• La imagen es referencial y corresponde al Seminario Mayor Santo Cura de Ars, donde el padre denunciado se desempeñó durante cinco años.
  • ZONA DE DEBATE 1: Dikson Yáñez, Rector de Seminario Mayor Santo Cura de Ars: “Hay que clarificar que cuando hay ‘verosimilitud de la denuncia’, significa que hay materia para investigar, el juicio todavía no está hecho, por lo que todavía tiene presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario”.
  • ZONA DE DEBATE 2: Manuel Donoso, exarzobispo de La Serena: “Lo conozco desde que tenía 18 años, cuando estaba en Santiago. Me duele porque es una persona que yo pensaba que estaba en otro plano. Pero no me puedo referir porque soy respetuoso del proceso que se está llevando”.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Monseñor René Rebolledo no se referirá al caso más allá de lo que informó mediante un comunicado de prensa, en el que se ratifica la verosimilitud de las denuncias en contra del religioso Jorge Marín. En tanto, el rector del seminario Mayor Santo Cura de Ars, Dikson Yáñez, precisa que el sacerdote todavía es inocente, ya que la investigación no ha determinado lo contrario.

El hermetismo desde el Arzobispado ha sido casi total. Luego que la propia iglesia diera a conocer la existencia de una nueva denuncia de abusos por parte de un sacerdote integrante de la arquidiócesis de La Serena, no se han querido referir al tema, guardando absoluto silencio, sin entregar detalles de la investigación.

De acuerdo al comunicado emitido el día sábado, tras una investigación previa se había confirmado la verosimilitud de la denuncia presentada en el 2018, en contra del presbítero Jorge Reinaldo Marín Pérez, por supuestos abusos a personas “mayores de edad, en condiciones de vulnerabilidad”.

Además, agregaban en el escrito, durante la semana se iniciaría un Proceso Administrativo Penal en contra del religioso quien estaría con prohibición de manera cautelar al ejercicio público del ministerio sacerdotal mientras dure el proceso.

Leer también: Nueva denuncia contra un sacerdote remece la diócesis de La Serena

 

Hermetismo inicial

El encargado de llevar este proceso administrativo penal será el vicario judicial del Arzobispado de Santiago, Jaime Ortiz de Lazcano. Aquello fue lo último que se informó.

Intentamos recabar más antecedentes respecto al caso, sin embargo, no fue posible, al menos desde la fuente oficial. Según nos comentaron cercanos al clero, el Arzobispo monseñor René Rebolledo, sólo se remitiría al comunicado, ya que la investigación estaba en manos de otra diócesis y todos los antecedentes fueron entregados a Ortiz Lazcano.

De todas formas, concurrimos hasta el recinto eclesiástico para intentar averiguar algo más, pero tampoco tuvimos éxito. De acuerdo a lo informado por los funcionarios del lugar, el arzobispo había llegado algunos minutos antes que nosotros, luego de realizar una visita a un comedor universitario que se encontraba en malas condiciones luego del sismo del 19 de enero, pero no daría declaraciones.

Una amplia trayectoria

No se trataba de cualquier sacerdote. El padre Jorge Marín, se desempeñó durante años como párroco de  la localidad de Paihuano; también de la Iglesia Marcelino Champagnat  de Las Compañías; como asesor del Departamento de Pastoral y Cultura Cristiana de la Universidad Católica del Norte y como director espiritual del Seminario Mayor Santo Cura de Ars. Además, en el año 2014 fue nombrado vicario de Educación por el arzobispo de La Serena, René Rebolledo.

Primero fuimos hasta Las Compañías, a la Iglesia ubicada en la Avenida Isidoro Campaña, pero nos dijeron que el cura no se desempeñaba en el lugar hace bastante tiempo y que no era posible entregar información. “Tienen que ir al Arzobispado”, manifestó un trabajador del lugar, hermético.

En el Seminario Mayor Santo Cura de Ars, lo mismo. A través del citófono, el administrador del recinto donde Marín fue director espiritual por cinco años, manifestó que no estaba autorizado para entregar ningún tipo de antecedente sobre el asunto, y que en ese momento no había ningún religioso, ya que los seminaristas estaban “de salida”. Eso sí, clarificó que el cuestionado sacerdote “hace al menos un año que no trabaja acá”, dijo, sin abrir la puerta.

“Me parece que en pleno siglo XXI está descontextualizado de lo que son las comunicaciones. Un arzobispo no puede y no debe hablar solamente por comunicados públicos”, Juan Rojas, vocero Laicos La Serena.

Director del seminario: “Todavía es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.

Pese a que en primera instancia, no nos fue bien. Durante la tarde pudimos contactar vía telefónica al director del seminario Mayor, Dikson Yáñez, quien, aunque evitó ahondar en las denuncias, sí manifestó que “durante el tiempo que estuvo aquí fue un buen sacerdote. Los chiquillos lo querían mucho, y fue un muy buen compañero de trabajo”, indicó.

Aseveró que Marín había dejado su cargo a mediados del 2018, y desde ese momento no sabía nada de él, hasta que se enteró con tristeza de lo que estaba pasando. “Lo primero que quiero señalar es que un hermano sacerdote sigue siendo un hermano, sigue siendo una persona que uno aprecia. Por supuesto que siempre está la compasión por las víctimas, pero hay que clarificar que cuando hay ‘verosimilitud de la denuncia’, significa que hay materia para investigar, el juicio todavía no está hecho, por lo que todavía tiene presunción de inocencia hasta que se demuestre lo contrario”, puntualizó Yáñez.

Manuel Donoso: “Es un pena, no pensé que ese fuera su camino”.

Quien conoció muy de cerca a Jorge Marín fue el exarzobispo de La Serena, Manuel Donoso, quien se manifestó triste por la noticia, y también prefirió no inmiscuirse en el proceso. “Lo conozco desde que tenía 18 años, cuando estaba en Santiago. Me duele porque es una persona que yo pensaba que estaba en otro plano. Pero no me puedo referir porque soy respetuoso del proceso que se está llevando”, expresó.

5 años trabajó el sacerdote en el seminario Mayor Santo Cura de Ars como director espiritual.

Hipótesis que se investigan

Lo informado desde el Arzobispado señalaba que, “los hechos conciernen a personas mayores de edad, en condiciones de vulnerabilidad”, sin entrar en detalles. De acuerdo a lo indagado por El Día, las afectadas serían mujeres aunque todavía se desconoce cuándo y dónde habrían ocurrido los hechos.

Agrupación de Laicos

El vocero de la Agrupación de Laicos Juan XXIII de La Serena, Juan Rojas, hizo notar una vez más su molestia por el silencio de monseñor René Rebolledo, quien no se refirió a la situación con más detalles, y sólo lo hizo de manera escrita. “Me parece que en pleno siglo XXI está descontextualizado de lo que son las comunicaciones. Un arzobispo no puede y no debe hablar solamente por comunicados públicos”, expresó. 4601i

 

Debate en las redes sociales

El día que se publicó el comunicado, a través de las redes sociales el debate se dio de inmediato. Lo que llamó la atención fue que algunas personas defendieron abiertamente al sacerdote. “El mejor cura que he conocido. Es muy fácil acusar a los curas hoy en día”, consignó Pilar Medina, mientras que otra usuaria indicó que “Dios mediante sea inocente, ojala...”.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X