• Fue en esta oficina donde los involucrados mantuvieron relaciones sexuales mientras el carabinero dado de baja debía estar prestando servicios.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Carla Becerra (21) quien se grabó teniendo relaciones con un funcionario policial en el hospital de La Serena, acusa que alrededor de 4000 uniformados la agregaron a sus redes en una semana y que recibió mensajes de grueso calibre y amenazantes debido a que filtraron la dirección de su casa. Mientras tanto, el otro protagonista de esta historia, el carabinero dado de baja, se aferra a la posibilidad de que la investigación lo exculpe y reciba una sanción menor.

Las repercusiones en el caso del Carabinero que mantuvo relaciones sexuales mientras prestaba servicio en el Hospital de La Serena continúan. Ahora es la mujer, Carla Becerra de 21 años, quien aparece en el video que grabaron los mismos protagonistas de la escena que después se viralizó, la que estudia acciones legales contra otros funcionarios de la institución, por divulgar sus datos personales a través de un documento reservado, incluida su dirección en Santiago, lo que ha hecho que reciba amenazas y mensajes de grueso calibre de hombres que señalan “saber dónde vive”, algo que, dice Carla, la mantiene atemorizada tanto a ella como a su familia.

Leer también: Dan de baja a carabinero por tener relaciones sexuales mientras prestaba servicio en urgencia

“Una semana después de que grabamos el video, y ya había sido vendido, a mí me empiezan a llegar mensajes de Instagram y solicitudes para seguir mi cuenta, te juro, de casi cuatro mil carabineros de todo Chile”, Carla Becerra, involucrada en video sexual.

“No soy una escort”

Carla es categórica y lo primero que le interesa aclarar es que no es una trabajadora sexual como se dijo tras la viralización del vídeo. “Con el carabinero nos estábamos conociendo, éramos andantes, una pareja. Yo no soy una escort, no cobro por sexo. Lo que hago es vender sets de fotografías y videos por internet”, indica la joven santiaguina, que había venido a la zona precisamente para ver al destituido funcionario policial. “Viajé por él. Porque lo habían trasladado a la zona hace poco y queríamos vernos como cualquier pareja”.

Carla Becerra (21) asegura no tener miedo a enfrentar un proceso judicial contra quienes resulten responsables por el mal causado contra ella y su familia. 

Pero el trabajo del uniformado no les daba mucho tiempo para estar juntos, por lo que tuvieron “la mala idea”  de juntarse en el Servicio de Urgencia, en horario laboral. “Eso fue un error, porque él se estaba exponiendo, pero hicimos lo que cualquier pareja hace. Ahora, yo tomé la decisión de grabarnos porque no le encuentro nada de malo. Me podía servir para los sets que yo hago y que vendo. Sin intención de perjudicarlo, porque en ningún minuto aparece su rostro ni nada. Yo corté todas esas partes”, relata.

¿Cómo llegó el video a Carabineros?

La joven vendió el set donde aparecía el video grabado en La Serena. Ahora, cómo se supo que se trataba de su pareja, es algo que desconoce, pero, asegura, “no hay que darle muchas vueltas para darse cuenta que fue otro carabinero, que conocía el lugar, identificaba bien el gorro, y ese tipo de cosas. Seguramente un mismo compañero”, dice, agregando que esta tesis queda clara, con el hecho de que el material empieza a circular en primera instancia entre los grupos de WhatsApp de los uniformados. “Esto yo lo sé, porque una semana después de que grabamos el video, y ya había sido vendido, a mí me empiezan a llegar mensajes de instagram y solicitudes para seguir mi cuenta, te juro, de casi cuatro mil carabineros de todo Chile. En esos mensajes me decían que el vídeo estaba en estos grupos y me preguntaban ‘si era verdad que te tiraste un paco’ y cosas así. Que ellos también eran de la institución y que cuánto cobraba para que hiciera lo mismo con ellos”, sostiene.

“Las imágenes son fuertes y vergonzosas, pero esto se ha dado antes en la institución de Carabineros, con un Mayor, y la reacción no ha sido la misma. Entonces, lo que estamos viendo que no se está midiendo con la misma vara”, Esteban Infante, director general de la Defensoría Solidaria Policial.

Agrega que la desvinculación del oficial, se produjo incluso antes de que el video se viralizara más allá de los carabineros. “Fue súper rápido, se dieron cuenta que era él, por el radio que se ve, y lo dieron de baja de inmediato, sin que tuviera oportunidad de defenderse”.

