Crédito fotografía: 
El Día
El juzgado resolvió el recurso de amparo presentado por el abogado de la imputada y dispuso que siga cumpliendo su prisión preventiva en el hospital penal, pero en condiciones dignas.

El Juzgado de Garantía de Coquimbo resolvió este miércoles el recurso de amparo presentado por la defensa de Mirta Ardiles, imputada por el parricidio de su hija Melissa Chávez, ordenando a Gendarmería coordinar el contacto entre la mujer y sus abogados, así como asegurar “condiciones dignas” dentro del penal de Huachalalume, donde cumple prisión preventiva.

Recordemos que los representantes de Ardiles han alegado una serie de vulneraciones de derechos en su reclusión, lo que han debatido en diversas instancias, entre ellas en la audiencia de revisión de cautelares en el Juzgado de Garantía de Coquimbo y ahora con este recurso ante el tribunal de alzada.

El abogado Nicolás Pavez aseguró en conversación con El Día que Gendamería niega el baño a la imputada a un determinado horario de la tarde, además acusó que no han generado las instancias para que pueda entrevistarse con ella, ni para que hiciera uso del patio, mientras avanza el período ampliado de investigación por parte del Ministerio Público.

“Estuvimos más de quince días intentando un contacto autorizado, pero nunca se concretó, como asimismo hicimos presente la grave vulneración a los derechos de doña Mirta Ardiles al no poder acceder a un baño las 24 horas del día, ya que nuestra clienta nos indicó que después de las 7 PM le cierran con llave el baño, y finalmente también le pedimos que nuestra representada pudiera salir de su pieza”, declaró Pavez en su oportunidad a nuestro medio.

A los reclamos del abogado respondió la directora regional (S) de Gendarmería, comandante Ana María Garrido, quien negó que se le impidiera el acceso al baño a la imputada y afirmó que las restricciones a espacios y entrevistas se deben a la propia seguridad de Ardiles, que se encuentra en el hospital del penal para que no sea atacada por otras internas. Asimismo, reconoció que desde la institución se sugirió su traslado a una cárcel de otra región del país como única solución viable.

EL AMPARO

En la audiencia de este miércoles, la magistrada Carolina Baroncini escuchó los argumentos de la defensa, de Gendarmería y de la misma imputada, ordenando a la institución penitenciaria coordinar oportunamente el contacto telefónico entre Ardiles y su abogado de forma semanal, así como proceder con igual prontitud a las entrevistas virtuales que se soliciten.

Por otro lado, acogió la petición de la defensa y dispuso que Mirta permanezca en el hospital penitenciario mientras cumple con la prisión preventiva ordenada por el tribunal de Garantía de la comuna puerto.

“Gendarmería debe tener todos los mecanismos a mano para entregar a cada interno e interna los elementos necesarios para mantener de mejor manera una vida digna mientras están privado de libertad. El único derecho del que debieran privarse es de la libertad. Ahora bien, entiendo que la imputada señaló que las veces que ha intentado salir al patio siente miedo y prefiere quedarse donde está que es el hospital penitenciario”, agregó la magistrada.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X