• El diputado Pedro Velásquez negó las acusaciones por acoso sexual y aseguró que se trata de "una revancha"
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Tras conocerse de una denuncia por acoso sexual, presentada por un extrabajador de su equipo territorial de Illapel, el parlamentario salió a desmentir las acusaciones, asegurando que se trata de “una revancha” o una “operación política”. Los hechos están siendo investigados bajo el protocolo de Acoso Sexual del Congreso, de la mano de la diputada Gael Yeomans en calidad de fiscal.

Este martes Congreso Nacional se remeció luego de que saliera a la luz el caso de la primera denuncia de acoso sexual presentada desde que, en enero, se aprobara el “Protocolo de Prevención y Sanción del Acoso Sexual”, que busca sancionar conductas de esta naturaleza al interior del órgano legislativo.  

El caso involucra al diputado por Coquimbo, de la Federación Regionalista Verde Social, Pedro Velásquez, quien está siendo investigado en este contexto, luego de la imputación presentada a través de la Comisión de Régimen Interno, por parte de un funcionario que fue parte de su equipo territorial en la comuna de Illapel.

El parlamentario se enteró en la mañana del caso que lo tiene como protagonista y hasta que conversó con diario El Día, pasadas las 19:00 horas, aseguraba no haber sido notificado de un proceso en su contra, y pese a que aún se desconoce el detalle de la acusación, negó desde el primer minuto haber cometido un acoso sexual.

14 meses llevaba trabajando el denunciante en el equipo de Velásquez cuando fue despedido, tras revelarse sus antecedentes penales.

Así lo manifestó en conferencia de prensa desde el Congreso y lo ratificó con nuestro medio, entregando el contexto en el que se empleó al denunciante y las razones de su despido en el mes de julio, hecho al que atribuye la denuncia, que para Velásquez representa una “revancha” e incluso, una maniobra política en su contra.

Pese a que el espíritu del protocolo es erradicar este tipo de conductas, mientras se protege al denunciante, causó sorpresa que se revelara que el trabajador involucrado es hijo del exgobernador de la Provincia de Elqui, Américo Giovine, y que tendría varios antecedentes penales que habrían justificado que le pidiera la renuncia.

¿Cómo se enteró de la denuncia?

“Me enteré en la mañana llegando al subterráneo del Congreso, subiendo las escaleras, me encuentro con que estaba la prensa, que me empieza a preguntar, sin yo saber de qué se trataba y me entero por terceros que se había activado el protocolo de acoso sexual, por parte de un trabajador territorial de Illapel, acusación de la cual no he sido notificado y tampoco tenía conocimiento sobre de qué se me acusa. Es muy extraño y preocupante porque uno no tiene posibilidad de saber de qué se trata o de que te están acusando”.

¿Cuál era la relación de trabajo con el denunciante?

“Él trabajaba como encargado territorial, bajo las ordenes de otros funcionarios en illapel. Se presentó como hijo del exgobernador de Elqui Américo Giovine y me solicita poder conversar de un tema muy delicado que le estaba ocurriendo. Lo recibí y me dijo que su hija había sido abusada por la pareja de su exconviviente y me cuenta toda una historia de mucho dolor y de impacto. Pide, en la práctica, la posibilidad de trabajar para tener un contrato de trabajo que le permita demostrar al Tribunal de Familia que tiene como sustentar a su hija. Está por cumplir los 40 años y por el apellido pensé que era la persona indicada y se inició este proceso, trabajando como encargado del área del deporte, visitando a las juntas de vecinos. En el mes de marzo y abril todo normal”.

¿Cómo salieron a la luz los otros antecedentes que mencionó?

“Me llamaron para preguntarme por qué había empleado a esta persona, si acaso yo no sabía lo delincuente que era. Me hacen llegar un correo con expedientes sobre este señor, en el cual me encuentro con la gran sorpresa de que el Tribunal había determinado quitarle las hijas hasta los 18 años de edad, producto de su comportamiento psicológico (…) inventa historias con datos, fechas, grabaciones, con todo. Cuando me llegan los antecedentes, tenía desde robo, hurtos, violación a una mayor de 14, violencia intrafamiliar, consumo de drogas. Lo llamo y le digo que tiene que renunciar, porque con un pasado demasiado fuerte no lo podía tener trabajando como funcionario de la Cámara”.

¿Él accedió a renunciar?

“Él lo que hizo fue dilatar el tema, mandaba mensajes de amenazas, de que no lo podían sacar. Pasó el mes de mayo, no mandó la carta de renuncia voluntaria, se acercó julio, tampoco lo hizo y empezó a amenazar a la secretaria y finalmente se le puso término al contrato en el mes de julio”.

¿Por qué no conoció anteriormente esos antecedentes, al momento de emplearlo?

“Cuando se contrata a una persona uno lo que le pide es su curriculum, los antecedentes de conducta, pero posteriormente todos antecedentes pasan a la Cámara de Diputados, quienes son los que contratan. No teníamos conocimiento de esos antecedentes”.

¿Qué contacto tenía con él en medio de su trabajo?

“No tenía mayor contacto con él, porque él estaba en Illapel y es muy poco lo que yo viajo a la zona, él estaba a cargo del jefe gabinete, por lo que no había mayor comunicación. Tuvimos en más de alguna oportunidad problemas, porque el jefe de gabinete me indicaba que no iba a trabajar, se embriagaba, o se descompensaba, y al final me vienen a decir lo demás en el mes de marzo”.

Regularmente no tenía mayor contacto, pero ¿pudo haberse producido un contexto en el que se encontraran, en el que él pueda sustentar una denuncia de acoso?

“Prácticamente no tengo contacto con él a no ser que yo vaya al lugar. Si voy a una comuna me relaciono con el jefe de gabinete. De tener algún tipo de acercamiento, no. Yo lo entiendo de dos formas: primero como una rencilla o una revancha hacia mi persona por el despido, pero tampoco descarto que puede haber un tema político de por medio”.

¿De parte de quién? Mencionó que es hijo de Américo Giovine ¿Sabía de contacto con otros políticos que puedan estar detrás?

“Cuando yo lo contraté a él, entre los antecedentes señala que es hijo de Américo Giovine, que en la actualidad es el encargado de relaciones exteriores del municipio de Coquimbo, y el junto con Patricio Reyes son las dos personas que protocolarmente reemplazan al alcalde. Yo no estoy por ningún motivo indicando que sea don Américo, a quien le tengo un profundo respeto, pero ha habido una serie de hechos en los que me han tratado de involucrar y yo no descarto que puedan existir terceras personas con la intención de generar este tipo de situaciones graves, porque gracias a Dios es una demanda por acoso, porque sería terrible que haya sido algo peor. Es un hombre mayor, tiene cinco hijos…”.

Lee También: "Exgobernador descarta montaje político en denuncia de su hijo contra diputado"

Mencionó que podría deberse a que su hijo se presenta a la alcaldía de Coquimbo…

“Desde el momento en que empezó a salir el nombre de Felipe Velásquez empezaron a haber situaciones que uno no se espera en democracia, pero ha sido constante. Primero el tema de la Cruz del Tercer Milenio, después el tema del Mercado Municipal, con lienzos y fotografías. Hay una serie de situaciones que da a pensar que hay un equipo de inteligencia, que no sabemos quién es, pero que esperamos llegar por las vías lícitas y tomar todas las medidas que nos permitan terminar con estas prácticas, porque el daño no solo lo tiene uno, sino también la familia”.

¿Cómo enfrenta el proceso? Ha recalcado que la acusación es falsa ¿Confía en que se determinará eso o teme sanciones?

“Tengo fe y confianza de que una vez más saldré favorecido y que la verdad tendrá que primar. No me arrepiento haber despedido a una persona que es violenta con las mujeres, sin contar las actitudes de tener una revancha y continuar como él quería. Fuera de llevar a cabo toda esta situación, yo desde el mes de marzo no lo he visto”.

¿Cómo lo enfrenta su familia?

“La verdad es que no he tenido contacto con ellos, tuve que participar en la sesión, tuvimos el punto de prensa para poder clarificar esta situación y no he podido contactar a mi familia, hasta que termine esta sesión, pero con mi familia hemos conversado permanentemente que en la actividad política hay que estar preparado para todo de lo que te puedan acusar”.

¿Y el resto de los diputados, cómo ha percibido el ambiente en el Congreso?

“Para mí ha sido muy tranquilizador, no todos los diputados, pero la gran mayoría, solidarizaron con mi persona y así también los funcionarios. Yo durante todos estos años jamás he tenido una acusación en la que pudiese estar involucrado. El único error que cometí fue contratar a esta persona, pensando en que le estaba haciendo un bien para ayudarlo en recuperar a sus hijas y era todo lo contrario”.

Investigación “con responsabilidad”

La encargada de investigar el primer proceso por acoso sexual con el “Protocolo de Prevención y Sanción del Acoso Sexual” es la diputada de Convergencia Social Gael Yeomans, en calidad de fiscal, quien deberá recabar todos los antecedentes para esclarecer el caso, que puede terminar en sanciones contra el parlamentario.

Yeomans recalcó la responsabilidad de estudiar el primer caso, reconociendo que el resultado puede significar “una señal para quien quiera hace uso de estas denuncias”, por lo que respondió con cautela las preguntas dirigidas a adelantar medidas cautelares y eventuales castigos al diputado Velásquez.

“Mi función en particular es llevar a cabo una investigación, recabar los datos y también poder tomar medidas cautelares en el plazo de 48 horas, y llevar a cabo esta investigación durante el plazo de 20 días hábiles. De ahí tengo que llevar los antecedentes a la Comisión de Régimen interno, quienes son los que van a tener que tomar la decisión de una sanción o una absolución”, indicó.

La fiscal señaló que “hoy (martes) estoy siendo notificada y estoy recabando los antecedentes, no puedo dar más detalles porque esto requiere resguardo de información (…) porque la garantía de este proceso es que podemos dar confianza y el respaldo a quienes son víctimas, para poder denunciar”.

En cuanto a las sanciones, dijo que “van desde amonestación y también multas”, sin embargo recalcó que “es importante que nos remitamos a llevar este proceso con los principios adecuados. Hay que asegurar que quien está denunciando, pueda dar testimonio fiel de lo que sucedió y eso va a ser parte importante”.

Gael Yeomans recalcó que el protocolo tuvo “muchas dificultades para salir finalmente aprobado, por lo que sostuvo que “Es importante, como es el primer caso, que llevemos esto con responsabilidad. Yo voy a ceñirme a lo que señala este protocolo, porque da garantías a que cualquier persona que quiera denunciar lo pueda hacer”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital