Crédito fotografía: 
Cedida
Alfredo Villagrán, director regional de la institución, recalcó que el servicio ha debido trabajar bajo un sistema de turnos para mantener la atención al público. Aclara también el rol que tienen frente a las cifras de fallecimientos. “Somos una institución de carácter registral, no estadístico”, afirma

Uno de los servicios más recurridos por la población es el Registro Civil, el que ha debido modificar su estructura de trabajo de tal forma de mantener la atención. Un sistema de turnos ha sido la mejor opción establecida por la dirección regional, en los actuales meses de pandemia de coronavirus.

El director del Registro Civil en la región de Coquimbo, Alfredo Villagrán, explica que “desde el comienzo de la pandemia, prácticamente, no hemos detenido nuestra atención y, muy por el contrario, nos hemos mantenido porque este es un servicio estratégico y muy necesario para toda la comunidad”.

Villagran recalca que, al igual que otras instituciones del Estado, el Registro Civil ha efectuado una adaptación en sus procedimientos de tal forma de permitir la continuidad de los servicios. El objetivo de mantener la atención al público enfrentó un escollo a mediados de junio cuando dos funcionarios de la Oficina de La Serena resultaron positivos de Covid-19, hecho que activó los protocolos sanitarios y obligó el cierre temporal de las dependencias.

En la actualidad, en las tres oficinas más importantes de la región (La Serena, Coquimbo y Ovalle) se trabaja con una modalidad de turnos rotativos. “Mientras un porcentaje de los funcionarios está en atención a público, el otro permanece en sus casas, de tal manera que si se produce algún problema en alguno de ellos, existe un turno de reemplazo”, indica.

“Sabemos que este es un trabajo bastante complejo porque estamos expuestos  a contagiarnos con el virus por el hecho de atender a una cantidad importante de público (...) sin embargo, en términos generales hemos cumplido con todos los requerimientos de la comunidad especialmente con lo que dice relación con los productos más necesarios como la clave única, que ha tenido una demanda extremadamente alta, por una razón: las personas deben contar con este instrumento para poder acceder a todos los beneficios que el Estado está ofreciendo”.

Durante los meses de pandemia, el Registro Civil también ha desarrollado operativos en terreno brindando atención en juntas de vecinos, clubes de adulto mayor y personas postradas en sus casas.

¿Cómo ha operado el registro de personas fallecidas, un tema sensible en la actualidad por la presencia del Covid-19?

“Primero, quiero aclarar que el Registro Civil no es una institución de carácter estadístico. Las estadísticas de la mortalidad que se producen en el país y las causales por las cuales las personas fallecen están a cargo de otros estamentos. Somos una institución de carácter registral, es decir, registramos las causales de fallecimiento de acuerdo al certificado que otorga el médico que constató la muerte de la persona. Nosotros no estamos facultados ni tenemos las atribuciones para los efectos de impugnar una causal de fallecimiento”.

Pero, ¿se ha modificado la función durante los meses de pandemia?

“Lo que ha hecho el Registro Civil en coordinación básicamente con otros órganos del Estado, en este caso la Autoridad Sanitaria y con el Servicio Médico Legal, es establecer los estándares bajo los cuales se efectuarán las inscripciones de defunción. Así, el médico que otorga el certificado puede agregar cierta expresión. Si, por ejemplo, la persona falleció de un ataque al corazón, pero se tiene la sospecha que pudo haber tenido el Covid-19, queda registrado en los certificados.  Esa ha sido la gran variación que ha habido, pero a nosotros como Registro Civil lo que nos compete es indicar la causa de muerte informada por el médico.

¿Qué ha sucedido con las ceremonias de matrimonio o Acuerdo de Unión Civil?

“En la región, no hemos dejado de celebrar matrimonios. Si suspendimos la celebración de matrimonios en otros lugares que no sean nuestras oficinas por disposición de la Autoridad Sanitaria, pero sí seguimos agendando y celebrando en nuestras propias oficinas bajo ciertas reglas y normas que nos impone la Autoridad Sanitaria en relación a la aglomeración de personas. Tiempo atrás solo se permitía la presencia de cinco personas: el oficial del Registro Civil, los dos testigos y los contrayentes. Hoy de acuerdo a las nuevas disposiciones es posible tener hasta diez personas en una sala de matrimonio, es decir, además de los ya anunciados otros cinco invitados”.

 ¿Hay menos personas contrayendo el vínculo del matrimonio?

“Es efectivo. Ha existido una disminución, probablemente por la contingencia, muchas personas han optado por postergar este acto solemne básicamente porque muchas veces no pueden celebrarlo como quisieran, es decir, no pueden tener su fiesta ni invitados y por lo tanto deciden postergarlo. Se ha producido una disminución de un 50% en relación a un año normal. Por ejemplo durante el mes de junio en toda la región tuvimos entre 12 y 14 matrimonios, lo que en un año normal eran 36-38 matrimonios, lo que indica que ha habido una disminución considerable”.

En diciembre del año pasado, se promulgó la ley de identidad de género. Al respecto, ¿Se sigue efectuando el trámite de cambio de sexo registral?

“Nosotros también estamos realizando este trámite en la región. Tal como lo indica la ley 21.120 de cambio de sexo se acepta la comparecencia del interesado y dos testigos y no se permite que hayan otras personas dentro de la sala de audiencias. En algún minuto se llegó a señalar que el Registro Civil no estaba efectuando esta ceremonia y hubo toda una controversia, pero el tema se solucionó. Hoy la solicitud para el cambio de sexo registral se centralizó y es posible que una persona a través de nuestra página web  (www.registrocivil.cl) pueda agendar una hora. A nosotros, como región, desde el nivel central nos llega la información de las solicitudes de cambio de sexo registral, como de los matrimonios”.

¿De qué forma la digitalización de los servicios que entrega el Registro Civil ha permitido descongestionar las filas en las oficinas de la región?

“En la actualidad, prácticamente la totalidad de nuestros certificados se pueden obtener a través de la página web en forma gratuita y solo quedan algunos trámites que se deben efectuar en forma presencial. La gran mayoría de las actuaciones, las podemos hacer virtualmente, así que es importante también llamar a la comunidad y decirles que ojalá ellos pudieran ocupar estos canales. Muchas veces las personas se aglomeran en las oficinas y no utilizan los canales digitales disponibles”

“Hay otras actuaciones que son necesariamente más complejas y que necesariamente deben hacerse en la oficina como la clave única, un elemento indispensable para hacer muchas actuaciones como la obtención de beneficios estatales que tienen relación con esta contingencia. Lamentablemente este trámite no lo hemos podido implementar de manera virtual por un tema tecnológico. Se puede tramitar en la oficina o en los tótem digitales que están ubicados en la región. Se trata básicamente de un trámite muy personal, es un elemento personal e intransferible y por lo tanto no es posible permitirle a un tercero que pueda sacar la clave digital, salvo excepciones muy específicas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día