• Pampilla de Coquimbo, un lugar que lucha por ser preservado
    Pampilla de Coquimbo, un lugar que lucha por ser preservado
Desde el municipio porteño se está analizando una propuesta de los ciudadanos de Coquimbo, para postular a los terrenos pampilleros como una zona típica, al Consejo de Monumentos Nacionales.

La Pampilla de Coquimbo es un lugar que es parte de la idiosincrasia local y del cual desde hace muchos años se pretende su rescate con el fin de fijar los límites que impidan que sus terrenos vayan siendo enajenados y a su vez ocupados ilegalmente. Ante ello, una agrupación de ciudadanos organizados en “Acción Coquimbana” ha alzado la voz y solicitado que el típico recinto sea postulado como zona típica para su preservación.

En ese sentido, se solicitó la ayuda de las autoridades para poder postular a la Pampilla y convertirla en un Monumento Nacional, en la categoría de zona típica o pintoresca, lo cual se comenzó a trabajar conjuntamente con el municipio porteño, donde el colegiado y el alcalde Cristian Galleguillos ya iniciaron las gestiones para postular a dicho denominación.

Hagamos memoria

Para todo quien es coquimbano es importante hacer memoria, recordemos que la tradicional fiesta dio paso al nombre del recinto, siendo una tradición que perdura desde 1864 a la fecha, cuando se realizaban prácticas militares frente a la comunidad en periodo de fiestas patrias. La Pampilla era un enorme terreno denominado “La Serranía”, que incluía también los cerros y roqueríos costeros aledaños, el cual previo remate, fue adjudicado a don José del Carmen Vicuña y a partir de lo cual esos terrenos fueron dedicados exclusivamente a esparcimiento del pueblo; ya en 1888 adoptó la denominación de “La Pampilla”.

Con el correr de los años, en marzo de 1968, el Club de Leones de Coquimbo se adjudicó la concesión de administrar La Pampilla por un periodo de diez años, cuyos recursos obtenidos por este concepto fueron utilizados para adquirirla en conjunto con la municipalidad porteña. Esto se concretó en 1978 ante la firma de un contrato ante notario público, con lo cual el municipio de Coquimbo en conjunto con el Club de Leones, adquirieron el terreno con el compromiso de administrarlo, preservarlo y mantener viva la tradición, dejando en claro que La Pampilla es patrimonio de toda la comunidad coquimbana.

Lo anterior fue refrendado por el actual concejal Carlos Yusta, quien por esos años ocupó el cargo de Regidor de la comuna y respecto a ello comentó que “recuerdo perfectamente que en esos años estaba de alcalde Eduardo Pizarro, quien junto a las autoridades de entonces fue invitado por el Club de Leones a una cena en el Club Social de Coquimbo, instancia en la cual Héctor Barrera presidente de la organización de los leones presentó un proyecto en el que se estipulaba la concesión del lugar a la citada agrupación, dejando en claro que los recursos obtenidos en ese entonces serían utilizados para la compra de los terrenos, lo cual fue la génesis de todo.

“La pampilla estaba dividida en muchos terrenos, los cuales fueron adquiridos para ser entregados como patrimonio a Coquimbo y resguardados por el municipio. Nosotros hicimos un proyecto muy hermoso en los años 70’ con profesionales de la Universidad de Chile, pero llegamos a la conclusión de que no sacábamos nada con levantar un parque en La Pampilla, si en tiempos de fiestas esto era tomado por la gente completamente, fue así como el denominado Parque Forestal y Recreacional de la Pampilla se fue postergando”. Indicó.

No obstante a lo señalado por el concejal Yusta, el compromiso adquirido entre el Club de Leones y el municipio de Coquimbo fue llevar adelante el proyecto de Parque Forestal y Recreacional en los terrenos pampilleros, de lo cual quedó constancia enuna edición de diario El Día (Diario El Día N° 14.328 del lunes 19 de septiembre de 1983), donde se afirmó que “se suscribió un compromiso conjunto entre el Club de Leones y el municipio de Coquimbo para realizar el ‘Proyecto Parque La Pampilla”, con arborización, miradores y otras atractivas iniciativas.

En el año 2003, bajo la administración comunal de Pedro Velásquez, este llamó a la comunidad a aportar su visión referida al futuro” Parque Urbano La Pampilla”, proyecto que se encontraba en proceso de elaboración y con financiamiento del Minvu, siendo otra iniciativa que quedó sin efecto, lo cual consta en la publicación del domingo 9 de noviembre del 2003 de Diario El Día.

Fracaso en rescate patrimonial

En el año 2007, surge la idea de nombrar como zona típica a La Pampilla, prometiendo la protección de sus terrenos, resguardándolos de posibles ventas o embargos y en ese sentido el Consejo Nacional de Monumentos Nacionales estaba elaborando un Plan Maestro para delimitar la geografía del lugar y darlo a conocer a la comunidad.

Según Diario El Día del viernes 4 de mayo del 2007, la primera idea del Plan Maestro fue propuesta por el mencionado concejal Carlos Yusta, mediante la creación de un “Santuario de la Naturaleza”; si bien las autoridades concordaban en la importancia patrimonial de la Pampilla, pero nuevamente nada se concretó. “Hace mucho tiempo que vengo proponiendo el sentir de gran parte de los coquimbanos con respecto a La Pampilla, estos terrenos pertenecen a todos y es injusto que estén ocurriendo hechos en contra de ello. Creo que aún estamos a tiempo de trabajar para rescatar ese patrimonio y es lo que debemos hacer”, expresó Yusta.

