Crédito fotografía: 
El Día
A un mes de finalizar el calendario académico, el seremi Claudio Oyarzún se refirió a los últimos hechos de violencia registrados en algunos colegios de la región, pese a ello descartó la medida aunque dejó claro que la decisión radica exclusivamente en los directores y sostenedores de los recintos.

Veintidós días han transcurrido desde que estalló la crisis en Chile. A la fecha una serie de actividades como las cumbres de la COP25, Apec y la final de la Copa Libertadores han sido canceladas o reprogramadas debido al escenario de masivas manifestaciones registradas en distintas regiones, además de incidentes que terminan en enfrentamientos entre encapuchados y fuerzas policiales.

Ahora algunas comunidades educativas han pensado en la posibilidad de cerrar el año escolar anticipadamente, tal como lo hizo la municipalidad de Santiago con dos sus colegios emblemáticos, el Instituto Nacional Barros Arana y el Instituto Nacional.

Esto porque las manifestaciones han cambiado de rostro y los estudiantes secundarios han vuelto a tomar un rol protagónico en el movimiento social, luego de haber comenzado con las evasiones masivas en el Metro de Santiago detonando una crisis sin precedentes en el país.

Desde hace algunos días han regresado a las calles enarbolando consignas y demandas relacionadas principalmente con la educación. Se han organizado para salir de los colegios visitar otros establecimientos y llamar a sus pares a adherirse a las manifestaciones.

Este hecho en particular ha generado preocupación por parte de las distintas comunidades educativas, quienes han tomado algunas medidas de seguridad como flexibilizar el horario de ingreso y salida.

Sin embargo, los últimos hechos de violencia como los desmanes registrados en el Colegio Seminario Conciliar de La Serena o en el Liceo Politécnico de Ovalle, donde grupos de jóvenes destruyeron los ingresos para facilitar la salida de los estudiantes, han obligado a replantear la seguridad de aquellos que no quieren sumarse a protestar y además, la posibilidad de anticipar el cierre del año escolar.

Respuesta del ministerio de educación

El seremi de Educación, Claudio Oyarzún, junto al gobernador provincial de Elqui, Gonzalo Chacón, además de otros actores del sector de la educación, ofrecieron un punto de prensa ayer donde se aclaró que la decisión de cerrar anticipadamente el año escolar es de exclusiva facultad de los sostenedores y directores de los colegios. 

 “Nosotros hacemos un llamado que antes de adoptar esa medida deben analizar qué significa en términos académicos, ya que se debe cumplir con el 85% de la cobertura curricular y, el factor económico, como es la subvención escolar. Los sostenedores deben empoderarse de la información y estar al tanto, porque es una instancia muy excepcional. Nosotros lo que podemos hacer como ministerio es orientar ciertas cosas a través de las direcciones provinciales. Pero no es una resolución nuestra”, agregó el Oyarzún.

El secretario de la cartera de Educación detalló que los cuartos medios terminaron sus clases en la fecha estipulada por el calendario regional, el 30 de octubre y, que los únicos cambios que podrían sufrir serían trámites protocolares o administrativos y que la única modificación concreta es la fecha de rendición de la PSU que fue programada para el 2 y 3 de diciembre.

Clases medianamente normales

Además, Claudio Oyarzún dijo que las clases se han desarrollado de manera normal, al menos hasta el miércoles, ya que algunos colegios particulares subvencionados decidieron suspender las actividades hasta hoy, pero que se reincorporarán el lunes. De todos modos confesó que el escenario es muy variable y que puede cambiar día a día.

“En la región tenemos un escenario muy cercano a lo normal, hasta el miércoles teníamos un 100% de asistencia, excepto en cuatro recinto que modificaron la jornada por una información que habría puesto en riesgo la seguridad. En el resto de las comunas las clases son normales”, acotó.

Exponiendo su integridad

La autoridad también llamó a los padres y apoderados a orientar a los estudiantes, a generar instancias de debate y diálogo.

“Lamentamos que sean estudiantes los que estén en las calles exponiendo su integridad, no son tiempos fáciles. Hay que orientarlos y eso no se trata de invisibilizar el movimiento, pero hay que hacerlo por las vías democráticas, del dialogo, el respeto y la tolerancia y eso se debe enseñar en las escuelas y en las familias”, puntualizó.

Por último, Oyarzún aclaró que no existen estudiantes que hayan sido expulsados por salir a las calles y llama a ser responsables con la información que se comparte.

“Nosotros hablamos con el director regional de la Superintendencia de Educación y no hay estudiantes expulsados, para eso debe haber un proceso, una investigación y se necesitan revisar los protocolos y normas de los colegios, hasta este momento no hay nada”, concluyó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X