Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La operación “Torre de Control” permitió entrar a varios domicilios que formaban parte de una poderosa red. La Brigada Antinarcóticos y contra el Crimen Organizado de la PDI, con apoyo de contingente de operaciones especiales, permitió concretar esta acción. Hubo siete personas detenidas.

Un rudo despertar es el que tuvieron los habitantes del sector de Las Compañías, específicamente de los conocidos “Departamentos Rojos”, en calle Gaspar Marín, entre Nicaragua y Brasil. Muy temprano, se hizo notar el andar de una acción que se venía preparando por largo tiempo. Se trató de la operación “Torre de Control”, que buscaba dar un golpe de importancia para así intentar desbaratar a una banda que sembraba el miedo entre los vecinos y que tenía una importante cobertura en la capital regional.

Los detectives, tomando todos los resguardos correspondientes, procuraron ingresar hasta una de las torres de departamentos, donde se desplegaba una red muy sofisticada, para así impedir la acción policial y potencialmente, de bandas rivales. Lo más sorprendente, es que incluso un block contaba con una protección y una supervisión especial. “No cualquiera entra”, decían testigos de estas maniobras.

Sin embargo, la ardua investigación realizada por la policía civil, en forma metódica y sigilosa, permitió llegar hasta un espacio que parecía inexpugnable. En efecto, el nombre del procedimiento se debe a que el centro de operaciones se ubicaba en el último piso de una de las torres de los edificios ubicados en calle Gaspar Marín.

Utilizaban unas plataformas metálicas que estaban diseñadas para poder levantar y cubrir las ventanas que, según fuentes vinculadas a la policía, recibían disparos desde el exterior en forma constante. Los indicios de balaceras en las murallas y en los vidrios eran evidentes, por tanto la situación de peligrosidad por la acción de bandas rivales era preocupante.

En el lugar, fue hallado armamento y municiones, además de drogas correspondientes a cannabis y cocaína base.

Cabe señalar que los policías ingresaron a un total de siete viviendas, seis de ellas en el sector de Las Compañías. En ese contexto, cinco personas fueron detenidas.

Además, es importante consignar la sofisticación con que esta organización operaba, ya que desde esos bloques de departamentos controlaban todo lo que pasaba. Incluso, uno contaba con cierres metálicos y protecciones en el acceso de estos blocks. De acuerdo a lo señalado por fuentes de El Día, “incluso monitoreaban quien pasaba y quien no podía hacerlo. Estaba todo muy bien controlado por estos sujetos, lo que configura esta red de tráfico de drogas y armamentos”, aunque esto no era todo. 

 

En pleno centro

Hasta calle Benavente, que también ha sido foco de situaciones molestas para los vecinos, se extendían los brazos de esta organización.

Cabe recordar que este sector, lamentablemente, se convirtió paulatinamente en caldo de cultivo para agrupaciones delictuales utilizaran algunas de estas viviendas con el propósito de facilitar la prostitución, el tráfico de drogas y otros ilícitos relacionados.

De la mano de esta situación, la realidad de este barrio, uno de los más tradicionales de la ciudad de La Serena, se vio severamente desmejorada. Recordemos que incluso a fines del año pasado, Carabineros clausuró una vivienda que era utilizada para el comercio sexual en calle Lautaro, en pleno corazón de la capital regional, lo que trajo algo de tranquilidad para los vecinos.

Pero volviendo al hecho ocurrido en la jornada de ayer, personal de la Policía de Investigaciones llegó hasta Benavente 672, donde ingresaron y se encontraron con nuevas evidencias. Entre ellas, drogas y armamento, y con personas que -presumiblemente- estaban ejerciendo actividades ilícitas. También fue posible encontrar dinero en efectivo.

En ese sentido, el apoyo de la Brigada Canina de la Policía de Investigaciones fue fundamental para el éxito de esta operación, sumado a la comprobación de las identidades de los presuntos involucrados.

 

Un balance positivo

La policía confirmó que desde octubre del año pasado están desarrollando esta investigación, y tenían la orden para indagar en los siete domicilios, seis en Las Compañías y el descrito en calle Benavente. De los siete detenidos, cinco pasarán a control de detención y entre ellos había dos adolescentes relacionados. Del total, cinco son hombres y dos son mujeres.

En resumidas cuentas, el “Foco Armas” del Ministerio Público, permitió iniciar esta investigación junto a la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado, lo que finalizó con la incautación del siguiente detalle: armamento, municiones, drogas dosificadas, y también a granel, cocaína base y cannabis, además de dinero en efectivo en billetes de diversa denominación y chalecos antibala.

El oficial diligenciador de la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crímen Organizado de La Serena, subcomisario Juan García, en conversación con diario El Día indicó que “desde octubre del año pasado comenzamos la investigación en conjunto con la Fiscalía local, por infracción a la Ley de Armas, lo que nos permitió reunir las evidencias necesarias para la labor de inteligencia policial a través de nuestra Oficina de Análisis Criminal (OFAN)”.

El jefe policial aseguró que “mediante diversas técnicas de investigación logramos establecer que manejaban un centro de venta de drogas, que hasta altas horas de la madrugada funcionaba en seis departamentos de Las Compañías y en un inmueble de calle Benavente, en el centro de La Serena. Creemos que este es un golpe de gran trascendencia”, concluyó la autoridad policial.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X