Vuelta a la actualidad

Hoy en día La Pampilla de Coquimbo ha ido perdiendo su esencia, se van haciendo espacios los asentamientos ilegales, han surgido controversias por el futuro de los terrenos y movilizaciones ciudadanas que exigen a las autoridades adoptar medidas al respecto, pero todo queda en un cruce de palabras, lo cual podría cambiar según los últimos antecedentes.

La intención de recuperar este importante espacio es un imperativo para la comunidad porteña y fue así comola agrupación “Acción Coquimba” expuso la idea de comenzar a trabajar en ello, en una sesión del concejo municipal de Coquimbo y ante la presencia del edil porteño. En la oportunidad, Sergio Pizarro, presidente de organización vecinal indicó que “la Pampilla tiene casi 200 años de existencia bajo esta denominación y siempre ha existido el interés de expropiar sus terrenos, lo que preocupa a la comunidad.El Club de Leones cedió esta zona al municipio en la década de los ’70 para ejecutar un proyecto del Parque Forestal y Recreacional, el que hasta la fecha no se concreta. Al contrario, la zona fue enajenada y vendida en algunos sectores, además de la existencia de inmobiliarias que siguen siendo un peligro latente al querer desarrollar edificaciones en la zona, lo cual se agrava por las crecientes ‘tomas’ de terrenos”, donde todos los coquimbanos perdemos.

En la misma línea, Pizarro señaló que “fuimos al concejo municipal con el fin de reimpulsar la iniciativa para la creación de un Parque Recreacional que delimite de una vez por todas el espacio geográfico que corresponde a la Pampillay para ello solicitamos el apoyo de las autoridades para declarar esta área como zona típica, amparados en la Ley 17.288 del Consejo de Bienes Nacionales y esperamos colaboración. Es imposible que con el transcurso de tantos años, jamás se haya hecho algo para impedir que todos los que nos sentimos identificados con Coquimbo y su historia perdamos día a día nuestra Pampilla”.

Por su parte y sobre los aspectos en los que se solicita colaboración de la casa edilicia porteña, Erick De la Barra, integrante de la agrupación de vecinos coquimbanos explicó que “nosotros ya contamos con muchos requisitos que se solicitan para postular a la Pampilla como zona típica, trabajo que venimos ejecutando hace mucho tiempo, pero se pide la opinión de los propietarios del inmueble, el cual es el municipio de Coquimbo y el compromiso formal de elaborar un instructivo de intervención en la zona típica, que también debe ser generado por las autoridades, por ello pedimos el pronunciamiento al respecto”.

Municipio de Coquimbo

El alcalde de Coquimbo, Cristian Galleguillos, al ser entrevistado por El Día sobre la propuesta de los ciudadanos, sostuvo que “nosotros ingresamos los antecedentes que expusieron los vecinos al departamento jurídico para generar un informe que verifique los aspectos legales y si es posible poder solicitar que la zona pampillera sea declarada como zona típica; a partir de ello tendremos un pronunciamiento ante lo que me parece una muy buena iniciativa.

“Debemos dejar en claro como en muchas oportunidades, que este alcalde adquirió el compromiso de no vender ni menos ceder ni un mínimo de los terrenos de la Pampilla de Coquimbo, por lo cual loscoquimbanos deben estar tranquilos que esto así será.

Con respecto a los asentamientos ilegales, en nuestro plan regular queda explícito hasta donde es posible la ocupación urbana, por lo cual todas las llamadas “tomas” deberán salir sí o sí de los lugares aledaños al recinto, ya que esto pertenece a todos y no solo a algunos”, expresó el edil Galleguillos.

De lo señalado por la autoridad comunal y su intención de trabajar para que la Pampilla de Coquimbo de una vez por todas adquiera la preservación que le corresponde por su importancia histórica en la región y el país, es de esperar que se agilicen todas las instancias pertinentes para delimitar su zona geográfica principalmente y resguardar la popular zona que es parte de la vida de todos quienes son Coquimbanos. 

Fiesta de la pampilla postulada a UNESCO

Hace algún tiempo, la fiesta de La Pampilla de Coquimbo fue postulada para ser Patrimonio Cultural Inmaterial a la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), de lo cual aún no se obtiene respuesta.

Respecto a ello, el alcalde Galleguillos mencionó que “creemos que nuestra fiesta es muy importante en todo el país y merece ser declarado patrimonio de la Humanidad, por ello estamos a la espera de la respuesta de la Unesco para recibir esta denominación, la cual podría ser complementada por lo solicitado por los vecinos, respecto a salvaguardar los terrenos y ser catalogado como zona típica.

Visión crítica de historiador

El historiador Jaime Espejo trabajó durante años en el municipio de Coquimbo y desde su tribuna pudo verificar qué procesos se llevaron para salvaguardar los terrenos de La Pampilla y sobre ello declaró que “en el transcurso de los años el municipio adquirió estos terrenos mediante un contrato en el cual se señalaba la imposibilidad de vender, ceder o transferir ninguna parte de ellos, cosa que las autoridades hasta el día de hoy no han respetado.

“Lo que ocurre en estos momentos es que muchos movimientos ciudadanos defensores se han dado cuenta de cosas incorrectas que sucedieron y siendo documentalista histórico del municipio de Coquimbo siempre luché por llevar adelante una iniciativa de resguardo del lugar. El problema está en quienes dirigieron la comuna con anterioridad, los que conocieron y dieron la importancia de llevar a cabo este proyecto de rescate y darle la categoría de zona típica a nuestra Pampilla para su resguardo”, sostuvo el historiador. 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X