• Madres adolescentes, esfuerzo entre cuadernos y pañales
    Madres adolescentes, esfuerzo entre cuadernos y pañales
La maternidad es una de las experiencias más satisfactorias para la mujer, pero a la vez, tremendamente demandante. Especialmente en una sociedad que otorga a la madre la responsabilidad casi exclusiva de la crianza y educación de niños y niñas

Según el Ministerio de Salud, un 15,5% del total de embarazos en Chile corresponden a madres adolescentes, variando desde los 10 hasta los 19 años de edad, quienes deciden vivir su maternidad a pesar de que aún cursan su etapa escolar, y la mayoría de ellas son parte del sector más vulnerable de la población.
En tanto, Coquimbo es una de las regiones con mayor tasa de embarazo adolescente a nivel país con un 18,9% según el mismo MINSAL. Donde es frecuente que las madres dejen sus estudios, lo que dificulta la posibilidad de tener una profesión y un trabajo que les permita salir adelante junto a sus hijos, por lo cual decidimos conocer la realidad de algunas jóvenes que luchan por convivir entre “cuadernos y pañales”.
Concurrimos al liceo Fernando Binvignat Marín ubicado en Tierras Blancas, recinto que fue pionero el año 2007 en implementar el sistema de sala cuna para los hijos(as) de sus estudiantes y donde accedimos a conversar con madres adolescentes, que hoy ven con orgullo sus capacidades para cumplir el doble rol de mamá y alumna.
Así, nos sentamos a conversar con Valeria Guerra, estudiante de 17 años, quien actualmente cursa el segundo medio de la especialidad de secretariado y concurre cada día junto a su hija de algo más de un año al establecimiento. La adolescente relató sus experiencias al ser madre, señalando que “un hijo para mí siempre es un regalo, en principio es complicado pero después uno se acostumbra, tuve que cambiar mi forma de ser y especialmente comenzar a madurar, posiblemente me salté algunas etapas, pero uno debe asumir lo que hace. Claramente se deben compatibilizar los estudios con mi pequeña, esa es la mayor dificultad.

Apoyo familiar

El tema del embarazo adolescente debe ser enfrentado tanto por las menores como por su entorno familiar, donde muchas veces existen complicaciones y otras no. Con respecto a su contexto familiar, Valeria manifestó que “creo que tuve mucha suerte, ya que mi familia jamás me dio la espalda, como les sucede a muchas otras madres adolescentes que son corridas de sus casas. A todas aquellas adolescentes que estén en una situación de embarazo o ya son madres, les quiero decir que lo más importante son sus hijos y va en cada persona la responsabilidad que tengan con ellos, personalmente creo que los estudios y ser mamá se puede si uno lo quiere”.
Por su parte, para Claudia Huamán, estudiante 17 años a portas de completar su enseñanza media, comentó que “en mi familia el tema fue muy complicado, tuve muchos problemas con mi mamá, pero por suerte mi papá me brindó su apoyo para poder salir adelante. Ahora solo espero hacerme responsable de mi vida para poder entregarle una familia como se debe a mi hija, junto a su padre.
“El entorno cercano de cada una de nosotras es fundamental para que adquiramos una mayor responsabilidad, ya que muchas veces los hijos son criados por los padres de uno mismo, lo cual no es lo más recomendable, ya que aun siendo menores de edad debemos asumir nuestros actos. Estamos conscientes de que esta es nuestra lucha y debemos ganarla para estudiar y lograr un mejor futuro aunque existan dificultades.

Apoyo para continuar los estudios

Si bien la familia cumple un rol esencial en la contención de las madres adolescentes, el establecimiento educativo en el cual cursan su educación también es un factor preponderante.
Como se mencionó con anterioridad, el liceo Fernando Binvignat Marín de Tierras Blancas, desde el 2007 impulsó la implementación de una sala cuna al interior de su establecimiento, a cual cuenta con una capacidad para prestar atención a 15 menores, bajo el cuidado de personal calificado, a lo cual se suman estudiantes del mismo recinto que cursan la especialidad de auxiliar de párvulos.
Al respecto, Cecilia Aguirre, educadora y encargada de la sala cuna del establecimiento educativo afirmó que “esta sala cuna corresponde a la modalidad PEC (para que estudie contigo) y es la única en la comuna de Coquimbo, ya que existen dos más en La Serena. El principal enfoque es ayudar a las madres adolescentes para que continúen con sus estudios, prestando el servicio desde las 07:45 hasta las 17:30 horas, donde nosotros ofrecemos un servicio gratuito e integral.
“Estas prestaciones son financiadas por medio de trasferencia de fondos, siendo administrada por el Departamento de Educación Municipal, con los recursos que otorga la Junji. Este recinto además permite a las alumnas que cursan su formación técnica en párvulos en el mismo recinto, pueden realizar sus prácticas en el mismo lugar, lo cual es un plus más para ellas”.
Además, la encargada recalcó que se trabaja bastante el vínculo afectivo entre las adolescentes y sus hijos, además de charlas de tipo familiar e individual, con el fin de entregar un apoyo íntegro a quienes lo requieran.
En este contexto, desde Junji, la directora Regional (s) María de Los Ángeles Burr, ante la implementación de salas cunas y jardines infantiles en ayuda de las madres estudiantes adolescentes, sostuvo que “las salas cuna al interior de los liceos o colegios son una tremenda ayuda a las madres y padres adolescentes, nosotros en la región tenemos varias implementadas y la verdad es que siempre está la posibilidad de abrir más, pues no podemos hacer oídos sordos a una realidad que es el embarazo adolescente.
“En la Región de Coquimbo tenemos 5 salas cuna PEC implementadas, dos en La Serena, una en Coquimbo, una en Paihuano y una en Los Vilos, y tenemos contemplada la próxima inauguración de una nueva sala cuna, esta vez en el Liceo de Niñas de La Serena”.
Además, la autoridad señaló que La ley chilena garantiza la no expulsión del sistema de las estudiantes embarazadas. Por ello la JUNJI implementó el programa educativo PEC para educar, proteger y cuidar a niños y niñas hijos de madres y padres adolescentes con el fin de que éstos no deserten del sistema escolar.

Labor del Sernam

Los lineamientos públicos ante el aumento del embarazo adolescente llevo a Sernam a implementar el programa Mujer y Maternidad (M y M), en el cual se encuentra inserto el plan de Atención a Madres Adolescentes (AMA) que es ejecutado, en este caso, por la Municipalidad de Coquimbo, que cuenta con un equipo de profesionales que atienden tanto con talleres en las oficinas de Dideco como atenciones a domicilios (monitores, socióloga, matrona, enfermera, asistente social, orientadora familiar).
El programa “Maternidad Adolescente”, tiene entre sus objetivos intervenir con miras a la reinserción escolar y social, asegurar el buen cuidado de sus hijos y la sana construcción de vinculo y apego, contribuir a la prevención de un segundo embarazo, apoyar la construcción de un proyecto de vida y contribuir al ejercicio de la corresponsabilidad, integrando al padre en los procesos de embarazo, parto, crianza y educación de los menores.
Al respecto, la directora regional del Servicio Nacional de la Mujer, Francesca Figari, señaló “desde el año 2011 que nuestro gobierno se ha preocupado y ocupado de dar respuesta a las adolescentes ya embarazadas en nuestra región y país. Lo único que deseamos es apoyar la maternidad, a las madres que se encuentran en situaciones complejas ligadas desde el período de gestación en adelante, con el fin de ofrecerles información, orientación, apoyo, acompañamiento, derivación vinculada y atención psicosocial presencial. Jóvenes que por no tener un proyecto de vida u oportunidades, muchas veces optan por la maternidad, pero quienes son el futuro de nuestro país son los que más necesitan apoyo, y Sernam siempre se los entregará”
Estos esfuerzos son valiosos y han significado un gran avance, sin embargo no han logrado dar completa cuenta de la diversidad y complejidad del fenómeno de la maternidad y su valor para la sociedad. Hoy, los desafíos que enfrentan las mujeres en el ejercicio de la maternidad, son distintos con respecto a una o dos décadas atrás. Actualmente, estas deben encarar presiones familiares, laborales y económicas cada vez mayores, evolución que no ha ido de la mano con la corresponsabilidad y visualización del hombre, por parte de nuestra sociedad, en su rol paterno complementario salvo en determinadas excepciones.

Ranking de embarazo adolescente

Chile presenta una tasa baja de embarazo juvenil en comparación con los países de la región, ya que se encuentra en la posición 16 del ranking. Nicaragua, Honduras y Ecuador tienen la mayor cantidad de embarazos adolescentes de Latinoamérica con 20%, 18,3% y 17% respectivamente.

Acceso a la ayuda del Sernam 

Para acceder al programa “Maternidad Adolescente”, se debe contactar al 800 520 100, cuyo llamad gratuito y confidencial, donde un equipo de profesionales responderán las inquietudes de las adolescentes en esta etapa, además de brindar apoyo en la relación con la familia, contribuyendo además a la preparación para la llegada de sus hijos (as). También se puede contar con el centro de Atención a Madres Adolescentes (AMA) que funciona en las oficinas de DIDECO Coquimbo, o simplemente dirigirse a Sernam regional.
 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

Vida Hogar

 

 

X