• Alejandro Araya nos recibió en su casa donde permanece recuperándose de la agresión vivida la mañana del martes.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Tres eventos donde conductores de colectivos o microbuses de la conurbación han vulnerado derechos de pasajeros o peatones, se han denunciado durante marzo. El más grave, el ocurrido el día martes donde un joven fue golpeado en la cabeza por el trabajador de Lisanco. Especialistas ponen acento en el estrés laboral al que se ven sometidos los choferes, algo que descartan tanto desde la empresa como desde la Seremía de Transporte.

Todavía no puede reponerse del shock. La mañana del martes, Alejandro Araya, arquitecto de 31 años tuvo la que él define como una de las experiencias más traumáticas de su vida.

Nunca se esperó lo que iba a pasar. Como todos los días salió desde su casa en La Serena a buscar a su polola para ir a dejarla a su trabajo en Coquimbo. Una vez que se despidió de ella, pasó por una pastelería cercana a calle Alessandri a comprar desayuno. Eran las 09:00 horas y hasta ahí todo normal.

Pero todo cambió cuando cruzó la calle para llegar a su destino. El taco “era tremendo” y Alejandro reconoce que no fue “un buen peatón” al cruzar entre un micro y un automóvil que se encontraban estancados en el atochamiento.

“Yo lo increpé porque casi me atropellaba y él me respondió, siempre desde arriba de la micro y yo desde abajo. La discusión fue fuerte. Estábamos los dos alterados, pero no era para que terminara con golpes”, Alejandro Araya, joven víctima de agresión.

El joven pasó justo por delante del vehículo mayor, lo que provocó la ira del chofer. “Él ya venía insultándose y tocándose la bocina con el auto que tenía adelante. El caballero estaba ofuscado, y al verme pasar se descargó conmigo y me tiró la micro encima”, relata Alejandro, aún afectado, desde su casa donde guarda reposo.

Intercambiaron palabras de grueso calibre. “Yo lo increpé porque casi me atropellaba y él me respondió, siempre desde arriba de la micro y yo desde abajo. La discusión fue fuerte. Estábamos los dos alterados, pero no era para que terminara con golpes”, dice el agredido.

Lea también: Joven recibió una brutal golpiza propinada por un conductor de micros en Coquimbo

Fue cuando estuvieron más cerca, con Alejandro en la puerta del vehículo de transporte perteneciente a la línea Lisanco, que el conductor sacó un bastón retráctil y le propinó un golpe en la cabeza al arquitecto, quien perdió la conciencia por algunos segundos y terminó con un TEC abierto.

Intento de huida

A esa hora de la mañana varios testigos presenciaron el ataque, y socorrieron a Alejandro. Incluso, hubo pasajeros del microbús que bajaron para ayudar al herido. En ese momento, el conductor intentó huir del lugar, pero un colectivo se le puso enfrente para evitar que se marchara. “Todos me ayudaron, hasta que llegó el servicio de Urgencia. Me mantuvieron recostado en el suelo. De hecho, el chofer también se acercó y me pidió disculpas, como arrepentido, pero el daño ya estaba hecho”, relata.

Hechos que se repiten

El afectado hizo la denuncia y el agresor fue detenido, quedando apercibido a la espera de una citación a declarar. Por lo pronto, Alejandro Araya permanece en su domicilio recuperándose tanto física como mentalmente por lo vivido.

Lo ocurrido con el arquitecto no es el único hecho de violencia verbal o física que se ha suscitado en las últimas semanas en la región y que ha tenido como protagonistas a choferes de la locomoción colectiva.

El pasado seis de marzo una usuaria de un colectivo de la Línea 63 de La Serena, denunció, literalmente, haber sido sacada del vehículo por el conductor tras una discusión en la que, incluso, estuvo en riesgo la integridad física de sus hijos de cuatro meses y cuatro años respectivamente. Tras poner en antecedentes a la seremía de Transportes, la línea ordenó una investigación interna y el conductor está suspendido de sus labores.

Días más tarde, se hizo viral una discusión entre un estudiante de Coquimbo, Sebastián Vicencio, y un chofer de la empresa Liserco, quien lo insultó y le devolvió el dinero violentamente cuando el joven pagó con el pase escolar.

Buscando respuestas en la psicología

¿Qué está pasando con los choferes? Es la pregunta que muchos se hacen luego de estos eventos. Sobre todo el último donde hubo un herido y los resultados pudieron ser mucho peores. ¿Se tratará de estrés laboral? De acuerdo al psicólogo clínico Gustavo Fierro, esta causa es bastante probable. Según indica, la profesión de chofer de locomoción colectiva, sobre todo mayor, se encuentra dentro de las que pueden ser consideradas como “estresantes” y de las que más pueden desestabilizar emocionalmente a quienes la ejercen, “ya que estos trabajadores van acumulando situaciones nocivas, debido a que muchas veces las exigencias que tienen en cuanto a la atención al público, superan las capacidades de la persona”. Sin embargo,  el profesional hace la salvedad de que para llegar a respuestas impulsivas extremas, necesariamente inciden otros factores, que no tienen relación con el estrés laboral. “En estos casos probablemente deben haber problemas psicológicos no resueltos, o no tratados, como el control de impulsos”, indica.

