• El joven Mauricio Tapia ha sido visto en el puerto y sectores como Sindempart
  • La hermana Nevenka Cortés junto al concejal guido Hernández, buscan apoyo para la internación involuntaria de Mauricio
Crédito fotografía: 
Facebook
A través de una denuncia en redes sociales, Nevenka Cortés se informó que su hermano Mauricio, que padece esquizofrenia y que está en situación de calle, tendría conductas impropias con niñas y mujeres de la comuna. Por ello, pide apoyo para internarlo y pueda realizar tratamiento de salud mental y rehabilitación por consumo de drogas.

Preocupada se encuentra Nevenka  Cortés, luego de conocer por redes sociales, que su hermano Mauricio Tapia, quien padece esquizofrenia,  estaría deambulando  por las calles de la comuna de Coquimbo atacando a niñas y mujeres. Incluso habría sido golpeado en el mes de octubre en el sector de Sindempart tras, según la información entregada por los usuarios de redes sociales, intentara tocar a una pequeña niña que caminaba con su padre.

Fue el concejal Guido Hernández quien a través de su página de Facebook alertó sobre la presencia de Mauricio en las calles del puerto, llamando a las mujeres a tener cuidado. En el posteo se sumaron varios comentarios de víctimas del hombre, quien habría aparecido en diversos sectores de la comuna, intentando sobrepasarse.

UNA HISTORIA DE DOLOR Y SOLEDAD

Tras conocer esta información, Nevenka se comunicó de inmediato con el concejal y le relató la compleja vida de Mauricio, de sólo 26 años, que en su niñez y adolescencia pasó por desgarradores momentos que marcaron su niñez y adolescencia.

“Ha estado internado en algunas oportunidades. El quedó en la calle porque mi mamá en abril de este año tuvo que irse debido a que Mauricio la agredió. También conmigo pasaron algunas cosas graves, se me metía a las cuatro de la mañana a la casa buscando algo para comer o para vender por drogas y en ese tiempo no estaba tan mal como ahora. Pero en vista de esta situación y como en las redes sociales lo acusan de psicópata de Coquimbo, no puedo hacer vista gorda y decir que aquí nada pasa”.

“Necesito apoyo para internarlo, es necesario que esté sano y que Mauricio no sea un peligro para la comunidad aquí en Coquimbo”. Nevenka Cortés, hermana de Mauricio Tapia.

Recuerda que desde los 8 años y por 3 años el joven fue violado por su padrastro.  “Fueron violentas, porque  supimos después que incluso lo drogaba, lo encerraba, lo violentaba psicológicamente, era terrible lo que le pasó. Esa persona cumplió 10 años de cárcel y salió. Después de eso, en su adolescencia comenzó con su adicción a la drogas, consumiendo cocaína y se sintió abandonado. Él no terminó sus estudios y tampoco realizó un tratamiento psicológico por los abusos que sufrió”, relata la mujer.

Pasaron los años y Mauricio vivía con su madre, a veces desaparecía por varios días. La calle se convirtió en su hogar.  Nevenka y su hermana  comenzaron a notar ciertas actitudes extrañas en el joven; escuchaba voces, hablaba solo y estaba perdido. “Como fue en el tiempo en que estaba tomando el tratamiento por las drogas, el sicólogo lo nota y le manda a realizar exámenes y le diagnosticaron esquizofrenia y comienza su tratamiento, pero nunca deja el consumo de drogas, entonces su enfermedad comenzó a acrecentarse más”.

Para Nevenka fue impactante encontrarse con diversos posteos en redes sociales, “Que decían que estaba atacando a niñas, él nunca fue así”. Por eso Está realizando gestiones para internarlo, pero pide ayuda para que su tratamiento sea de forma integral, tanto por su condición de salud mental y su adicción a las drogas.

“Yo necesito un tratamiento integral y necesito un compromiso de las autoridades. Ya tengo el de mi madre que va apoyar. Él es un muchacho joven, que no ha tenido una vida de normal y me gustaría que pudiera estar bien. Él nunca fue así como se dice en las redes sociales, nunca tuvo impulsos sexuales, por eso pienso que quizás Mauricio fue abusado nuevamente y eso  lo hace actuar así”.

Luego de conocer la historia del joven, el concejal Guido Hernández  ha apoyado a la familia para realizar gestiones con diversas autoridades  como la seremi de justicia y servicio de salud. Además solicitarán formalmente la internación involuntaria para personas afectadas por enfermedades mentales.

“Esto no es un tema penal, sino que de salud mental. La gente tiene derecho a sentir miedo por el comportamiento que tiene en las calles, pero el Estado tiene la obligación de internar a una persona que tiene una enfermedad mental y que está atacando a la comunidad. En este momento él es un peligro para la comunidad y para sí mismo, porque ya ha sido golpeado”, señala el concejal.

La hermana espera que Mauricio pueda reconocerla y comenzar el tratamiento que necesita de forma urgente. “Mauricio tiene una rabia con la sociedad, con la gente, con nosotros y con el sistema. Parece que busca que lo maten, porque estoy segura que siente, dentro de su mundo, que nadie lo ha ayudado, que lo hemos rechazado”, concluye, entre lágrimas Nevenka.

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X