Crédito fotografía: 
Cedida
Además la senadora avaló que la elección se realice en dos días, precisando que se tomaron las medidas para que no sucedan hechos anormales, ni fraude, como vaticinaron algunos. También destacó el sistema de vacunación que se lleva adelante en el país.

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz, quien deja en el presente mes dicho cargo, en entrevista con diario El Día, se refirió a temas de contingencia nacional como el retiro de la estatua del general Baquedano, el proceso de vacunación, el rol del Parlamento frente al estallido social y también la participación activa que han tenido las mujeres en el Senado y en la Cámara de Diputados, donde han legislado temas comunes y transversales.

-¿Qué le parece el retiro del monumento a Baquedano. Se le dobló la mano al gobierno o éste fue incapaz de controlar las manifestaciones en el lugar?

“Existe harta controversia con esa situación y lo que creo es que la imagen, la estatua del general Baquedano, ha generado una situación de alta violencia y peligrosidad para el sector, donde viven pequeños comerciantes y los vecinos  que viven en torno a Plaza Italia y no ha existido posibilidad de controlar la situación. Al final se optó por la propuesta que hizo el Consejo de Monumentos Nacionales, que ha señalado que la van a reparar y no sé si irá a volver, pero hay una acción de mucha rebeldía, de mucha protesta en torno al lugar y el gobierno no sé si optó por sacarla u optó por suspender un tiempo que se produzcan estos actos de violencia, de vandalismo, porque hay que rechazar todo eso que ha sucedido, que es inaceptable que  se generen todos esos incendios, desórdenes y vandalismo en ese sector. Yo entiendo el lado de muchos jóvenes que ven en la imagen del general Baquedano a alguien que no ha sido consultado al país. Pero yo creo que aquí lo básico es poder establecer una cultura de respeto a todos los monumentos históricos que están instalados. Así como está instalado en la Plaza de la Constitución una imagen de Allende, de Frei, de Alessandri. Hay una lógica de respeto a eso que se ha decidido. Entonces, creo yo, que en la Plaza Baquedano la situación ya estaba bastante desbordada y esto puede, de alguna manera, descomprimir lo que ahí está sucediendo”.

-¿Piensa que poner otro  personaje mejoraría las circunstancias en el lugar o no se trata del monumento sino que es el punto donde se congregan simplemente?

“Yo creo que hay dos razones, el punto donde se congregan, donde se ha denominado la Plaza de la Dignidad y, por otro lado, está la imagen que genera en las generaciones más jóvenes esta rebeldía, este rechazo. Lo que yo escuchaba de los jóvenes que estaban en eso, un repudio a los militares, por lo que representa, era un elemento de conflictividad que no había pasado en todos estos años que había existido el monumento ahí, pero hoy día hay grupos de jóvenes que están en una línea más anárquica y que generan este tipo de situaciones. Yo espero que  ahí se plante un árbol, si es que no va a volver la estatua. Pero creo que la Plaza Dignidad va a seguir siendo un foco, o la Plaza Baquedano, la Plaza Italia, va a seguir siendo un foco de reuniones como ha sido siempre, históricamente. Ahí hasta los partidos de fútbol se celebran, pasa mucho en la Plaza Italia. Espero que se descomprima, pero las protestas van a seguir siendo, en mi opinión, en ese centro de  reuniones”.

-¿Ha estado a la altura de las circunstancias el Parlamento con el estallido social y con la pandemia?