Fierro, además hace el alcance de que en diversas situaciones los micreros también son increpados por los pasajeros, que actúan en masa, lo que podría ser un factor para que se genere algún conflicto. Eso sí, de ninguna manera lo considera una justificación para un actuar violento. “Nada justifica que el chofer se baje del bus, y que agreda a otro, como pasó en este último caso, pero sí pueden existir eventos anteriores adversos que irían generando una conducta agresiva patológica en la persona”, explica.

“Estos trabajadores van acumulando situaciones nocivas, debido a que muchas veces las exigencias que tienen en cuanto a la atención al público, superan las capacidades de la persona”, Gustavo Fierro, psicólogo clínico.

Seremi de Transporte descarta estrés laboral

Los hechos también han causado la preocupación del Seremi de Transportes de la Región de Coquimbo, Juan Fuentes, quien los califica como “terribles y desafortunados”, sobre todo el vivido por Alejandro Araya. “En este caso hay una conducta derechamente delictual, y se deben tomar las acciones legales que correspondan. Por lo pronto, nosotros ya hablamos con la línea para la que él trabajaba y no podrá volver a ejercer su función al menos acá en la región”, aseveró.

Sin embargo, Fuentes no da crédito a que este tipo de situaciones obedezcan a un estrés, o una precariedad laboral. “Yo te garantizo que no es así, porque uno de los principales problemas que nosotros tenemos como seremía es que ellos trabajan sólo hasta ciertas horas y después no tenemos micros en las calles. Por eso, si alguien habla de que hay una sobrecarga de trabajo está errado”, precisa.

Eso sí, Fuentes reconoce que lo que les puede generar situaciones estresantes es tener que conducir su vehículo en una conurbación totalmente saturada por la congestión vehicular, “pero eso le sucede a todos los conductores, incluidos los particulares, no sólo a los choferes”, sostuvo.

Dirigente gremial: “No son hechos generalizados”

Desde la Federación Regional de Transporte Mayor, el secretario, Marco Secco, quien además es dirigente de Lisanco (línea involucrada en el último caso de violencia) condenó lo ocurrido y aseveró que el trabajador involucrado fue desvinculado de sus funciones. “Que un conductor saque un fierro y le pegue en la cabeza a un peatón no es aceptable bajo ningún punto de vista, por eso se aplicaron sanciones”, manifestó.

Sin embargo, Secco aseveró que los roces entre pasajeros y conductores son frecuentes, y no siempre son culpa de los choferes. “Siempre están los conflictos, por el mal uso de la TNE, o por el trato que tienen los mismos pasajeros que prácticamente quieren que los dejen en la puerta de la casa, pero de ahí a llegar a los golpes, eso no es algo que esté generalizado”, indicó el dirigente.

“Yo te garantizo que no es así (que existe estrés) porque uno de los principales problemas que nosotros tenemos como seremía es que ellos trabajan sólo hasta ciertas horas y después no tenemos micros en las calles”, Juan Fuentes, Seremi de Transportes de la Región de Coquimbo.

La visión sociológica

El sociólogo Cristóbal Reyes, cree que lo que se visualiza por estos días con los conductores de la locomoción colectiva, responde a un fenómeno mucho más amplio, que tiene que ver con el contexto social con el que deben lidiar.

Reyes no justifica las agresiones, pero sí cree que los trabajadores deben enfrentar situaciones estresantes, no sólo por los problemas que se producen con los usuarios o peatones, sino con otros elementos, como el estado de las máquinas, y el fomento a la competición entre empresas y entre los mismos choferes. “Hay que ver el sistema en el que se desempeñan, compitiendo constantemente lo que los lleva a estar en una situación acelerada y un constante estrés”, precisa.

También enfatiza en el trato que reciben los conductores, citando un estudio realizado en Santiago, donde se señala que un 81% de los trabajadores se ha sentido agredido. “Además otro porcentaje indica haber visto peleas entre los mismos pasajeros, o realizando daños a las máquinas. A lo que voy, es que esto responde a una naturalización de la violencia en las relaciones sociales, que inevitablemente termina con hechos lamentables como el que estamos comentando ahora”, explica el profesional. 4601iR

TNE 24/7 y los 365 días de año

Uno de los tres últimos conflictos se produjo por el uso del pase escolar, cuando el chofer reclamaba a un estudiante por un supuesto mal uso, ya que dudó que “viniese de estudiar”. En esa línea, el seremi de transportes Juan Fuentes, aclara que situaciones como esta no deberían ocurrir, y que los conductores deben tener claro que el pase escolar puede ser utilizado durante todo el año, incluido enero y febrero, y a cualquier hora. Aquí un conductor no tiene por qué cuestionar si el joven viene de uno u otro lado”, aseveró.

Cronología

6 de marzo del 2019

Una usuaria de un colectivo de la Línea 63 de La Serena, denunció, literalmente, haber sido sacada del vehículo por el conductor tras una discusión en la que, incluso, estuvo en riesgo la integridad física de sus hijos.

21 de marzo del 2019

Se hizo viral una discusión entre un estudiante de Coquimbo, Sebastián Vicencio, y un chofer de la empresa Liserco, quien lo insultó y le devolvió el dinero violentamente cuando el joven pagó con el pase escolar.

26 de marzo del 2019

Un joven peatón es golpeado en la cabeza con un bastón retráctil por un chofer, luego de una discusión entre ambos.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X