• Fotografía Referencial | El Día
  • La escuela de lenguaje Pequeñas Cumbres de La Serena indicó que la educadora ya no forma parte de la institución.
Crédito fotografía: 
ElDía / Pablo Gamboa
Los alumnos, de cuatro años de edad, comenzaron a presentar cambios de comportamiento y ánimo, lo que alertó a sus padres. Si bien presentaron denuncias, la docente involucrada había sido desvinculada días antes.

Un drama está viviendo un grupo de padres y apoderados de la Escuela de Lenguaje Pequeñas Cumbres de La Serena, en Vicente Zorrilla, luego de que pequeños de cuatro años de edad revelaran que durante meses habían sido víctimas de maltratos por parte de una educadora diferencial al interior del establecimiento.

Preocupados, contactaron a El Día para dar a conocer los hechos, pues temen que la situación se pueda repetir en otros colegios y además miran con desconfianza las explicaciones que les ha dado el cuerpo directivo una vez que pidieron cuenta de los antecedentes del caso y la prematura desvinculación de la involucrada, días antes de que los hechos salieran a la luz.

Niños revelaron maltratos

Noemi fue la primera que encendió las alertas cuando notó que su hijo estaba teniendo un comportamiento extraño. Desde marzo el niño estaba asistiendo a esa escuela, pero desde hace algunas semanas empezó a llorar con demasiada frecuencia antes de entrar y al salir de clases.

“Un día me llamaron porque era mucho lo que lloraba, lo fui a retirar y al llegar a la casa me senté a conversar con él y me dijo que la tía les pegaba en la cabeza, a él y otros compañeros y que les comía la colación”, dijo la apoderada.

 Su hijo mencionó a otros dos pequeños que también estaban siendo maltratados y Noemi se comunicó con sus padres. Pía, madre de una niña de cuatro años, entendió tras esa llamada lo que sucedía con la menor.

"Los padres deben hacer las de denuncias a la Superintendencia. Ello obliga a este ente a hacer un proceso de investigación al respecto. Somos categóricos en no avalar una situación como la que se plantea”, Claudio Oyarzún, seremi de Educación.

“Durante agosto se enfermó todas las semanas, con dolores de cabeza y fiebres, pero no le encontraban nada. Le hicieron un escáner y tenía la apéndice inflamada y eso podía explicar la fiebre, pero era muy raro todo, por la edad que tiene. En el último tiempo presentó dolores de cabeza tres días seguidos, le dolía cuando la peinaba y no quería ir al jardín”, dijo.

Conversó con su hija y la niña negó en primer lugar que le estuviesen pegando en la escuela, pero después de unos días lo admitió. “Me junté con los otros apoderados y fuimos al colegio (…) ellos decían que no estaban informados y que no podían hacer nada porque la tía ya no estaba en el establecimiento (…) fuimos al Ministerio de Educación y a Carabineros a poner las denuncias”, agregó Pía.

De a poco se revelaron nuevos casos. Otra apoderada dijo a El Día que durante semanas notó extraños cambios de comportamiento en su hijo. “Siempre quiso estudiar y cuando lo dejé ahí estaba muy entusiasmado, pero después, por casi cuatro o cinco meses lloraba todos los días, casi tenía que llevarlo arrastrando”, mencionó.

“Me junté con los otros apoderados y fuimos al colegio (…) ellos decían que no estaban informados y que no podían hacer nada porque la tía ya no estaba en el establecimiento (…)", Pía, apoderada.

Cuando le informaron que estaban ocurriendo maltratos y que el nombre de su hijo salió en el relato de otros niños, conversó con él y se enteró que también había sido víctima. “Me dijo que les tiraba el pelo y les comía la colación (…) me dijo que se tapaba porque así no le pegaba en la cara y le pegaba en la cabeza (…) me dijo que otra profesora sabía”. Sostuvo.

Las denuncias se fueron sumando y serían alrededor de 12 los casos, por lo que algunos apoderados hicieron una “funa” a través de Facebook. En los comentarios de la publicación, apoderados aseguraron que habían vivido situaciones similares con sus hijos y la misma educadora años atrás, pero que retiraron a los menores del colegio y luego no pudieron seguir con denunicas.

Desvinculación de la involucrada

Los padres afectados están convencidos de que el establecimiento “protege” a la educadora diferencial y sostienen que ellos sabían del problema y esa sería la razón detrás de la desvinculación antes de que el tema estallara.

4 años de edad tendrían la mayoría de los niños afectados. Los casos llegarían a 12, según apoderados.

El Día se comunicó con la escuela Pequeñas Cumbres y desde el establecimiento aseguran que “fue desvinculada por otros motivos y muchos antes”. Además, sostienen que en el historial de la docente “no hay ningún problema relacionado con eso, reclamos de apoderados, inspectores ni colegas”.

Si bien mencionan “motivos administrativos” por el despido, aseguran que no es “nada relacionados con niños”. Por otra parte sostienen que se aplicaron los protocolos del manual de convivencia escolar y que se está trabajando con apoyo psicológico a los alumnos afectados, además de conversaciones con la autoridad de educación.

Seremi llama a denunciar maltratos

La Superintendencia de Educación ya estaría investigando la denuncia presentada por los padres y desde la Seremi, el jefe de la secretaría regional Claudio Oyarzún, dijo que rechazó “cualquier violencia, provenga de donde provenga, estamento que sea, o que se genere al interior de cualquier establecimiento educacional de nuestra región y de nuestro país”.

Si bien no se refirió al hecho específico, que es materia de investigación, instó a los apoderados a “hacer las de denuncias a la Superintendencia, por escrito o a través de la plataforma. Ello obliga a este ente a hacer un proceso de investigación al respecto. Somos categóricos en no avalar una situación como la que se plantea”, recalcó el seremi.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X