• El presidente nacional del Colegio de Profesores, Mario Aguilar conversó con El Día acerca de las complicaciones que ha generado la pandemia en el año escolar 2020.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Desde el Magisterio aseguran que planificar el retorno a los establecimientos educacionales demuestra “tozudez” y que la decisión se debe analizar conforme al desarrollo del coronavirus, por mientras, dice Mario Aguilar, presidente nacional gremio, se debería potenciar el “acompañamiento a distancia”, un método que guía a los estudiantes y que excluye calificaciones sumativas.

El inicio de las vacaciones de invierno tensionaron las relaciones entre el Ministerio de Educación y el Colegio de Profesores. Esto porque según el secretario de la cartera, Raúl Figueroa, los estudiantes regresarían, eventualmente, a las clases presenciales una vez termine el periodo de descanso anticipado.

En primera instancia, el retorno estaba programado para el 27 de abril, sin embargo, el lunes Figueroa anuncio que es “poco probable” que se dé esta situación debido al escenario sanitario. De todos modos, el Magisterio dice mantener su postura inicial de salvaguardar la salud de los estudiantes y docentes e impulsar un “sistema de acompañamiento” durante el tiempo de cuarentena.

El presidente nacional del gremio, Mario Aguilar, conversó con Abriendo El Día acerca de algunos aspectos que mantienen preocupados a cientos de apoderados como el retorno a clases y mecanismos para finalizar el año académico 2020.

“Pondré un solo ejemplo para graficar el riesgo que contempla la decisión de regresar. En un colegio de 800 niños ¿Cómo se mantiene el distanciamiento social? en los recreos los niños juegan, tienen contacto porque es habitual para ellos. En la sala de clases con 40 estudiantes ¿Cómo se respeta la distancia?”, reflexionó.

Mesa de trabajo

Según el dirigente, las discrepancias tendrían que ser resueltas en una amplia mesa de trabajo, donde participen todos los estamentos involucrados, se resuelvan dudas, acepten propuestas y se resuelva el futuro de los estudiantes.

“El Gobierno ha tenido interlocución con nosotros, nos reunimos hace diez días atrás y donde le entregamos una propuesta bastante completa de cómo enfrentar esta crisis en lo pedagógico, laboral e institucional, quedaron de respondernos pero no ha pasado nada. El Gobierno escucha muy poco, se encierran entre ellos y deciden porque tienen esa actitud gerencial”, puntualizó.

Propuestas para finalizar el año escolar

Respecto a la continuidad del año escolar 2020, el dirigente aclaró que para ellos en primer lugar está la salud de las personas y que están conscientes que ante una situación de emergencia o urgencia se debe priorizar ciertos temas.

“Nosotros definimos que lo primero es la salud y el cuidado de nuestra gente, decidimos que si el Mineduc sigue con esa postura tozuda nosotros no vamos a volver el 27 de abril, y creo que los padres y apoderados tampoco mandarán a sus hijos al colegio porque es un riesgo inminente”, añadió.

Por otra parte, desde el gremio aseguran que lo correcto por ahora es continuar con el método de “acompañamiento a distancia”, un mecanismo que permite guiar a los estudiantes en temas generales que no necesariamente implica la revisión de todos los contenidos planificados.

“El Ministerio tiene que darse cuenta de que no hay posibilidades de hacer clases normales en estos formatos on line porque hay muchas diferencias, hay quienes tienen las condiciones adecuadas, pero otros niños no las tienen y por eso lo hemos llamado así”, clarificó.

Una vez estén las condiciones sanitarias adecuadas para el regreso a clases –dice el líder gremial- se tendrá que hacer ajustes curriculares y analizar el contexto, y que en el mejor de los casos se podría tener un segundo semestre “más normal”.

“Hay muchos escenarios posibles, pero si se da ese, tendríamos un segundo semestre con clases y ahí lo ideal sería hacer ajustes curriculares y priorización de contenidos, de esa forma se podría sacar adelante el año, que no sería igual, pero hay que entender que todos los sectores se han visto afectados. Y en este momento vemos que hay una obsesión por la rendición de los contenidos y el cumplimiento del calendario”, contestó.

Evaluaciones en cuarentena

Aguilar también se refirió a uno de los aspectos que ha incomodado a los padres y apoderados pues algunos recintos educacionales habrían calificado los trabajo de los estudiantes.

En ese punto, explicó que existen las evaluaciones formativas y sumativas, estas últimas corresponderían a aquellas “que van al libro” y que inciden en el promedio final de los estudiantes.

“A nosotros no nos parece que sea pertinente poner evaluaciones sumativas en este periodo, pero sí pueden haber formativas, porque luego de eso podemos reforzar los contenidos. El Mineduc ha dado una señal errada porque ha dicho que se debe mantener el ritmo y exigir el mismo rendimiento, porque para ellos el aprendizaje se mide en las pruebas estandarizadas”, arremetió.

En esa misma línea, detalló que la educación es “contextual” donde se recogen aspectos geográficos que se integran a los contenidos, “hoy hay un contexto de pandemia y no podemos agobiar a los niños ni a sus padres, esto no es solo una cuestión técnica también es de sensibilidad humana”.

El tema del estrés en cuarentena ha sido ampliamente comentado, aspecto que para Aguilar se podría subsanar con la realización de otras actividades que se podrían adaptar al curriculum y que llegarían a ser, incluso, más enriquecedoras para la familia.

“El niño podría desarrollar o potenciar otras habilidades con sus padres y hermanos, podría ser una actividad más enriquecedora, aunque no se pasen materias ni contenidos fijados”, reflexionó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día