• El alza en los cobros del peaje de la Ruta D-43, que une a Ovalle con La Serena y Coquimbo, detonó la ira de la comunidad limarina y la plaza de cobros no solamente terminó tomada, sino que vandalizada y quemadas dos de las cinco casetas instaladas en esa carretera.
    El alza en los cobros del peaje de la Ruta D-43, que une a Ovalle con La Serena y Coquimbo, detonó la ira de la comunidad limarina y la plaza de cobros no solamente terminó tomada, sino que vandalizada y quemadas dos de las cinco casetas instaladas en esa carretera.
Crédito fotografía: 
Leonel Pizarro
Algunos personeros como el consejero regional, Marcelo Castagneto, incluso piensan que es el Estado el que debería asumir la carga subsidiando para poder mantener los cobros. El alcalde de Ovalle también cree que el MOP debería agotar las instancias que permitan evitar el alza.

Mientras la comunidad limarina se ha mostrada indignada por el alza en los valores del peaje en la ruta que une a Ovalle con La Serena y Coquimbo, en general la comunidad local y algunas autoridades creen que el Ministerio de Obras Públicas debería mantener las conversaciones con la concesionaria para mantener los valores que están vigentes.

Lo anterior ante el violento ataque  a la plaza de peaje donde fueron quemadas dos casetas de cobro y otras tres fueron completamente destruidas por  quienes llegaron a tomarse el lugar a modo de protesta por el anuncio del alza de 2.550 a 3.050 pesos en el peaje.

Molestia ciudadana

La molestia ciudadana no solo se dejó sentir con la toma del recinto, sino que también con la destrucción del lugar, lo que si bien fue rechazado de plano, se coincidió en que no era el momento de subir los cobros, especialmente por la  explosión social que vive el país.

Diferentes personeros de la zona se han referido rechazando la violencia y coinciden en que se debe seguir buscando una solución con la concesionaria, ya que con la violencia nada se consigue.

En esa línea, el presidente de la Comisión de Infraestructura y Planificación del Consejo Regional, CORE, Marcelo Castagneto cree que las gestiones deben agotarse a todo nivel y así como se llegó a un acuerdo por el pago del TAG, se debe buscar soluciones para las rutas concesionadas de regiones que si bien no tienen TAG, sí cuentan con cobros de peaje que deben alzarse cada primero de enero, según los acuerdos firmados con el Estado.

“Es una carga que vamos a tener que pagar todos. Pero es algo que no vamos a definir nosotros y creo que es el Estado el que tiene que asumir ese costo”. Marcelo Castagneto, consejero regional

Por eso plantea que es precisamente el Estado quien debe responder frente a esta situación.

“El trabajo que tiene que hacer el Ministerio de Obras Públicas a través de su Departamento de Concesiones es negociar con ellos para que el Estado de Chile subsidie esta diferencia de costos y lo mantenga congelado durante uno o dos años,  el tiempo que sea necesario o bajar los costos, porque eso lo vamos a pagar todos a través de nuestros impuestos”, plantea.

Castagneto recuerda que en los contratos de concesiones el Estado adquirió compromisos y es quien debe asumir.

Ataques equivocados

El consejero regional sostiene que la gente está equivocada al atacar a las empresas que han ejecutado las obras, “porque ellos están cumpliendo un contrato que se ha firmado por el Estado y si el Estado dice le vamos a cobrar más o menos al usuario, esa diferencia la tiene que pagar el Ministerio de Obras Públicas. Aquí Pablo Herman (seremi del MOP) tiene mucho que decir y el ministro Moreno tiene también que decir algo respecto a esta materia, no solamente en los TAG en Santiago, sino que en todas las concesiones del país”, precisa.

 Reconoce que es una carga tributaria gigantesca y si se llega a un acuerdo va a incrementar la deuda externa del país y “es una carga que vamos a tener que pagar todos. Pero es algo que no vamos a definir nosotros y creo que es el Estado el que tiene que asumir ese costo que lamentablemente vamos a terminar pagándolo todos”, subraya Marcelo Castagneto.

Agotar conversaciones

Quien también se ha referido al tema y ha rechazado los actos de violencia y la destrucción de las casetas de peaje en la Ruta D-43, es el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, quien también coincide en que se deben agotar las conversaciones y no abandonar el diálogo.

De hecho ha señalado que ha estado en contacto con los directivos de la empresa Sacyr y con el Seremi de Obras Públicas, Pablo Herman, “con el fin de que se revierta esta decisión y no se produzca el alza fijada desde el 1° de enero”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital