• En distintos países del mundo los científicos trabajan apuradamente para encontrar una vacuna contra el Coronavirus (foto referencial).
    En distintos países del mundo los científicos trabajan apuradamente para encontrar una vacuna contra el Coronavirus (foto referencial).
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
En general desconfían de lo que le van a inocular y de los efectos negativos que podría tener en su organismo. Pero a pesar de estas posturas en el mes de agosto se probará un antídoto proveniente de China para lo cual se necesitarán tres mil voluntarios.

El ministro de Salud, Enrique Paris, informó hace algunos días que en Chile se probará una vacuna preparada en los laboratorios chinos que busca frenar el avance del coronavirus, la que será probada con 3 mil voluntarios y voluntarias.

Entre otros datos que se han entregado desde el gobierno es que para que una vacuna llegue al mercado, se requiere de varias etapas. En la preclínica se realizan pruebas en el laboratorio y en modelo animal. En la clínica se evalúa la seguridad, las dosis y la eficacia. La última etapa, después de demostrar que es segura, es la fase 3, en la que participará Chile, inoculando a tes mil voluntarios.

También han mencionado que nuestro país ya ha participado en ensayos de las vacunas contra el rotavirus y la influenza, por lo que Chile tiene  trayectoria y buen reconocimiento internacional del trabajo que realiza la comunidad científica local y es reconocida como confiable.

La vacuna a probar

La vacuna que se probaré en Chile es la denominada “coronavac”, que es la que está más avanzada y que lleva adelante la farmacéutica china Sinovac Biotech.

Pero más allá de los avances en los estudios en unas 160 vacunas que científicos del mundo llevan adelante, ¿cómo reacciona la comunidad local frente a la posibilidad de ser voluntario para estas pruebas?

En términos generales, la mayoría se inclina por no ser voluntarios y manifiesta una serie de temores ante la posibilidad de ser inoculado con una vacuna experimental.

Consultamos a vecinos y a dirigentes sociales de distintos ámbitos y en más de un 90% se manifestó de manera negativa ante la posibilidad de  prestarse voluntariamente para la prueba.

Por ejemplo, el presidente regional de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Jaime Ramírez, dice que “yo personalmente no, porque tengo muchas dudas al respecto pero tengo una opinión formada de que esta es una cuestión creada y todo esto es parte del show. Además, que podría acarrear efectos negativos”.

“Yo personalmente no, porque tengo muchas dudas al respecto pero tengo una opinión formada de que esta es una cuestión creada y todo esto es parte del show”.  Jaime Ramírez, presidente del regional Elqui de la CUT.

Agrega que hay una suerte de conspiración detrás de esto y cree que la vacuna ya existe y no la quieren dar a conocer.

Por otra parte, Pascual Aguilera, dirigente nacional y representante de los jibieros de la zona, también se manifiesta negativamente frente a la posibilidad de ser voluntario.

“No, no quiero nada con vacunas, ni menos cuando todavía no está comprobado nada, no me inspira ninguna confianza”.

También cree que de ser parte de este experimento le podría traer efectos negativos. “No sería voluntario bajo ningún punto”, dice.

Una postura distinta tiene Magaly Palma, contadora de una empresa local, quien señala que no tendría problemas en estos momentos para ser una de las tres mil voluntarias.

“No, no quiero nada con vacunas, ni menos cuando todavía no está comprobado nada, no me inspira ninguna confianza”. Pascual Aguilera, dirigente nacional de los jibieros.

“Yo estoy dispuesta, porque en una situación como la que estamos viviendo hay que hacer todo, pero todo para encontrar un medicamento que pare la pandemia. Además, por lo que me he informado, cuando se comienza a probar en las personas es porque no le va a provocar un daño irreversible, porque ha pasado las pruebas de los laboratorios y las personas son la última etapa”, indica la profesional.

Soledad Morales, delegada del sindicato de trabajadores de la empresa Demarco, se muestra desconfiada frente a una situación de acceder voluntariamente a la inoculación de una vacuna experimental.

Tras ser consultada contesta  que no lo haría. “No,  porque me da miedo, ya que no se sabe qué es lo que me van a inyectar, porque dicen que inyectan el virus primero y después el antídoto, así que no aceptaría eso, no hay posibilidad”.

“Yo estoy dispuesta, porque en una situación como la que estamos viviendo hay que hacer todo, pero todo para encontrar un medicamento que pare la pandemia”. Magaly Palma, contadora.

En Guanaqueros

La presidenta del Comité de Vivienda El Mirador de Guanaqueros, Elena Ángel,  se muestra dubitativa y luego contesta negativamente. “No, porque  es experimental. Tampoco sería voluntaria porque me cuido harto, ni he salido. Tengo varias enfermedades, igual creo que puede afectar en la salud por eso en principio no lo haría. A no ser que estuviera contagiada con el Covid y estuviera muy grave, ahí lo haría, pero si no lo tengo, para qué”.

Marcelo Ponce, conductor de colectivos, quien reside en Coquimbo, se  manifiesta favorable a ofrecerse como voluntario para una vacuna experimental contra el Corobavirus. “no tendría ningún problema, para hacerle frente a esta pandemia todos tenemos que colaborar, si no nos unimos es difícil que le ganemos. Pienso que si te ponen una vacuna y no resulta te puedes contagiar, pero si es efectiva quedarías inmune, además que los científicos se aseguran de que no haga un gran daño”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital