• Yamil Vargas, luego de recibir la sentencia por el delito de lesiones graves por la denuncia de la persona que entró a robar a su domicilio
Crédito fotografía: 
El Ovallino
Cien días de arresto domiciliario deberá cumplir Yamil Vargas por el delito de lesiones graves tras la denuncia de la persona que entró y robó al interior de su domicilio.

Así como lo lee. Yamil Vargas asegura ser víctima de un robo al interior de su hogar en el año 2015 en la localidad de Los Llanos de Limarí en la comuna de Ovalle.

“En el año 2015 pillé a una persona que estaba en el interior de mi domicilio, procedí a sacarlo y él me rompió mis lentes. Lo saqué a patadas de mi casa, no lo seguí. Interpuse una demanda por robo en lugar habitado, realicé la denuncia al día siguiente por temas de distancia, esto ocurrió en tarde noche por lo que no di aviso de inmediato".

Según relata Yamil, el sujeto logró salir del hogar sin ningún rasguño. “Me robó un microondas, un televisor, un computador Olidata y un balón de gas”. Para sorpresa de Vargas, al pasar los años, cambió su residencia a la ciudad de Arica, cuando en un paseo familiar a Tacna, en pleno control de identidad de la frontera se percata que tenía una orden de detención en la ciudad de Ovalle por la denuncia de lesiones graves con participación de autor en grado de consumado.

Una vez enterado del caso, viajó a la Perla del Limarí para regularizar la situación, donde quedó apercibido por el artículo 26 del Código Procesal Penal. Al no recibir ninguna notificación por el caso, Yamil fue detenido en la ciudad de Chillán esta semana, por no presentarse a la audiencia citada. 

Frente al resultado de la denuncia interpuesta por R.B.P. por lesiones graves, mediante la documentación judicial, el denunciante declaró que “fue agredido el día 04 de marzo de 2015 con golpes de pie y puño en diversas partes del cuerpo y rostro. Producto de estas agresiones, la víctima resultó con múltiples lesiones contusas faciales, contusión dorsal, fractura nasal y esguince de tobillo derecho grado II, siendo estas lesiones clínicamente de carácter grave, que suelen sanar, salvo complicaciones en 32 a 35 días con igual tiempo de incapacidad”.

Mediante esta acusación, Yamil deberá cumplir la pena de 100 días de presidio menor en su grado mínimo, quedando en reclusión parcial nocturna domiciliaria en su nuevo domicilio en la ciudad de Chillán.

Vargas no entiende que pasó, dice tener vergüenza por lo sucedido y declara que los golpes que manifestó el denunciante no correspondían a los que él había propinado. “Tengo problemas de movilidad por un accidente que tuve desde niño, tengo pernos en mis brazos y es imposible que haya ejercido aquella fuerza en él. En Fiscalía presenté los exámenes, radiografías, incluso certificados médicos que avalan mi disminuida movilidad. Aun así no fueron viables para el juez, no me aceptaron las pruebas”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X