Crédito fotografía: 
El Ovallino
Trabajadores de la salud cuentan cómo debieron transformar sus funciones dentro del hospital para dar abasto en la atención de pacientes de UCI.

El Ovallino

Han sido un pilar fundamental en la lucha contra el COVID-19, incluso, muchos de ellos tuvieron que reestudiar el cuidado de pacientes críticos ya que no era precisamente su especialidad, es por ello que en el día internacional de la enfermería, desde el Hospital de Ovalle resaltaron la entrega que muchos de sus profesionales de esta área han tenido en esta pandemia, sobre todo las que han sido parte del proceso de reconversión de camas y funciones dentro del recinto para dar abasto en la atención de pacientes afectados por la pandemia.

El 12 de mayo se celebra el día mundial de esta trascendental profesión, efeméride que recuerda la fecha de nacimiento de Florence Nightingale, fundadora de la enfermería moderna.

Respecto a esta importante fecha, el director del Hospital de Ovalle, Lorenzo Soto, señaló que “las enfermeras y enfermeros han tenido un rol trascendental en la pandemia, sobre todo aquellos que han tenido que cambiar sus funciones desde áreas administrativas o de otros servicios clínicos, para ir a atender pacientes críticos en las distintas unidades de cuidados intensivos que hemos reconvertido”.

Para abordar el alza de la demanda por hospitalización de pacientes con requerimientos de ventilación mecánica, desde que comenzó la pandemia, el Hospital de Ovalle ha adoptado una estrategia de reconversión camas, lo cual ha permitido poder contar hoy día con 39 cupos de cuidados intensivos en lugares donde antes no precisamente se prestaba este tipo de servicios.

Esto ha llevado a que muchas enfermeras que antes se dedicaban a labores administrativas o a otro tipo de atenciones clínicas en el recinto han tenido que pasar a atender pacientes en las distintas UCI que se habilitaron en el pabellón, en el servicio de pensionado y la de la Unidad de Paciente Crítico.

 

Voz de la experiencia

La enfermera Verónica Valdivia lleva 14 años trabajando en el Hospital de Ovalle, de los cuales 9 han sido en la Unidad de análisis de Grupos Relacionados al Diagnóstico (GRD), la cual se encarga de hacer seguimiento y conocer la casuística y complejidad hospitalaria, junto con realizar análisis de los productos y servicios finales entregados por el recinto.  

Hace dos meses que tuvo que cambiar su lugar de trabajo por la UCI central del establecimiento, donde ahora atiende pacientes críticos, después de estar por nueve años realizando labores netamente administrativas. Esto hace que extrañe a sus antiguos compañeros de trabajo “con ellos tengo un vínculo de amistad que es muy fuerte, pero si tengo que estar aquí apoyando en la UCI lo seguiré haciendo con todas mis ganas”.          

La profesional comenta que a raíz de esta experiencia “al principio tuve un poquito de miedo, pero al llegar acá me he sentido súper acogida, me siento contenta y sorprendida de mí misma, porque yo ya tengo 49 años y no pensé a estas alturas de mi vida asumir un desafío como este”.

Ana Fernández hace un año entró a trabajar como enfermera en el servicio de pediatría del Hospital de Ovalle y en el mes de marzo del 2021 tuvo que dejar el cuidado de los niños, para apoyar la atención de pacientes en la UCI que se habilitó en el pabellón del recinto.

Ella explica que “emocionalmente ha sido un cambio drástico, porque en pediatría los niños no se mueren, pero aquí debemos estar siempre preparados para lo peor, como también hay veces en que los pacientes le ganan al COVID-19 y vuelven a su casa, lo cual es gratificante también”.

 

Refrescando conocimientos

Un desafío que también han tenido que asumir los trabajadores de enfermería que han reconvertido sus funciones en el hospital es que han tenido que volver a reestudiar los procedimientos de atención de paciente crítico.

En ese aspecto Ana comenta que “he tenido que volver a leer sobre la atención de paciente crítico en la casa o en los tiempos libres, trato de repasar esos contenidos siempre, pero acá las colegas y el equipo de pabellón han sido súper importantes en compartir su experiencia para poder ser un aporte”.

El día de la enfermería es una fecha en la que se destaca el legado de Florence Nightingale, sobre todo su fundamental rol en la guerra de Crimea donde reformó y dio énfasis la necesidad de limpieza dentro de los hospitales que atendían heridos y enfermos de la guerra, haciendo caer la tasa de mortalidad desde el 40% al 2%; se dice que por las noches recorría los pabellones a la luz de una lámpara mientras visitaba a los enfermos lo cual le valió el nombre de “La señora de la lámpara”.

Hoy las enfermeras y enfermeros del Hospital de Ovalle están en guerra contra el Sars-cov2 y para muchos pacientes son el primer rostro que ven al despertar tras su recuperación por los efectos del virus, para muchos son luz de esperanza en esta lucha, porque son la compañía más cercana que tienen los enfermos en esta emergencia sanitaria, dado que no pueden recibir visitas. 

Han sido días duros, pero los profesionales se han destacado por no ceder trincheras en la lucha contra la pandemia. Según señala Ana Fernández, “para estar acá hay que tener vocación, valentía y temple”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X