Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
A la solicitud de los presos de Huachalalume, sus familias, los funcionarios de la institución y los pobladores, se sumó el alcalde de La Serena Roberto Jacob, quien califica como “irresponsable” la llegada de internos foráneos sin la realización del examen que descarte el Covid, ya que existen 10 contagios que vinieron desde Santiago y ahora, tras el arribo de otros 100 presidiarios, un total de 13 dio positivo en el test rápido. Desde la Dirección Regional de la entidad penitenciaria y Salud, comprometieron gestiones para efectuar el PCR al resto de los reclusos capitalinos, pero no descartan que sigan llegando condenados de otros lugares.

En el sector de Huachalalume, en La Serena, continúan con la incertidumbre y la molestia. Fue el lunes por la noche cuando arribaron a la zona, particularmente a la cárcel local, alrededor de 100 internos provenientes del Penal de Santiago 1, donde existen casos confirmados de Covid-19. 

Previo a esto, semanas anteriores, ya habían llegado desde la Región Metropolitana otros reos, de los cuales 10 finalmente resultaron tener coronavirus. Por lo mismo, tanto los familiares de los presos que se encuentran cumpliendo condena el recinto serenense, como los funcionarios de Gendarmería, realizaron formalmente la solicitud a la dirección de la institución para que no se continuara con estos traslados. 

Sin embargo, en esa oportunidad la respuesta del coronel Leoncio Hidalgo, máxima autoridad local de la institución,  fue categórico y precisó que no estaba en sus manos tomar esa decisión, y que, en todo caso si se requería, y la red carcelaria a nivel nacional presentaba inconvenientes como el hacinamiento, deberían recibir a los reos, ya que el centro penitenciario de Huachalalume está por bajo su capacidad. 

Temor que se cumple

Tras el arribo de los presos, fueron los vecinos los que alzaron la voz con mayor fuerza, formando barricadas para impedir el ingreso de los buses. Señalaban que la situación escapaba a lo meramente carcelario, ya que los reclusos estaban en permanente contacto con los gendarmes, los que a su vez, se relacionan con los habitantes del pueblo, poniendo en peligro a todos debido a que los presidiarios no venían con su examen PCR realizado. 

Y el miedo se cumplió, en parte, ya que según se confirmó el martes, a través de los test rápidos, 13 de los capitalinos, dieron positivo por Covid, algo que deberá ser ratificado en los próximos días ya que luego de esto, finalmente ayer se les tomó el examen a los 13 positivos, más otro que presentaba síntomas. Además, según pudo corroborar Diario El Día, se están realizando gestiones para que al resto de los reclusos que llegaron el lunes, se les practique el examen. 

Reiteran llamado

Pese a que la máxima autoridad nacional de Gendarmería, el coronel Christian Alveal, manifestó que descongestionar las cárceles del país es crucial para que la pandemia “no se transforme en contar muertos” al interior de los penales, e hizo el llamado a ser más empáticos ya que esto tiene que funcionar como una red. En esa línea, no se pueden descartar que existan más traslados, ya que actualmente la cárcel de Huachalalume tiene 1970 condenados y su capacidad alcanza los 2316. 

Pero estos dichos no produjeron conformidad. Los vecinos continúan reuniéndose y no se descartan nuevas manifestaciones, mientras que al interior del recinto, los ánimos están exaltados. Aquello se pudo ver en un nuevo video divulgado el martes en las redes sociales en los que aparecen los reclusos leyendo un comunicado en el que el vocero señala que: “Estamos condenados a ser privados de libertad, no a morir dentro de un penal”, y solicitaban una mesa de diálogo con las autoridades. En el video, muestran elementos corto punzantes y otros elementos prohibidos en el establecimiento. 

Funcionarios y edil

Desde la agrupación de funcionarios Anfup, el dirigente Jokan Garrido, insistió en que, “no se actuó de acuerdo a las políticas sanitarias más efectivas, ya que estos internos deberían haber llegado con su PCR”, sostuvo, remarcando que no debían continuar los traslados, ya que pese a que la cárcel de La Serena tendría espacio físico, no tendría la cantidad de funcionarios suficientes ni siquiera para atender de manera óptima a los reos que ya están aquí. “Nosotros trabajamos con 35 funcionarios para trato directo con la población penal, y deberíamos tener 120, entonces, ya estamos debilitados y con una dotación mínima, más aún en estos tiempos de pandemia donde se requiere un esfuerzo extra”, precisó. 

Respecto a la sensación de los reos, asegura que “están exaltados”, ya que se están viendo en riesgo. “Ellos, y nosotros también como personal tenemos esa sensación de incertidumbre, y es inevitable. Afortunadamente no hemos tenido disturbios mayores”, manifestó Garrido. 

El alcalde de La Serena Roberto Jacob, tampoco dejó pasar la situación. “Lo que está pasando me da la razón, porque es muy probable que estos 13 ó 14 estén contagiados. Sólo les falta confirmar, además, está el resto, porque ellos venían juntos en los mismos buses entonces las posibilidades de que hayan más positivos es alta. Aquí hay un error, y por eso yo me opongo totalmente a que siga llegando gente sin que le hayan realizado el examen antes”, finalizó el edil. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital