Crédito fotografía: 
Bastián Salfate
Dirigentes sociales y la comunidad dan su punto de vista sobre lo ocurrido en el último mes y coinciden en que Chile no volverá a ser el mismo. En general destacan como un primer avance que se haya llegado a un acuerdo para una nueva constitución, pero dejan como gran punto negro los daños oculares con balines por parte de Carabineros y violaciones a los derechos humanos, los desmanes, robos, ataques a la ciudad y el vandalismo.

Al cumplirse un mes del estallido social, el que se inició el18 de octubre pasado, la comunidad y dirigentes sociales se refieren a lo bueno y lo malo de este levantamiento cuyas manifestaciones han disminuyendo, como también los actos vandálicos, una vez que se alcanzó un acuerdo de una nueva constitución, aunque todos no comparten totalmente lo acordado.

Claudia Carrasco es madre de dos hijos y además de realizar labores en casas particulares durante la semana, los sábados y domingo comercializa empanadas y pan amasado para sostener el hogar.

A un mes del estallido social, dice que  “me parece bien que se haya acordado hacer una nueva constitución, una que nos represente a todos, yo creí que nunca se cambiaría. Lo malo son los robos y los daños que se le hacen a la ciudad, da pena que hayan asaltado locales comerciales de gente que no son grandes empresarios, pero también es harto feo tanta gente que perdió un ojo por los disparos de carabineros”.

Ismael Fuentes comparte que se haya tomado la decisión de una nueva constitución, “pero tengo mis dudas si va a ser tan participativa como dicen. Tengo 54 años y me crié en dictadura, por lo que la constitución del 80 no me representa. Yo lamento que se haya tenido que destruir casi todo el país para que se pusieran de acuerdo para cambiarla. Lo peor que ha ocurrido en este mes es la represión policial y los ataques a muchas personas que se manifestaban pacíficamente. No estoy de acuerdo con tanto destrozo ni con los encapuchados, pero tampoco con que se les dispare en la cara a las personas”.

Linda ciudad

Domingo Salinas dice que “lo peor de todas estas marchas ha sido las personas heridas y los saqueos, no puede ser que una ciudad tan linda como La Serena le hayan provocado tanta destrucción. Las esculturas de la Avenida de Aguirre están todas dañadas, eso es vandalismo puro, no me gusta que hayan hecho tanto daño ni que robaran en el comercio, ahora todos los locales están tapados con lata y fierro, se ven horrible los locales cubiertos así”.

“Lo peor que he visto durante las marchas es que los encapuchados y mucho lumpen haya actuado libremente y botara todos los semáforos. Las cámaras de seguridad las botaron para poder actuar con impunidad y saquear los locales comerciales”, plantea María Lepe, quien se muestra contraria a una nueva constitución, “a la que tenemos ya se le han hecho suficientes cambios, no había para qué cambiarla”, opina.

De dulce y agraz

Jaime Ramírez, presidente de la Central Unica de Trabajadores Elqui, CUT, precisa que este mes ha sido de dulce y agraz y explica que es esperanzador ver a la gente movilizada en las calles por demandas sociales, cómo despertó y se hace parte de un proceso histórico.

“Eso es muy positivo y también es positivo los pocos avances que ha habido, se ha ido corriendo un poco el cerco. El hecho que la clase política esté reconociendo que es necesario hacer una nueva constitución, el detalle, la forma y todo lo demás se discutirá después, pero ya por lo menos se avanzó un poco en eso. Ha habido algunas señales de la clase política de que están entendiendo algo de lo que se está planteando en la calle”.

Más adelante señala que lo amargo “es la cantidad de víctimas que ha dejado esta movilización, la represión criminal por parte de las fuerzas del gobierno, más de 20 muertes en un mes de movilización, las violaciones a los derechos humanos”.

De todas formas el dirigente plantea que sobre lo que se ha avanzado aún no se ha logrado nada, “se centró todo el tema en el plebiscito para una nueva constitución, pero todavía no se ha dicho nada concreto sobre el tema  que está planteando la gente, de salud, de educación, de los salarios, el tema de las pensiones, donde es irrisorio lo que se está planteando”.

Los más afectados

El presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo, Fernando Guzmán, plantea que en el balance  a un mes de las movilizaciones, es el comercio el que más ha perdido. 

Explica que si bien Coquimbo no fue la ciudad con más locales saqueados, señala que el daño ha estado en la baja de las ventas, las que se venían produciendo de antes por las obras en el centro de la ciudad.

El dirigente del comercio indica que las barricadas todos los días obstruían  el ingreso a la ciudad. “Las marchas no hicieron daño, pero cada vez que pasaba una se iban los clientes y se producía la no venta”.

Las ciudades

Las ciudades también recibieron daños, como el caso de La Serena, que es la con más esculturas dañadas de todo el  país.

Sobre esto el alcalde Roberto Jacob dijo que desde el punto de vista de lo social, se están logrando algunas cosas y también es positivo una nueva constitución. Son cosas que se van a ir consiguiendo de a poco y sobre eso habrá resultados para la comunidad.

“Para nosotros como ciudad no ha sido muy bueno, porque hemos recibido el destrozo del mobiliario público, semáforos, cámaras de vigilancia y  las esculturas, lo que va a demorar mucho en recuperarse, somos la ciudad más afectada en el país con estos efectos”, dijo.

Añadió que “nadie se opone a que se manifiesten, pero que  se vaya terminando con los vándalos y el actuar de los encapuchados, porque a final los destrozos los pagamos todos los contribuyentes”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X