Lo más grave para Carla

Pero lo más grave, al menos para Carla, fue lo que pasó después. Tras la divulgación de las imágenes y la sanción al funcionario, otro uniformado, un cabo primero, filtró en las redes sociales sus datos personales desde una ficha privada con antecedentes que sólo maneja Carabineros y la PDI. “Esto fue lo que me perjudicó a mí, porque te pueden mandar mensajes, pero que ya pasen a ser amenazantes, porque tienen todos tus datos, incluida tu dirección es lo más grave, y esto se hizo público porque otro carabinero se metió a mi ficha, le tomó una fotografía y la divulgó. Ahí empezaron a pasársela entre todos, entre otros carabineros que me han mandado mensajes amenazantes, acosándome”, especificó.

Por esta razón, es que se hizo asesorar por un abogado y está decidida a seguir las acciones legales correspondientes en contra de quienes resulten responsables de las amenazas y lo que dio origen a éstas: la divulgación de sus datos privados. “Yo sé quién es la persona que filtró estos antecedentes, un cabo primero, por eso la querella va contra él y contra quienes hayan mandado todos los mensajes  amenazantes que me han hecho daño a mí y a mi familia”, expresó.

El proceso del Carabinero

Por la vereda del Carabinero dado de baja el proceso también sigue su curso. Pese a que ya fue dado de baja, debe efectuarse una investigación ya que éste habría apelado a la decisión del alto mando.

Ya han existido voces que lo apoyan, como la del exprefecto de Coquimbo, el coronel (r) Luis Carrera, quien sostuvo que “no era para darlo de baja. Creo que fueron demasiado drásticos ya que no cometió un delito, no robó, no hizo mal uso de su uniforme para concretar alguna acción. Lo que cometió es una falta que debe ser sancionada, pero en mi opinión personal, 10 días de arresto habrían sido proporcionales a lo que hizo”, puntualizó.

Esteban Infante, director general de la Defensoría Solidaria Policial, opina en esta misma línea y cree que la sanción es demasiado alta para lo que él considera fue sólo una falta administrativa. “Las imágenes son fuertes y vergonzosas, pero esto se ha dado antes en la institución de Carabineros, con un Mayor, y la reacción no ha sido la misma. Entonces, lo que estamos viendo que no se está midiendo con la misma vara. A los funcionarios se les aplica todo el rigor del reglamento y  a los oficiales con cargo administrativo se les perdona o se les ayuda a pasar esta tormenta”, critica Infante.

“Ella, puede ser parte de las indagatorias y prestar antecedentes que permitan llegar a la verdad para posteriormente aplicar las sanciones que correspondan”, Mayor Francisco Aravena, subprefecto de Coquimbo.

¿Qué sanción ameritaba?

Para Infante, al igual que Carrera, lo que aquí existió fue un abandono de servicios simple o momentáneo, lo que ponderaría una cierta cantidad de días de arresto, “pero en ningún caso la expulsión del cargo, porque cuesta mucho formar a un carabinero, y en este momento la institución está cortando con mucha liviandad el trabajo de un funcionario que cometió un error”, consignó.

Por lo mismo, Esteban Infante manifiesta que como defensoría se encuentran realizando las gestiones para ubicar al funcionario de 23 años involucrado en esta situación y ayudarlo a apelar a su destitución y que se le dé una sanción más acorde a la falta. “Estamos en ese trabajo de coordinación porque podríamos defenderlo y reincorporarlo nuevamente”, indicó.

21 años tiene Carla, la protagonista del polémico video.

Carabineros explica que la investigación está en curso

Desde Carabineros, el Mayor Francisco Aravena, subprefecto de Coquimbo, aclara que tras el hecho se están siguiendo los conductos de acción establecidos en el reglamento.

Respecto a eventuales acciones legales que pueda seguir Carla Becerra en contra de la institución o funcionarios de ésta, asegura que está en todo su derecho de hacerlo. “Por nuestra parte ya tenemos una investigación en curso, donde esperamos dar con todas las responsabilidades. Ahora, esto ya está en la Fiscalía Militar, y son ellos los que manejan toda la información. Ella, puede ser parte de las indagatorias y prestar antecedentes que permitan llegar a la verdad para posteriormente aplicar las sanciones que correspondan”, indicó.

Respecto a la sanción al carabinero y que su sanción haya sido “desproporcionada”, Aravena indica que no puede referirse a la decisión, “eso será parte del mismo proceso”. Ahora bien, no descarta que el carabinero pueda ser reincorporado. “Insisto, eso va a depender de todos los antecedentes que pondere la Fiscalía Militar”. 

Posibilidades legales

Pero, ¿qué posibilidades tiene la mujer de que sus querellas tengan éxito? Según el abogado Carlos Galleguillos, en el caso de las amenazas, el delito está constituido como tal, por lo que debiese ser acogido. Respecto de la divulgación de sus datos, podría realizar la acción legal, ya que también podría configurar un delito. “Eso finalmente lo determina el tribunal, puede ser una falta administrativa, también. Pero ella tiene la facultad de querellarse contra quienes resulten responsables”, indicó.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X