“Creo que tanto el Senado como la Cámara (de diputados) hemos hechos grandes esfuerzos en forma transversal por mantener  el ritmo de trabajo en medio de la pandemia. Frente al estallido social, a través del Congreso se buscó este cauce por donde, de alguna manera, orientar y buscar una salida al alto nivel de conflictividad que había por esos días y que culminó el 15 de noviembre de 2019 en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución y que generó todo el proceso posterior como el plebiscito y ahora elecciones de constituyentes para redactar una nueva Constitución. Creo que ahí jugó un papel muy importante el Congreso Nacional y, por otro lado, también hemos tenido una gran cantidad de sesiones de sala, de comisiones. Hemos despachado 249 proyectos de ley, que es una cifra histórica si la comparamos con otros años. Por ejemplo, el 2019 se despacharon 191 proyectos de ley. Tuvimos 174 sesiones de sala, con 655 horas de trabajo, 1.500 sesiones de comisiones, entonces ha habido una producción bastante alta en tiempos excepcionales, excepcionalísimos, como ha sido, que tuvimos que recurrir a flexibilizar la forma de trabajar y establecer el sistema telemático que nos ha  permitido trabajar en forma mixta, algunos presentes y otros remoto. Cuando hubo un brote de contagio en el Senado tuvimos que estar dos meses trabajando telemáticamente. Ha habido una búsqueda y una decisión del Senado y de la Cámara, de buscar una forma de adaptarnos a la situación de pandemia y seguir con nuestro trabajo cotidiano. Hemos sacado adelante el trabajo con la nutrida agenda que nos puso el Presidente y también los propios parlamentarios”.

-A propósito del Acuerdo por la Paz que se firmó el año pasado, ¿cuál es la esperanza que usted tiene en la nueva Constitución?

“Yo espero que se elija una cantidad de constituyentes que permitan hacer cambios reales a la Constitución, porque esto quedó bastante amarrado. En el acuerdo quedó que algunos o la gran mayoría de temas van a tener que resolverse por dos tercios y eso es un quórum tan alto como los que hemos tenido tradicionalmente en le Parlamento. Hay muchos temas que quizás no se van a poder resolver con la profundidad y el cambio de fondo que  el país requiere. Hay cambios tan importantes como el agua, la salud, la educación. El giro que el país reclama, que ha abandonado la Constitución y que de alguna manera consagra el sistema económico ultra neoliberal que tiene el país,  espero que  con los constituyentes que se elija se pueda avanzar en aquellos cambios. Y también escribir una Constitución que integre a las mujeres que hemos estado absolutamente ausente en los cuerpos constitucionales del país”.

-¿Cómo valora la participación que han tenido ellas en el Parlamento?

“Transversalmente, en todas las bancadas hay senadoras de mucha capacidad, rigurosas, estudiosas, con una alta participación y hemos tenido, por cierto, nuestras diferencias, pero hemos logrado avanzar en forma bastante transversal en los temas de género. Ha habido una posibilidad de entendernos en esos puntos y nos ha permitido ir sacando proyectos de ley importantes relativos a la condición de las mujeres”.

-¿Y cómo visualiza cuando una parlamentaria en estado de ebriedad agrede a un trabajador, la complicó esa situación?

“Si, por supuesto. Eso es inaceptable desde cualquier punto de vista. Si una persona común y corriente, un trabajador, un funcionario de Estado, o un político, menos un senador o senadora, diputada o diputado, puede llegar a ese límite de comportamiento, emborracharse y agredir, no es digno de una persona que es representante popular”.

-¿Y usted se sintió agredida cuando el Presidente de la República no se quedó cuando usted estaba hablando en La Moneda?

“Lo que yo sentí fue más bien un no interés por escuchar o estar ahí en el momento que yo iba a hacer un planteamiento muy de fondo que ya lo había hecho en la reunión de más de dos horas que sostuvimos con el Presidente. No escuchar y no quedarse, puede ser que es por no compartir mi posición que él ya la conocía. Por otro lado, el hecho de ser mujer, porque creo que a un presidente hombre del Senado no se le trata de esa forma”.

-Hay en el Parlamento un proyecto de retiro de un tercer 10%, ¿cuál es la visión que usted tiene de esto. No cree que somos los chilenos los que estamos pagando nuestras necesidades en pandemia?

“Estoy totalmente segura de eso, porque al no existir una política pública robusta, contundente, que vaya a responder a la incertidumbre, a la amenaza que día a día viven los chilenos de caer a la pobreza, de no poder pagar sus cuentas, realmente no ha habido una respuesta fuerte, potente. Tenemos este cuenta gotas que se denuncia constantemente, el IFE1, el IFE2; ya vamos en la cuarta ampliación  al proyecto de protección al empleo, una tras otra como cuenta gotas y con muchos requisitos por lo que muchas personas no pueden acceder. Creo que si hubiésemos tenido desde un inicio, como lo planteó la oposición en todos los debates, una renta mensual de emergencia, habríamos  tenido la posibilidad que el Estado estuviese respaldando a las personas en medio de esta crisis. Pero como no existe aquello, ya vamos en el tercer retiro, haciendo que sean las propias personas las que respondan con sus propios ahorros a la situación económica que están viviendo. Yo creo que ninguno de los retiros  del 10% era necesario si es que  el gobierno hubiese presentado una política, desde el inicio, contundente, fuerte, que respondiera a las necesidades económicos urgentes. Que diera seguridad, continuidad mes a mes a tener un ingreso que les permitiera tener una base para sobrevivir y poder responder a las medidas sanitarias de encierro, que ha sido muy difícil mantenerlas, porque si no hay de qué vivir la gente sale y se genera este círculo vicioso de  contagios”.

-¿Desde su sillón en el Senado qué destino le ve a este tercer retiro?

“El segundo retiro el gobierno lo llevó al Tribunal Constitucional y éste lo declaró inconstitucional. Entonces, es posible que el gobierno persevere en esa misma línea, lo envíe al Tribunal Constitucional y el proyecto muera ahí. Es probable que el gobierno siga el mismo camino y tendríamos una situación bastante complicada, porque hoy día nuevamente hay mucha desesperación, hay mucha crisis económica. Siguen las cuarentenas, porque pese a que se está vacunando y ha sido exitoso el proceso de vacunación, la vacuna con una dosis se ha demostrado que no es efectiva. Ya murió un actor importante como Tomás Vidiella, conozco personas que se han infectado, han caído entubados graves teniendo una dosis de la vacuna. Creo que hoy día la gente tiene que seguir cuidándose, tenemos que seguir en confinamiento, restricción de desplazamiento. Entonces, la crisis económica va a seguir y hoy día Chile tiene recursos, imagínese el precio del cobre está a casi cinco dólares la libra. Tenemos muchos ingresos que el gobierno podría destinar a apoyar fuertemente a las familias”.

-¿Es partidaria que se haga un nuevo sistema previsional en Chile o cree que se debe mejorar el que está?

“Creo que hay que sentar las bases de un nuevo sistema de pensiones que se sustente en la seguridad social y en la solidaridad, es por eso nuestra insistencia del 6%, no es un debate caprichoso, sino que pensamos que el 6% adicional de cotización debe ir entero a  un fondo de ahorro colectivo. De esa manera ir generando las bases de un nuevo sistema de pensiones sustentado en a seguridad social, que es lo que existe en todos los países civilizados del mundo e ir dejando atrás este sistema de capitalización individual que ya se ha visto que es un fracaso que paga pensiones indignas”.

-¿Cómo evalúa el sistema de vacunación que se está llevando adelante?

“Creo que ha sido un buen sistema, la poderosa base que tiene Chile en salud pública ha permitido que esta vacunación se haga de forma amplia, extensa en todo el territorio nacional y con funcionarios de la salud que tienen organización, disciplina, entrenamiento, por el legado que tenemos histórico. El propio ministro Paris (de Salud) decía que con Pedro Aguirre Cerda, Salvador Allende, Frei, Alessandri, ha habido una política de Estado de salud pública, que se quebró con el sistema que instaló la dictadura militar, al privatizar la salud, pero ese sistema público existe y tiene su organización rigurosa que ha permitido que sea un gran éxito esta vacunación. Somos una imagen en el mundo de llevar a cabo un proceso exitoso”.

-¿Cómo vislumbra que serán las elecciones del 11 de abril en dos días?

“Hemos aprobado que se realice en dos días de cara  las situación excepcionalísima que estamos viviendo con la pandemia y creo que ha sido una buena fórmula para no provocar aglomeraciones y evitar que ese día se provoquen más contagios aún y, de esta manera, podamos tener más ordenado y sin riesgo el proceso de votación. Se tomaron todos los resguardos para que  las urnas donde están los votos estén bien cuidadas, estén a buen cuidado y evitar todas las suspicacias que existen en torno a que va a ser posible alterar la votación”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X