Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El coronel (R) de Carabineros, Luis Carrera, cuestionó el hecho de haber sacado a los militares a la calle, mientras Carlos Maluenda, coordinador del Movimiento Repúblicano, pidió que volvieran a salir.

Una vez más y tal como viene sucediendo en el ciclo de debates “Voces Al Día”, organizado por nuestro medio, se escucharon diferentes puntos de vista respecto a la actual crisis social, su génesis, y las salidas que existen para recuperar la paz social.   

Fue el pasado 18 de octubre cuando lo que comenzó con protestas y evasiones masivas por el alza del metro en la Región Metropolitana, escaló a niveles insospechados y a estas alturas se ha tornado en el estallido social más grande en Chile desde el retorno a la democracia.

En las últimas semanas hemos sido testigos de multitudinarias manifestaciones, las que llevaron en su minuto al Presidente de la República Sebastián Piñera a invocar la Ley de Seguridad Nacional, decretando Estado de Excepción Constitucional con los militares resguardando el orden y toque de queda incluido. 

El Estado de Emergencia se levantó el pasado domingo 27 de octubre, y se pensaba que las movilizaciones cesarían, sin embargo, nada de ello ha ocurrido e incluso las marchas, aunque se inician de manera pacífica, han ido creciendo en violencia cuando culminan y los grupos de descolgados hacen de las suyas. De hecho, en La Serena y Coquimbo desde el día lunes  se han registrado graves incidentes y destrucción de señalética y semáforos. 

¿Algo espontáneo u organizado?

¿Cómo llegamos a esta situación?, ¿cuándo terminará esta escalada de violencia? Y, ¿de qué forma lograremos una solución a las legítimas demandas sociales? Son sólo algunas de las interrogantes que intentó dilucidar el panel de ciudadanos que participaron del foro  realizado por Diario El Día.

Una de los primeros temas abordados fue sobre cómo se gestó el movimiento que ha puesto en jaque al gobierno, y la respuesta más controvertida la dio el representante del movimiento Republicano (de José Antonio Kast) en la región, Carlos Maluenda quien indicó que su tesis siempre ha sido que la movilización no nace de la ciudadanía, sino que de grupos organizados extranjeros, y vinculados a partidos políticos como el Comunista y del Frente Amplio.

“Nuestro pensamiento es bien claro. Esto no es una cosa espontánea como que a la gente común y corriente se le ocurrió de un día para otro iban pasando frente al metro y dijeron ‘empecemos a quemar el metro’. Esto fue planificado, organizado, coordinado y ahora está siendo supervisado por sectores políticos que les interesa el caos, les interesa la destrucción, y esas personas son de ultraizquierda y pertenecen al Partido Comunista y al Frente Amplio, ellos sumados a personas que están en el extranjero y que están conectados con ellos iniciaron esto (…) Esto comenzó en Cuba y Venezuela”, manifestó. 

Enfatiza en que con su aseveración, no está deslegitimando la molestia ciudadana, ya que asegura que “existen molestias porque a la mayoría de las personas nos gustaría que las cosas estuvieran mejor, pero esa mayoría de personas no somos a los que se nos ocurre ir a quemar el metro simultáneamente”, sostuvo. 

“Nacer y crecer en pobreza"

El jefe de operación social territorial del Hogar de Cristo, Gonzalo Cortés, tuvo una visión bastante diferente. Expresó que la desigualdad estaba siendo patente desde hace varios años, y que muchos no la habían querido ver hasta ahora ya que, para diferentes grupos sociales las soluciones a sus problemas nunca llegaron.

“Esto hablando de las personas adultas mayores, las personas con enfermedades mentales, la gente en situación de calle. Te pongo algunos ejemplos con cifras de la última encuesta Casen, en Chile hay más de 100 mil jóvenes que ni estudian ni trabajan. De cada 10 personas que tienen pensiones, 8 están bajo la línea de la pobreza y 400 mil personas que viven de allegadas. Lo que quiero decir es que tenemos gente que efectivamente sigue estando excluida, con políticas que no llegan a ellos, y eso es tremendo, es injusto, eso no debiese ser, o debiese ser la base de los derechos humanos de nuestra constitución política. Entonces ellos aprovecharon este estallido y comenzaron a reclamar”, indicó Cortés. 

Agregó que faltan políticas destinadas a la familia, donde también, asegura, debiese estar la base de todo. “Ahí se debiese equiparar la cancha. O sea, hay una mujer que está embarazada, que no tuvo la nutrición adecuada en su embarazo, quizás consumió alcohol, consumió drogas. Nace el bebé y el bebé no tuvo el afecto, nadie se alegró por su llegada al mundo. Ahí comienzan las desigualdades. Nacer y crecer en pobreza, es la peor vulneración a los derechos humanos”, sostuvo el directivo del Hogar de Cristo. 

La mirada vecinal

El presidente de la Unión Comunal de las Juntas de Vecinos de Las Compañías, Claudio Meza, enfatizó en que siente una pena tremenda por lo que está sucediendo en el país, aunque no justifica las manifestaciones que se tornan violentas, adhiere a las demandas sociales.

“Creemos que hay manera y manera de protestar. Hay formas y formas de protestar, creo que cuando vemos saqueos como el que vimos en el supermercado Acuenta, la verdad es que se terminó perjudicando a todo el sector de Las Compañías, porque hay mucha gente, adultos mayores, que iban a comprar a ese lugar y resulta que eso ya está cerrado. Entonces la gente tiene que hacer un gasto más de ir al centro a comprar, cancelar un colectivo, etc…”, sostuvo. 

