• Si bien el diputado exPS no pudo viajar a la región como tenía programado para dar a conocer el Movimiento Unir, conversó con diario El Ovallino sobre la plataforma que integra junto con otros ex militantes socialistas y con la que esperan “unir” a la izquierda.
Crédito fotografía: 
Archivo / Lautaro Carmona
El fin de semana el diputado y exgobernador del Elqui tenía programada una visita a la región para promover su movimiento político Unir, pero se vio obligado a postergar el viaje por la emergencia sanitaria que atraviesa el país. Sin embargo conversó con El Ovallino sobre la pandemia pero también sobre su sorpresiva desvinculación, “para mí es agua pasada”. No mostró arrepentimiento, aseguró estar bien como independiente pero fue crítico de la actual conducción de la tienda “tenemos un partido donde la participación de militantes está cada vez más asfixiada, donde las prácticas son totalmente verticalistas y poco inclusivas”.

El fin de semana arribaría a la región el diputado y exgobernador del Elqui, Marcelo Díaz (exPS) quien había programado una serie de visitas con el objetivo de dar a conocer el Movimiento Unir, una plataforma creada por un grupo de exmilitantes del Partido Socialista que renunciaron tras sostener profundas diferencias con la actual directiva de la colectividad, pero el escenario sanitario lo obligó a postergarlas.

Unir tiene como fin reconectar la cultura socialista con el Chile que emergió después del 18 de octubre del año pasado. Así lo comentó en un contacto telefónico el exvocero de Michelle Bachelet en una entrevista exclusiva con diario El Ovallino, donde aseguró que espera confluir con los diferentes sectores de la izquierda.

Sin planes políticos

Tras la confirmación del primer caso de Covid-19 en el país y lo que ha sido el aumento de los contagiados, que ascienden a más de 2 mil 400 personas al día de ayer, Díaz fue enfático al señalar que no es momento para planes políticos mucho menos para pensar en candidaturas, aunque se muestra esperanzado con la nueva plataforma y si bien confiesa que el futuro de Unir no está del todo claro el objetivo es uno: “unir a la izquierda”.

“No sabemos si vamos a ser un partido o  convergeremos con otros. Lo que si hemos planteado es que la vocación de este movimiento es trabajar por la unidad de la izquierda, porque creemos que hay que construir alternativas de Gobierno frente a la derecha”, expresó.

El diputado de la Región de Valparaíso también se refirió a lo que fue la extinta Nueva Mayoría -donde se desempeñó como ministro secretario general de Gobierno-, específicamente a la “poca claridad programática”, que finalmente terminó por “pasarle la cuenta”.  

“Nuestros principales dolores de cabeza no estaban en la oposición que hacían su juego, sino que en la capacidad de ordenar a nuestra propia coalición para que aprobara los proyectos que estaban en el programa de Gobierno. Creo que eso nos pasó la cuenta. La gente no notó en nosotros coherencia ni capacidad de dar gobierno”, reflexionó.

Eventual interés senatorial

Díaz tiene una estrecha relación con la zona, fue gobernador de la Provincia de Elqui en 2001 y diputado por la Región de Coquimbo en dos periodos consecutivos, desde 2006 a 2014. Fecha donde también aspiró al escaño senatorial que ostentaba el senador Jorge Pizarro. Es por eso que sus visitas dejan entrever un posible interés por la senaturía. Al ser consultado si estaría dispuesto a asumir el desafío, respondió que en el pasado no pudo, precisamente, por la conducción del partido.

“El PS no se la jugó por las primarias y es bien curioso porque el Partido Socialista trajo las primarias a Chile en 1993 y es probablemente uno de los partidos que menos las usa y eso es otra forma de conducción vertical y no inclusiva. Muchos de nuestros liderazgos que podrían haber ganado una elección, no han podido ser candidato porque el PS no se la ha jugado, no es un tema que le interese”, manifestó.

Si bien no lo descartó, insistió que no es tiempo para hablar de proyecciones tampoco de candidaturas, ya que en este momento “todas nuestras energías deben estar puestas en salvar vidas”.

