Crédito fotografía: 
Presidencia
El Senado encargó a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento un informe que detalle el mecanismo del procedimiento, su tramitación y el quórum para ser aprobado. Los parlamentarios oficialistas lamentaron la iniciativa e hicieron hincapié que es momento de avanzar en acuerdos. Respecto a la postura de la oposición, el congresista DC, Matías Walker, dijo que el presidente, con todos sus defectos, tiene que terminar su mandato, mientras que Daniel Núñez (PC) aseveró que el mandatario pasará a la historia por su “prontuario criminal”.

El martes fue una jornada difícil para el Gobierno de Sebastián Piñera ya que una vez más la idea de destituir al mandatario cobró fuerza, esta vez fue el senador Alejandro Guillier (Ind) quien en conversación con CNN llamó a adelantar las elecciones presidenciales argumentando un escenario de “ingobernabilidad”.

El excandidato presidencial también dijo que la clase política y los empresarios “ven esta situación como insostenible”, que hay falta de liderazgos, de conducción e incapacidad para resolver los problemas de seguridad pública así como también impulsar una verdadera agenda de reformas.

Pero eso no fue todo, porque en la jornada de ayer se conoció que el Senado encargó a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento un informe que detalle el mecanismo para inhabilitar al mandatario por incapacidad físico o metal, la solicitud la emitió la bancada de diputados de la Federación Regionalista Verde Social (FRVS).

Si bien la idea ya se había esbozado en algunas oportunidades tras las manifestaciones del 18 de octubre, la alarma generada en el mundo político es distinta ya que ayer se cumplieron dos años desde que asumió Sebastián Piñera, es decir faltan dos años para que termine su segundo mandato, también se conmemoraron  los 30 años del retorno a la democracia y, un Plebiscito Nacional que se instala con mayor fuerza a tan solo 44 días de su realización.

Reacciones locales

Los parlamentarios de la región reaccionaron rápidamente, sobre todo aquellos diputados oficialistas quienes expresaron que no es la forma para subsanar el escenario nacional, donde además se suman nuevos desafíos que no se tenían contemplados como el aumento de casos de coronavirus.

“Las declaraciones del señor Guillier son muy desafortunadas, él persiste en una conducta y en tratar de generar un golpe blando, aquí, adelantar las elecciones no va a producir ningún efecto, aquí lo hay que hacer es apoyar transversalmente la gestión en materia de seguridad y orden público del gobierno, condenar la violencia, las barricadas y los violentistas y dejar de entrabar lo que son los grandes proyectos que tiene esta agenda social”, señaló el diputado gremialista Juan Manuel Fuenzalida.

El congresista oficialista detalló que la reforma de pensiones lleva 42 días en el Senado y que si bien fue aprobada en la Cámara de Diputados, sigue entrampada por los senadores de oposición.

“Yo le diría que más que adelantar elecciones se requiere una nueva actitud para generar grandes acuerdos, si aquí los problemas no tienen relación con una nueva Constitución o con un tema de elecciones, sino que el Gobierno y el Congreso hagan la pega para sacar adelante la agenda social”, puntualizó.  

Quien también se refirió fue su par de Renovación Nacional, Francisco Eguiguren, que criticó fuertemente la intención de la izquierda de debilitar las instituciones democráticas del país.

“Si hay algo que ha estado en riesgo ya sea por el odio, la violencia, la delincuencia es justamente la democracia y si hay algo que es incomprensible es que un senador se convierta en el franco tirador de la democracia, él debe responderle al país”, manifestó.

En tanto, el congresista del Partido Comunista, Daniel Núñez, fue categórico al decir que la administración de Sebastián Piñera ha sido la más “nefasta” desde el retorno a la democracia y que el mandatario pasará a la historia por su “prontuario criminal”.

“Este Gobierno ha sido el más nefasto que ha tenido Chile desde el retorno a la democracia, Sebastián Piñera pasará a la historia por su prontuario criminal, que incluye a quienes se han visto mutilados y han perdido sus ojos y quienes han muerto por disparos de militares y, tiene bajo su responsabilidad un sinfín de violaciones a los derechos humanos que no paran y que cada día se acrecientan”, dijo.

