• Patricia Torres trabaja junto con la comunidad para rescatar y destacar el patrimonio de las diversas localidades del Valle de Elqui.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La arquitecto trabaja junto a los vecinos de la localidad de San Isidro para que sea declarada por el Consejo de Monumentos como Zona Típica, labor que ya logró en el pueblo de Diaguitas en el año 2009.

El año 2008 Patricia Torres decidió que debía hacer algo por las hermosas localidades del Valle de Elqui. Como arquitecto y  habitante del sector de Peralillo podía percibir que las viviendas,  de construcción típica colonia, y las tradiciones hablaban por sí solas y caracterizaban a cada sector, por lo cual eran un patrimonio que se debía proteger y difundir al mundo.

Decidida reunió a un equipo de trabajo y realizaron su primer proyecto en el año 2009, un expediente de investigación para que la localidad de Diaguitas fuera reconocido por el Consejo de Monumentos Nacionales  como Pueblo Típico  y protegerlo legalmente. Desde ese año que esta localidad cuenta con su decreto oficial, destacando la identidad del lugar y aumentando el turismo.

“Desde el 2008 ya existían artesanos de Diaguitas que viajaban a Vicuña a vender productos, porque no llegaba mucho turista y era un pueblo más de descanso familiar. Cuando realizamos el expediente  y son declarados Zona Típica esta parte de Chile está protegido por ley y se dice con esto que es un pueblo interesante de ver, porque  algo está pasando y el pueblo está queriendo mostrarlo y hablar por sí solo. Además desde esa fecha a la actualidad, los turistas llegan y ya saben de Diaguitas y lo visitan”

Un trabajo que se realiza con toda la comunidad y se divide en dos, primero, el estudio con los habitantes, conocer las características del pueblo y sus tradiciones y por otra parte, la fundación que realiza la labor de protección y conservación de las localidades y que ahora comenzará en el pueblo de San Isidro.

¿Qué significa que una localidad sea declarada pueblo o zona típica?

“Monumentos  nacionales tienen  cinco categorías de protección por la ley  17.288, entre esas  categorías esta la de Zona Típica que es la cual protege un conjunto de inmuebles que tienen distintos  características que pueden ser valores y atributos de historias, identidad, que la gente se identifique con su propiedad y los hábitos y tradiciones que se van generando  año tras año, en conjunto con su arquitectura  y construcciones. Esos son los valores y atributos que tienen que tener una zona para poder ser protegida por ley y así por ejemplo, no suceda el día de mañana lo que pasó en Chiloé con Castro que es patrimonio, pero ese sector no estaba  protegido y por eso se hizo un mall gigantesco sin respetar  las líneas patrimoniales del sector ni su identidad”.

 

¿Qué hace distinto a San Isidro de otras localidades, cuál es su particularidad, considerando que muchas localidades del Valle de Elqui son de arquitectura similar?

“Si empezamos a hablar  de arquitectura, las fachadas continuas de todos los pueblos con arquitectura colonial  española es común, pero existen diferencias por ejemplo en sus iglesias y de ahí en sus tradiciones. Las iglesias del valle son todas distintas y particulares en su materialidad y detalles arquitectónicos, además de sus fiestas religiosas y costumbres. Así por ejemplo, cuando hicimos este estudio en Diaguitas nos dimos cuenta el damasco es un producto típico  y empezamos a mirar lo que la gente tiene desde la puerta de su casa hacia dentro para generar identidad. Eso es lo que haremos ahora en San Isidro, abrir las puertas para conocer qué es lo que lo hace distinto y potenciarlo. San Isidro es un lugar de tránsito por el cual pasan todos los turistas a Mamalluca y  no se quedan ahí;  aunque pasan todos por su calle principal miran la iglesia y todo, pero nadie se queda y la idea es que se queden, aporten y la gente pueda mostrar sus productos y no salir del lugar a vender a otra parte sino que potenciar la localidad”.

Cuando se habla de protección patrimonial muchas veces se piensa también en los obstáculos para quienes habitan estas viviendas para mantenerlas o modificarlas

“Es una desventaja que tenemos en Chile, porque si vemos otros países, por ejemplo en Francia, existe una institución que se dedica a proteger, mantener y cuidar su arquitectura e identidad y potenciar el turismo. En Chile estamos en deuda respecto a apoyar a la comunidad para mantener el patrimonio, aunque Monumentos Nacionales trata de aportar en algo no tienen los fondos totales para realizar una mantención de cada casa particular y poderlos ayudar. Sin embargo están surgiendo ciertos programas de gobierno para ayudar a propietarios de casas protegidas y patrimoniales”

 

Pero sigue siendo una traba ser declarado Zona Típica?

“No claro, que no. Lo que sucede es que debemos  aprender  a estar orgullosos de lo que tenemos y no llegar,  botar y construir y construir edificios modernos sin parar. Yo no estoy en contra de desarrollo, pero hay formas de hacerlo. En Valparaíso verás edificios de tres pisos que son antiguos de fachada continua y se conserva, pero por dentro tienen estructura moderna. Ser patrimonio no te limita, es un dialogo entre el pasado y  el presente. El patrimonio debe evolucionar, pero siempre respetar  ciertas líneas. Al ser protegido por la ley 17288 de Monumentos Nacionales, sale un instructivo que te da  un abanico de posibilidades de poder trabajar y modificar tu casa.”

 

¿Seguirán con este proyecto para que otras localidades del Valle de Elqui sean declaradas Zona Típica?

“Yo vivo en Peralillo, así que pretendemos tomar todo el valle y  protegerlo. La idea es conocer los detalles de cada pueblo y poner en valor lo que quieren mostrar, sigo insistiendo, ellos deben de hablar por sí solos, yo trabajo con la comunidad y son los habitantes los que deben empoderarse y ese es  nuestro mensaje en las charlas es que deben empoderarse y estar orgullosos de lo que tienen y mostrarlo”. 5201i

EL ESCENARIO DEL PUEBLO

Para la arquitecto, Patricia torres quien está trabajando en la protección de las diversas localidades del Valle de Elqui con su fundación Patrimonios de Elqui, las construcciones que se encuentran en cada pueblo son un verdadero escenario que permite la vida y relaciones de los habitantes.

“Nosotros, los habitantes, hacemos la historia. Así se va generando los lazos, las costumbres, las características particulares de cada sector, pero sin puesta esta en escena no tenemos historia, no tenemos que mostrar y por eso la arquitectura es muy importante para generar historia, tradición e identidad”.

La frase: “Las pequeñas localidades  del Valle del Elqui tienen que empezar a  potenciar y ponerse en valor con sus tradiciones y arquitectura y así el día de mañana estén protegidas si se les quiere quitar esta identidad”

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X