“Nunca perdí mi vínculo con la Región de Coquimbo, siento mucho cariño, cada vez que me piden esfuerzos para ayudarlos en sus gestiones las hago. Lo que dije una vez es que me sigo sintiendo parte de esa región y no hay nada descartado, pero ahora me parece un poco frívolo hablar de candidatura”, insistió.

¿Hacia la izquierda más progresista?

El exsocialista tampoco tuvo reparo al contestar que en su nuevo proyecto político hay cabida tanto para el Partido Comunista como para el bloque del Frente Amplio y “ojalá también un Partido Socialista renovado”.

Cabe recordar que en la primera semana de marzo –mientras se registraban los primeros casos de Covid-19 en el territorio nacional- Marcelo Díaz abandonó el asiento que había usado durante dos años en el hemiciclo de la Cámara de Diputados y se sentó más cerca del sector que utilizan los parlamentarios frenteamplistas.

“A nivel de Cámara estamos trabajando con los parlamentarios del Frente Amplio, pero mantenemos un diálogo activo con los humanistas, los comunistas y socialistas, el problema del Partido Socialista es su conducción política y no su militancia”, arremetió.

Reflexión de un socialista

Marcelo Díaz estuvo en las filas del partido por más de 30 años, sin embargo aseveró que “para mí es agua pasada” y que no se arrepiente de haber tomado la decisión, que las razones que lo motivaron a marginarse “siguen estando vigentes” y que hoy por hoy siente que tomó la mejor decisión y que está cómodo como independiente.

“Lo lamento por la militancia de base porque ellos sufren y padecen algo que venía criticando hace mucho tiempo y lo hago desde mi condición de diputado. Imagina lo que le pasa a un militante de cualquier comuna de Chile. Tenemos un partido donde la participación de militantes está cada vez más asfixiada, que no hay deliberación ni diálogo democrático,  donde las prácticas son totalmente verticalistas y poco inclusivas”, añadió.

Respecto a las razones que lo motivaron a dejar las filas del PS, Díaz contó que intentó hacer cambios desde el 2010 en adelante, donde incluso se elaboró un documento llamado “Nuestra Revolución” que contenía algunas modificaciones las cuales se mantienen en la actualidad.

“Creo que haber dedicado una década a ese esfuerzo es más que suficiente. A pesar que no milito en el partido me siento profundamente socialista. Lo intenté demasiado y no prosperó, cuando uno se siente así es mejor dar un paso al costado pero, sigo teniendo un diálogo y trabajo con la parte socialista en mi distrito y en la Región de Coquimbo y en muchas otras regiones donde hay gente que siente y comparte mi crítica, quizás no comparten mi decisión, pero con la que sigo teniendo la mejor de las buenas acciones y el mejor de los diálogos”, indicó.

Pandemia y vigencia de demandas sociales

A pesar del panorama que ha ocasionado en el país la propagación del coronavirus, el diputado de la vecina Región de Valparaíso aseguró que las demandas visibilizadas por la ciudadanía tras el 18/O siguen estando presente.

“El estallido social sigue estando pendiente y creo que no hay que equivocarse y pensar que el coronavirus resolvió el problema en Chile porque no hay movilizaciones. Estas van a seguir existiendo. Una vez que pase este ciclo o esta pandemia vamos a volver con fuerza a sacar adelante los proyectos que están vinculados al estallido social incluyendo, probablemente, el central que es el cambio constitucional”, dijo.

Respecto a algunos inconvenientes que se dieron en el Congreso Nacional para aprobar el nuevo calendario electoral, Díaz recordó el actuar de ciertos parlamentarios UDI y planteamientos que se han escuchado como el de suspender el Plebiscito Nacional y redestinar esos recursos para enfrentar la pandemia.

“Es sorprendente escuchar a algunos decir que el plebiscito cuesta $30 mil millones como si en realidad ese dinero resolviera el tema de la pandemia. Otros planteaban que era mejor dejarlo todo en el aire y otros que era mejor suprimir la elección de gobernadores. Hubo algunas lógicas bien miserables detrás de la negativa UDI de votar a favor de un acuerdo que hasta la propia presidenta del partido había llegado en el Senado”, finalizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día