Además, indicó que se deben impulsar elecciones presidenciales “para tener un presidente que sea capaz de tener la dignidad y que no actúe de forma criminal contra su pueblo”.

Por su parte, el diputado demócrata cristiano, Matías Walker, dijo en conversación con Radio El Día que los presidentes elegidos democráticamente tienen que terminar su mandato más allá de las evaluaciones positivas o negativas.

“Aquí nadie puede sacar cuentas alegres porque está mal evaluado el Gobierno pero también el Congreso, la oposición y los partidos políticos, ahí el acuerdo por la paz y una nueva Constitución porque la forma de canalizar ese descontento es elaborando una nueva Carta Fundamental con delegadas y delegados democráticamente”, aseveró.

“Con todos sus defectos tiene que terminar su mandato”

Walker confesó que votó por Alejandro Guillier en la segunda vuelta y que apoyó su campaña y su candidatura, “no me arrepiento de nada” pero que no se ve bien que justo cuando se cumplen dos años del periodo presidencial, pida la destitución de quién le ganó.

“Por muy mala que sea la evaluación, por mi parte tengo una muy mala evaluación del gobierno de Sebastián Piñera, y estoy consciente que no ha cumplido con las dos principales promesas que le hizo a la ciudadanía, crecer y generar empleos…el presidente, con todos sus defectos tiene que terminar su mandato y cada uno de nosotros tiene que actuar dentro del ámbito de sus competencias y en sacar adelante el país”, añadió.

En esa misma línea, el DC aseguró que es una mala idea porque lo que establece la Constitución “en caso de destitución de un presidente de la República, mediante una acusación constitucional, por ejemplo, es que restando menos de dos años del término del mandato, no corresponde hacer elecciones” y que es el Congreso Pleno el que designaría al representante.

“Ustedes comprenderán lo que significaría que este Congreso Nacional que tiene un 3% de aprobación tuviera que definir entre cuatro paredes al reemplazante de un presidente elegido democráticamente –nos guste o no- destituido. Esa sería la peor solución que podría darse”, reflexionó.

La solicitud

La solicitud del detalle fue impulsada por los diputados Alejandra Sepúlveda, Jaime Mulet y Esteban Velásquez ya que –según declararon- existe poca claridad respecto del artículo 53, N°7 de la Constitución Política donde se señala que es una atribución exclusiva del Senado “declarar la inhabilidad del Presidente de la República o del Presidente electo cuando un impedimento físico o mental lo inhabilite para el ejercicio de sus funciones; y declarar asimismo, cuando el Presidente de la República haga dimisión de su cargo, si los motivos que la originan son o no fundados y, en consecuencia, admitirla o desecharla”.

El requerimiento de la bancada de la FRVS buscará esclarecer el mecanismo, específicamente, en cómo se debe expresar concretamente dichos impedimentos, su tramitación y el quórum que se requiere para ser aprobada.

Según comentó el presidente de la comisión que deberá responder y elaborar el informe, Felipe Harboe (PPD),  “no existe precedente en nuestro derecho constitucional” y que lo tanto, se deberá revisar la legislación comparada, estudiar si existen casos similares y tras eso, emitir una propuesta de procedimiento arreglado al Senado para eventuales requerimientos de esta naturaleza. En primera instancia se había fijado un plazo de 30 días para trabajar en el documento, sin embargo, frente a la inexistencia de antecedentes en el país se cree que podría concluir a fines de mayo.

Dos años del gobierno

Ayer el Gobierno de la centro derecha cumplió su segundo año y si bien coincidió con la conmemoración de los 30 del retorno a la democracia, no hubo un pronunciamiento o balance de su gestión.

En este sentido, el diputado Walker señaló que el Gobierno tiene que hacer un recuento y ver si se han cumplido los compromisos que le prometió a la ciudadanía.

“Se cumplieron dos años y el gobierno tiene que hacer un balance, porque no lo ha hecho y esta es una muy buena ocasión porque prometió mayor crecimiento y empleo y no ha ocurrido ninguna de las dos cosas.  En vez de festejar dos años de gobierno lo que debiera decir humildemente ‘bueno la ciudadanía votó por mí y nosotros nos comprometidos’ y también convocar a un gran acuerdo nacional, donde estén todos los actores políticos y sociales con motivo del plebiscito”, reflexionó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X