En lo que sí enfatizó fue en “lo positivo de que la gente reclame por sus demandas porque esto en algún momento tenía que explotar. Así lo siento, y así lo siente la mayoría de la gente”, precisó. 

Meza también tuvo palabras respecto de la ausencia de los políticos en las poblaciones durante la crisis. El dirigente vecinal fue tajante al señalar que hasta ahora no ha visto a ninguno acercarse.

“Llevo casi 20 años como dirigente en La Compañías, y he visto pasar a varios políticos que cuando están las elecciones van a sobarnos el hombro, pero la verdad es que nosotros tenemos dos senadores acá que hace tiempo que no los vemos, y tenemos diputados que tampoco los hemos visto”, insistió. 

Preocupación de Carabineros

El coronel en retiro Luis Carrera, manifestó su preocupación por lo que está sucediendo y también por cómo ha sido la labor policial durante la crisis. Reconoció el descontento social y deslizó una crítica a la decisión del Gobierno respecto a la rapidez con la que se decretó el Estado de Emergencia.

“Creo que en principio se debieron haber tomado otras medidas. No estoy diciendo que no debiesen haber sacado al ejército, podían haberlos sacado, pero haberlos dejado en los centros de abastecimiento y en los supermercados, y dejar el control del orden público a Carabineros, porque ahí se perdió el foco respecto a que Carabineros tenía que estar cuidando un supermercado. Creo que en ese sentido los recursos humanos fueron mal administrados”, precisó Carrera. 

Reiteró que esta es la peor crisis de los últimos treinta años. “Esto es a nivel mundial. Sociológicamente está estudiado que cada 30 años se produce un estallido social, y en el caso de Chile, este estallido que ha tratado de controlar Carabineros no ha sido menor, por la cantidad de gente que estamos ocupando en la vía pública, donde se han tenido que alargar los servicios policiales para tratar de restablecer el estado de derecho quebrantado. Lo que la gente tiene que entender que Carabineros entiende las demandas sociales, apoya las manifestaciones, cuida las manifestaciones, pero lo que no comparte la institución, son los desmanes, los incendios, los saqueos, como no lo comparte la mayoría de las personas”, expresó. 

En relación a los dichos de Carlos Maluenda, sobre la organización orquestada de las manifestaciones por parte de ciertos grupos, Carrera expresó que concordaba y que de hecho, se sabía que en la Región Metropolitana, los vándalos venían desde hace semanas estudiando los atentados, sin embargo, acusó que hubo un sesgo por parte de las autoridades capitalinas que no supieron ver lo que se venía. “No se supo interpretar lo que se venía y falló la inteligencia policial. Todos tenemos que sacar lecciones”, enfatizó. 

Salario mínimo 

Uno de los puntos en los que hubo disenso fue respecto al proyecto de salario mínimo que propuso el presidente Sebastián Piñera de 350 mil pesos. Gonzalo Cortés, del Hogar de Cristo, expresó que era insuficiente y que para una familia chilena que en promedio tiene cuatro integrantes, el sueldo debería tener un piso de 400 mil pesos, “para que cualquier tipo de sueldo esté por sobre la línea de la pobreza”, sostuvo Cortés. 

En la misma línea opinó Claudio Meza, quien propuso la cifra de 450 mil pesos líquidos. “En sectores populares como Las Compañías es difícil pensar que una familia con cuatro o 5 integrantes pueda vivir con 350 mil pesos. Se hace complejo”, indicó. 

Sin embargo, el republicano Carlos Maluenda, expresó que aumentos de esa naturaleza no serían prudentes teniendo en cuenta la situación actual del país. “Tengo claro que hay personas que tienen muchas necesidades y que sus ingresos no les alcanzan, pero por otro lado tenemos que pensar que todas estas platas salen de alguna parte, cuando todo se quiere gratis, es imposible que con un sistema así un país funcione”, precisa. 

Vislumbrando el futuro 

Respecto a las soluciones al conflicto social, las miradas también son dispares. El propio Maluenda expresa que “en el mejor de los casos todo se va a mantener igual”, y señala que como primera cosa, antes de cualquier reforma, hay que restablecer el orden.

“Mientras no se restablezca el Estado de Derecho que en estos momentos no está imperando en Chile y que ya venía bastante deteriorado (…) Los carabineros están haciendo todo lo que pueden, pero les han quitado muchas atribuciones a Carabineros, y para qué decir a las Fuerzas Armadas (…) Hoy día los vándalos tienen más derechos que las personas comunes y corrientes, yo en estos momentos todavía mantendría el Estado de Excepción y volvería a sacar a los militares a la calle”.  

Cortés, en tanto, hace un llamado al diálogo transversal. “Necesitamos sentarnos en una mesa y llegar a una serie de acuerdos, y preguntarnos el por qué pasó esto, y no me refiero a los desmanes, más que el movimiento social, la raíz del movimiento social”. 

A nivel vecinal, Claudio Meza expresó que debían comenzar a concretarse cosas, ya que se había hablado mucho pero las soluciones no llegaban. Por lo mismo valoró el que prontamente se vayan a iniciar los cabildos ciudadanos en su sector. 

Finalmente, el coronel Luis Carrera hizo un llamado a la clase política. “Tienen que sentarse a conversar, de ambos lados. Ellos tienen una tarea pendiente que tienen que cumplir”. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X