Crédito fotografía: 
Cedida/ Referencial
Las alertas por eventos no permitidos o que atentan contra las medidas sanitarias siguen aumentando en la zona. Existe preocupación por aquellas comunas que hoy retroceden de fase, ya que concentran una gran cantidad de llamadas, siendo las reuniones sociales y los ruidos molestos las principales inquietudes que advierten los vecinos a través de la línea telefónica que habilitó el Minsal.

Las medidas sanitarias “no se están cumpliendo”, dijo ayer el seremi de Salud, Alejandro García, en un momento complejo para la Región de Coquimbo desde el punto de vista epidemiológico, puesto que sumó su séptimo día consecutivo con más de cien casos de covid-19.

Hoy, varias comunas retroceden en el Plan Paso a Paso, generando un reenfoque en las estrategias que se estaban realizando. La Serena, Coquimbo y Los Vilos comenzarán a tener cuarentena los fines de semana y festivos, entre otras restricciones que contempla la Fase 2.

Uno de los tantos desafíos será fiscalizar el cumplimiento de estas y para eso -considerando que de ahora en adelante las reuniones particulares tendrán un aforo máximo de 5 personas- la Seremi de Salud recuerda la línea telefónica para denunciar fiestas clandestinas o eventos masivos.

Si bien en la zona no se han registrado hechos emblemáticos como en Zapallar, en la Región de Valparaíso, desde la implementación del fono, en diciembre del año pasado, se han registrado una serie de alertas, siendo las comunas de La Serena, Coquimbo, Ovalle y Los Vilos los territorios que mayor número concentran.

En lo que va del año, 220 llamadas se han recepcionado en la línea de denuncia y sólo se han cursado dos sumarios sanitarios. En cuanto a detenidos, desde Carabineros indicaron que no hay registro de infractores por incumplir las normas sanitarias dispuestas en el artículo 318 del Código Penal.

 

Actividades denunciadas

El servicio del +569 3955 4527, que opera 24/7, tiene como objetivo combatir las fiestas clandestinas, por el riesgo de contagio que implican, y para eso las denuncias de los ciudadanos frente a reuniones que sobrepasan el aforo establecido, eventos sociales no permitidos y “carretes”, es clave.

Previo a la creación del fono, las alertas se enfocaban en sectores como Coquimbito, Punta Teatinos, Valle de Elqui, Pan de azúcar y, en general, lugares más apartados del radio urbano. Hoy, y según cifras proporcionadas por la Seremi de Salud, estas radican en Las Compañías, Punta Mira, Guayacán, La Herradura, Villa Margarita, Cerro Grande, La Cantera, Complejo Las Tacas, centro de La Serena, Bosque San Carlos, La Florida, La Rinconada, Peñuelas Oriente, San Joaquín, El Sauce, Totoralillo y Las Rojas.

En cuanto a las denuncias por comunas, Coquimbo lidera la lista con 89, sigue la capital regional con 85, Ovalle con 14, Los Vilos con 4, Vicuña con 3, Salamanca con 3, Illapel con 2, Monte Patria con 2, Punitaqui con 2, Andacollo con 1 y Rio Hurtado con 1.

Sobre las actividades más denunciadas, son las fiestas en casas particulares las que llegan a 99, en segundo lugar los ruidos molestos con 68 alertas, continúan las actividades en la calle y lugares públicos después de toque de queda con 14 y sólo 1 por incumplimiento en culto religioso. A ellas también se suman 38 denuncias sin clasificar.

 

Diferencia importante

Los sumarios sanitarios son efectuados por la Seremi de Salud motivados por denuncias, infracciones detectadas in situ o por oficio. Luego se levanta un acta y comienza una investigación y revisión de documentos, posteriormente las personas involucradas reciben una notificación con un plazo para presentar argumentos. Tras esto, la autoridad sanitaria procede a definir el caso y las multas correspondientes, las que varían entre $150 mil a $30 millones de pesos.

Por otro lado, están las infracciones al artículo 318 del Código Penal. En este caso, quienes sean sorprendidos al realizar o asistir a una fiesta clandestina o cualquier otra actividad que atente contra las normas para combatir la emergencia, arriesgan penas privativas de libertad, además de multas que pueden superar los $50 millones de pesos.

En la medida que avanza la temporada estival, las fiestas clandestinas aumentan. De hecho, el Gobierno prepara una campaña dirigida a los jóvenes para frenar la realización de estos eventos. Incluso el propio ministro del Interior, Rodrigo Delgado, planteó que quienes infrinjan las medidas sanitarias en eventos ilegales trabajen como voluntarios en actividades relacionadas a la prevención del covid.

La postura del secretario de Estado generó aversión en algunos sectores quienes cuestionaron el eventual desempeño de los infractores. A la fecha no se han anunciado cambios, eso sí, hay una moción, que se encuentra en primer trámite constitucional, que busca modificar el Código Penal e incorporar como agravante al delito del 318, la concurrencia a actividades festivas de diverso tipo, prohibidas por la autoridad sanitaria.  

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X