Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde la casa de estudios indican que realizaron una inversión de casi 100 millones de pesos para tener el dispositivo implementado, y estando operativo hace cuatro días no han recibido muestras para procesar y detectar el Covid-19. Consultados, desde el Servicio de Salud de Coquimbo aseguran que el motivo es económico, ya que el examen en la entidad tendría un costo extra de 25 mil pesos, y por el momento se cuenta con la capacidad necesaria en el Hospital de Ovalle, y como segunda opción estaría el recinto del Ceaza, que forman parte de la red pública gratuita. Las instalaciones de la Universidad Católica del Norte sólo serían utilizadas cuando estos dos centros de investigación se vean superados.

Preocupación existe en la Universidad Católica del Norte, ya que, según informaron desde la casa de estudios superiores, desde hace cuatros días que están en condiciones de procesar las muestras en el laboratorio que implementaron especialmente debido a la contingencia para colaborar en la detección de los casos de Covid-19, sin embargo, a la fecha no han recibido nada por parte del ministerio. 

El doctor Giuliano Bernal, jefe del Laboratorio de Biología Molecular y Celular de la Facultad de Medicina, precisa que la situación le parece, a lo menos “extraña”, ya que hasta hace poco las mismas autoridades anunciaban que contarían con estos equipos, pero ahora que están operativos no los están utilizando, y las muestras se han enviado sólo al Hospital de Ovalle, aludiendo la autoridad a un tema económico.

“Antes que todo me gustaría aclarar que no hay un gasto extra, es exactamente lo mismo hacerlo acá, o hacerlo en Ovalle, entonces no lo entiendo, teniendo en cuenta que nosotros estamos mucho más cerca y podemos duplicar la cantidad de procesamiento de muestras que se realiza en Ovalle, que es demasiado poco”, enfatizó el académico. 

Intentando buscar explicaciones para “no ser tomados en cuenta” el doctor Bernal no la encuentra, eso sí, descarta que se trate de algo económico como lo manifestó la intendenta regional Lucía Pinto. “Aquí el costo lo asumimos nosotros, los insumos los ponemos nosotros, el personal lo ponemos nosotros. Entonces, lo que se está cobrando acá es lo mismo que exigió el Minsal, que son 25 mil pesos, lo mismo que tiene que pagar el Estado para hacerlo en cualquier hospital”, explicó. 

“Nadie dice nada"

Desde la UCN también expresan su molestia por el hecho de que nadie les haya comunicado que no serían requeridos, esto tomando en cuenta que ellos, por convenio, también pasaron a ser parte de la red pública de Salud.

“Obviamente que nosotros nos apuramos bastante para que el laboratorio estuviese disponible, porque se supone que pasamos a fase 3 y se ampliarían las pesquisas, pero eso no ha ocurrido. Es decir, nosotros llevamos tres días sin recibir una muestra y sin ningún indicio de que vaya a llegar una, cuando podríamos haber realizado 300”, manifestó Giuliano Bernal.

En la misma línea, agregó que otro tema que los “incomoda” es que “como Universidad hicimos de muy buena voluntad una inversión tremenda, entre 70 y 100 millones de pesos en este proyecto, que es dinero que estaba destinado para otras cosas. En definitiva se resignó mucho, y se hizo una gran gestión para ponernos al servicio de la comunidad y no se está usando. Lo que yo espero es que esto se destrabe, porque nosotros no teníamos ninguna razón para implementar un laboratorio en 18 días, lo hicimos porque el Servicio de Salud nos pidió ayuda para enfrentar esta pandemia, y eso fue lo que hicimos”, expuso. 

Decano saca la voz

Tener a profesionales sin hacer nada, y equipos nuevos sin poder ser utilizados, genera también “incertidumbre” en el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte, el ex seremi de Salud de la Región de Coquimbo, Osvaldo Iribarren.

“Aquí organismos internacionales han señalado que hay que empezar a realizar los exámenes asintomáticos, y eso no se está haciendo, porque no se realiza la cantidad de muestras que corresponde. Yo aquí tengo cinco profesionales biomoleculares altamente capacitados parados, que no están haciendo la labor para la que fueron destinados”, enfatizó Iribarren. 

El ex seremi advierte “un cambio de actitud” en las autoridades desde hace seis semanas atrás hasta ahora, ya que en principio, dice, habrían estado muy alarmados por la situación que se venía de modo inminente con la pandemia y la región no tenía ninguna capacidad de respuesta para identificar ni a los enfermos ni a los contactos. Fue por este motivo que la universidad tomó la decisión de manera unánime de convertir el laboratorio de biología molecular para poder realizar exámenes.

“Así lo hicimos y fuimos muy bien valorados en su minuto por este esfuerzo, y efectivamente nuestro laboratorio fue el primero en la región de empezar a procesar muestras, incluso antes que el de Ovalle. Lo que pasa es que hubo condiciones de índole administrativa por las que no fue autorizado”, explicó el decano. 

En ese intertanto comenzó a funcionar el laboratorio de Ovalle, pero para Iribarren, “se perdió tiempo” ya que podrían haber comenzado antes con ellos. “Lo que se ha dicho es que existen costos asociados en nuestro laboratorio, pero ojo, si un examen se hace en la red pública o en la universidad, el costo es el mismo, porque lo que se cobra en la universidad es lo mismo que cobra Fonasa en la red, entonces estas afirmaciones son cuestionables”, expresó Osvaldo Iribarren. 

Además, “más contradictorio aún”, indica el académico, es el que hace unos días, desde el mismo laboratorio implementado en la provincia de Limarí, les solicitaron ayuda a la UCN, porque les faltaban implementos.

“Ellos no tenían placas, para realizar los exámenes. Ahora, no los pudimos ayudar porque no son los mismos elementos que nosotros utilizamos, porque pierda cuidado en que si hubiese sido del mismo estilo, no hubiésemos dudado un minuto en facilitarles los implementos, porque la intención de la universidad no es lucrar, la intención es ayudar en una situación que todavía no se sabe cuál va a ser el desenlace, porque lo que hoy día se necesita es multiplicar por mucho la cantidad de exámenes que se hacen”, expresó. 

La controversia

En el último punto  de prensa en el que estuvo la intendenta Lucía Pinto fue consultada sobre por qué sólo se estaban enviando exámenes al Hospital de Ovalle, y fue categórica en señalar que era por un tema de los costos asociados.

De hecho, de acuerdo a documentos confidenciales a los que tuvo acceso este medio, el propio director del Servicio de Salud Claudio Arriagada, envió un correo electrónico a los directores de departamentos de salud de los distintos municipios, informando de la operatividad de los laboratorios de Ovalle, y que en lo sucesivo también estaría listo el del Hospital de La Serena con Ceaza, y el de la Universidad Católica del Norte. Sin embargo, la orden era explícita: Por lo pronto, las muestras deben enviarse sólo a la red pública, ya sea a Ovalle o a los equipos de Ceaza, y no al de la UCN, ya que éste tenía un costo extra.

“Cuando aumente la cantidad de muestras y no tengamos capacidad, nosotros, como Servicio de Salud decidiremos las muestras que se derivarán a laboratorios privados como el de la Universidad Católica del Norte (…) Solicitamos respetar la red de derivación, ya que cuando nosotros derivemos asumiremos los costos de ello. Si ustedes no respetan la red de derivación tendrán que asumir los costos”, dice el documento emanado desde el Servicio. 

Tercera opción

Es decir, el laboratorio de la UCN, no sería ni siquiera la segunda opción, en caso de que el recinto ovallino no fuera suficiente, sino que estaría en una tercera línea. Sin embargo, todavía estaríamos lejos de requerir alguno de los dos ya que las muestras que se están tomando no han aumentado de manera sustancial, y se espera que ahora, con la actualización de los criterios de los síntomas para definir casos de Covid 19 sí exista un mayor testeo, algo que desde el Gobierno Regional vienen anunciando desde que se decidió entrar a la fase 3 de la enfermedad.

“Antes teníamos pacientes con tos, pero no tenían fiebre, por eso no se les podía tomar el examen, este era un requisito. Además, cuando un médico definía que había que solicitar el examen tenía que pedir autorización a la seremía, ahora se supone que no tiene necesidad de hacerlo”, expresó el presidente regional del Colegio Médico, Rubén Quezada, quien agregó que ahora se considera como caso sospechoso a quienes presenten, “fiebre o temperatura axilar mayor a 37,8°C sin otra causa evidente, síntomas sugerentes de una infección respiratoria, dolores musculares, dolor en la garganta, tos, apremio respiratorio, dolor torácico, postración, decaimiento, cianosis, diarrea y una respiración apurada, y también, alteración aguda del sentido del olfato o del gusto”. 

Servicio de Salud responde

El director del Servicio de Salud de Coquimbo, Claudio Arriagada, consultado fue categórico. Decidieron instruir no usar como primera opción el laboratorio de la Universidad Católica del Norte por el costo que tiene asociado.

“Como red pública tenemos hoy día disponible el laboratorio del Hospital de Ovalle, que tiene una capacidad de 150 muestras diarias, en el caso de la UCN, se trata de una prestación de servicio donde nos cobran 25 mil pesos por examen, entonces yo no puedo derivar a un prestador que me cobra si tengo la capacidad para resolver esto en un laboratorio público sin costo”, aseveró. 

Sin embargo, esto no significa que las instalaciones de la UCN no sean utilizadas en un futuro. “Cuando tengamos una demanda de muestras que nos supere, les vamos a ir a derivar a ellos, pero antes no”, especificó, descartando que tuviese el mismo valor realizarlo en la universidad que en un recinto hospitalario. 

Respecto a la poca cantidad de muestras que se están enviando, teniendo dos laboratorios, precisó que el aumento estaba siendo progresivo. “En el último registro tuvimos 73 muestras procesadas, y esto se ha debido a que empezamos a utilizar la ambulancia de Senda para llegar a los segmentos más riesgosos ha sido fundamental en que podamos realizar más testeos”, indicó. 

Ahora bien, agregó que existe una baja en la toma de muestras por parte de las mismas personas quienes están concurriendo menos que en años anteriores a los distintos recintos hospitalarios o de urgencia, por lo mismo, durante esta semana comenzarán a realizar testeos en distintas poblaciones, para así aumentar la toma de muestras y poder detectar los casos que sean asintomáticos, “porque tenemos que tomar en cuenta, que como región estamos varios días desfasados en lo que es el peak del invierno".

"En algunas semanas vamos a tener mayor cantidad de gente en los servicios de urgencia por las enfermedades virales y aumentará considerablemente la toma de muestras. De hecho, a fines de mayo tendremos seis laboratorios funcionando, incluido el de la UCN, pero hoy, en la situación que estamos, podemos procesar muestras con los laboratorios de la red pública”, finalizó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X