Crédito fotografía: 
El Día
Colectividades oficialistas y de oposición firmaron un pacto de 12 puntos a fin de garantizar su compromiso con el restablecimiento de la paz y el orden público en Chile tras el estallido social del pasado 18 de octubre.

Líderes de todos los colores políticos han expresado su emoción por la firma del acuerdo que inicia el camino hacia un proceso constituyente. El diálogo no fue fácil, pero la tarea de converger posturas y peticiones estaba a contra reloj.  

La crisis social que estalló el pasado 18 de octubre dejó de manifiesto un descontento ciudadano nunca antes visto, “Chile despertó” decían algunos, esta es la “revolución de los 30 años” consignaban otros. 

Veintiocho días transcurrieron para lograr un acuerdo, hoy –al parecer- comienza a escribirse otra historia. El pacto que firmaron 11 partidos políticos, exceptuando el PC y la Federación Regionalista Verde Social, indica que en abril del próximo año se realizará un plebiscito de entrada que preguntará si es necesario contar con una nueva Constitución Política y bajo qué mecanismo.

Una nueva Constitución

El presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Matías Walker (DC), calificó la instancia como un “tremendo” pacto, porque dignifica la política y al Parlamento. 

“Le devolvemos a la gente el poder constituyente. Esta será la primera Constitución en la historia de Chile que se va a generar en democracia”, agregó. 

Hecho que destacó, ya que entre las dos opciones Convención Constituyente o Convención Mixta, la ciudadanía podrá elegir a sus representantes para elaborar la nueva Carta Magna. 

“Nosotros como DC insistimos y lo logramos que el plebiscito ratificatorio  fuera obligatorio, para que tuviera una gran legitimidad y ojalá ratificado por 13 millones de chilenos y chilenas”, concluyó. 

La senadora Adriana Muñoz (PPD), también demostró gratitud por el acuerdo. “Estoy muy contenta por lo que se ha producido, es un avance muy importante para la ciudadana. La demanda ha sido muy difícil”, explicó a El Día Radio. 

Mirada oficialista

La intendenta de la Región de Coquimbo, Lucía Pinto, valoró que el martes pasado, después de uno de los días de mayor violencia,  el Presidente Sebastián Piñera realizara un llamado para asumir un compromiso por la paz. 

“Estamos muy contentos como Gobierno, el jueves se vio unidad por sobre los intereses particulares para llegar a trabajar en conjunto para que nuestro país sea mucho mejor. Podemos decir que uno de los compromisos es llegar a una nueva Constitución la que será trabaja entre todos los chilenos por primera vez en democracia”, acotó. 

Los parlamentarios gremialistas, Sergio Gahona y Juan Manuel Fuenzalida, sostuvieron que este hecho constituye el primer paso para lograr la paz social que necesita el país, permitiendo seguir encontrando soluciones a los problemas sociales planteados por los chilenos.

“Abril del 2020 será una fecha en que los propios chilenos serán los que decidan si efectivamente quieren cambiar la Constitución y qué mecanismo elegirán para ello”, señalaron ambos diputados.

“Creo que es muy positivo para la ciudadanía y para el país y esperamos que con mucha buena voluntad todas las partes cedamos para poder tener un nuevo marco jurídico y un nuevo pacto social para que el país pueda recuperar la tranquilidad, la paz el orden y el crecimiento económico”, dijo Gahona. 

"Quiebre de confianza"

El diputado Daniel Núñez (PC), comentó a El Día Radio por qué no fueron parte de la instancia desarrollado en la sede del Congreso en Santiago. 

“Nosotros exigimos un quórum de 3/5 y al no estar en la discusión nos reservamos el derecho de participar”, comentó.

El congresista comunista dijo que ese no fue el único tema y que antes de eso ya había un quiebre de confianza. 

“Nunca se invitó formalmente al presidente del partido a la ronda del jueves. Uno sospechaba que este acuerdo tuviera una letra chica y que en la vorágine de la firma no la pudiéramos analizar o revisar y le quitara profundidad democrática  y eso fue lo que pasó”, aclaró. 

Núñez aseveró que el quórum tiene una letra chica que mantiene el poder de veto de la minoría “que es uno de los principios de la Constitución pinochetista del 80”. 

Pese a ello, celebró el acuerdo y reconoció que es un momento histórico que se ha generado por las movilizaciones de la gente.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X