su jornada laboral inicia a las 8:30 de la mañana y las últimas semanas ha debido cerrar a las 15 horas, reduciendo las ventas al menos en un 50%, señala que pese a que los problemas en Coquimbo han bajado, sienten miedo al ver lo que ocurre en las calles de La Serena, por lo que no dejan de estar alertas.

“Yo estoy de acuerdo con la movilización sociales, lo que está pidiendo la gente pero en desacuerdo con la violencia. Nosotros como comerciantes no hemos trabajado los días normales, trabajamos hasta mediodía y siempre con el temor de que va a pasar algo”.

La unión hace la fuerza                                                   

“La diferencia con La Serena es que nosotros nos unimos” comentó Lorena González de Centro ArteSalud, la locataria contó como la organización del comercio del centro de la comuna porteña ha permitido proteger las tiendas de saqueos y desmanes.

Esto habría comenzado como una forma de resguardarse ante las jornadas más críticas que se vivieron en Coquimbo los primeros días del estallido social, ya que dicen sentirse abandonados por las autoridades.

“Después del estallido popular, a una de las comerciantes del centro se le ocurrió armar un grupo de Whatssapp para estar comunicados y protegidos y de ahí empezamos 20 miembros aproximadamente y ya vamos como en 170 comercios de Coquimbo” explicó Manuel Cabezas, dueño de Love&SexShop y uno de los organizadores de las jornadas.

“Cuando paró el toque de queda en Coquimbo seguimos organizados para evitar que vinieran a saquear durante la noche. Esa unidad se mantuvo, siguieron agregándose comercios y a ver otros temas de seguridad ahora estamos viendo el tema, justamente, de hacer actividades para que la gente vuelva al centro de Coquimbo”.

Explican que en un principio usaban los chalecos amarillos para identificarse y ayudar en la disuasión de las turbas, “queríamos usar los chalecos amarillos, pero los chalecos amarillos son al final una provocación” aclaró Juan Alarcón.

Ventas al 50%

El Presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo explicó que, “en la comuna se da una situación especial, lo que pasa es que la zona cero de Coquimbo está en la plaza Las Américas, entonces el sector centro no se está viendo afectado por desmanes. Las marchas que suceden son absolutamente pacíficas, muy rápidas y lo hacen para causar los menos daños posibles. Pero lamentablemente todo este entorno, contexto donde empiezan a destruir calles más arriba, el público no viene en la cantidad que venía antes”.

Pedro Sánchez del restorant “El rincón del Empalme” explica que en el centro de Coquimbo existen dos horarios punta de mayor afluencia de público, entre las 12 y 15 horas y luego en la tarde entre 18 a 20 horas.

“Ese horario punta  es el que se ha visto afectado, el horario de la tarde, a raíz de las marchas, los cortes de camino sobretodo en el sector de la COVICO. Acá Coquimbo estamos directos con la Parte Alta y Baquedano pero al cortar la COVICO se corta la mitad de la ciudad porque Sindempart, Punta Mira, Las Torres, San Juan quedan sin poder tener acceso o con acceso inseguro al centro, entonces la gente que trabaja opta por irse más temprano y la gente que venía en las tardes ya no está bajando al centro por la sensación de inseguridad”.

En el caso de Pedro, las ventas en el restorant han disminuido en un 30% durante este período, “yo he sido uno de los locales que no han sido tan afectados, hay locales que les ha afectado en más de un 50%”.

Agrega que en comparación a la misma fecha del año pasado, las personas transitaban por las calles hasta pasadas las 21 horas, mientras que ahora a las 17 o 18 horas ya se están retirando a sus casas.

“Nosotros los invitamos a que no se retiren, que se queden, que sigan comprando o visitando el centro porque los locales están abiertos a disposición de los clientes y si no hay clientes obviamente tenemos que cerrar” agregó Manuel. En su caso las ventas no han disminuido porque tiene un grupo específico de clientela por sus productos, lo que no le ha impedido solidarizar con otros más afectados.

Problemas de antes

“Al centro le ha tocado duro” manifestó Manuel refiriéndose a las reparaciones del centro que se han extendido por más de un año y medio, lo que ha dificultado la circulación de vehículos y el estacionamiento.

“Antes teníamos flujo por Aldunate y por Melgarejo y ahora ese flujo de gente no está. La locomoción pasaba antes por Melgarejo y ahora lo hace por Varela, entonces la gente de esos sectores se ha visto muy afectada”.

Desde la Cámara de Comercio señalaron que dichas reparaciones ocupaban un 80% de la zona céntrica, por lo que esta situación actual se sumó a un centro que ya estaba debilitado.

El lado positivo

Pedro Sánchez lleva siete años trabajando en el centro y dice que no conocía a sus vecinos ni había compartido con ellos hasta ahora.

“Si podemos rescatar una cosa buena que dejó todo esto, es que entre vecinos no nos conocíamos y con esto nos conocimos, nos ubicamos, nos mandamos clientes. Entonces se ha generado otra situación que no había antes, la misma emergencia hizo que pudiera pasar y también hay hartos proyectos” Sánchez.

Apoyo Municipal

“Con la Dirección de Seguridad Publica, desde el primer día del estallido social, nos abocamos a la tarea de destinar todos los esfuerzos necesarios para resguardar la seguridad de nuestros vecinos y vecinas, si bien la labor de nuestros funcionarios no es policial, sino preventiva, han asumido el total compromiso con su comunidad” manifestó el alcalde de la comuna, Marcelo Pereira.

Asimismo indicó que se ha realizado un extenso trabajo de limpieza y remoción de escombros con una cuadrilla de 15 personas que todos los días en la madrugada se despliegan por las calles.

“He dispuesto reasignar presupuestos, postergar proyectos y suspender las fiestas de fin de año para destinar esos recursos en reparar lo más urgente e inmediato” agregó el edil quien estimó las pérdidas en cerca $1000 millones.

¿Cómo reactivar el centro?

Saben que es una misión compleja porque hay una sensación de miedo e inseguridad en las personas, pero no pierden la esperanza.

La unión les ha permitido programar una serie de actividades con el fin de fidelizar al público. La primera de ellas la desarrollarán este sábado 30 de noviembre a partir de las 11 de la mañana, donde habrá música, shows artísticos, juegos inflables infantiles, concursos, entre otras actividades.

El evento espera reunir un mínimo de 200 personas y asimismo entregar el mensaje de que el centro es seguro y que los propios dueños y trabajadores de allí lo están resguardando. Por otro lado, hacen un llamado al resto del comercio a contactarse con ellos para ampliar la red y así apoyarse y defenderse entre ellos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X