• Marcela Arancibia, docente ciega quien acusa discriminación por parte del ministerio de Educación indicó que iniciará acciones legales apelando a la Ley Zamudio.
    Marcela Arancibia, docente ciega quien acusa discriminación por parte del ministerio de Educación indicó que iniciará acciones legales apelando a la Ley Zamudio.
  • La docente no vidente es absolutamente independiente y se mueve en libertad por La Serena, ciudad en la que nació y ejerce su profesión.
    La docente no vidente es absolutamente independiente y se mueve en libertad por La Serena, ciudad en la que nació y ejerce su profesión.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
La docente fue llamada a rendir prueba de evaluación docente y no se le dieron las garantías para hacer la prueba adecuadamente ni se le dio trato adecuado. En ministerio señalan que examen corresponden a la Agencia de Calidad de la Educación.

La profesora no vidente, Marcela Arancibia González, denunció haber sido discriminada por parte del ministerio de educación al momento de rendir una prueba de evaluación docente.

Según lo sostenido por la profesora que hace clases en el Colegio de Ciegos y pertenece a la Corporación Gabriel González Videla, cuando fue notificada que debía rendir la evaluación, inmediatamente concurrió al ministerio de educación a consultar cómo debía rendir el examen debido a que es ciega, donde le señalaron que debía comprobar si estaba inscrita y luego seguir las instrucciones pertinentes.

Como aparecía inscrita para ser evaluada, solicito rendir su examen con un software lector de pantalla, pero no recibió la respuesta adecuada y se le negó tal solicitud, pero plantea que a otro maestro de mayor rango sí se le cambió de forma inmediata.

“Soy docente que enseño en software de pantalla, que es más rápido, funcional, más práctico. Entonces envié mi credencial, solicité dar la prueba en este software, no obtuve respuesta hasta tres días antes de rendir la evaluación, pero tuve que consultar porque ellos no se pronunciaron en ningún momento”, indica Marcela Arancibia, quien añade más adelante en su relato que una semana antes de rendir el examen ingresó a la plataforma para saber dónde le correspondía hacer el examen y le apareció que debía presentarse en el colegio Bernardo o’higgins de Coquimbo.

LAS CONDICIONES

Al presentarse a rendir el examen, se percató que debía rendir una prueba de déficit intelectual cuando ella trabaja hace diez años en déficit visual, pero a pesar de todas las gestiones nunca le dieron respuesta del cambio de asignatura y de paso se le negó dar la prueba en formato digital y se le informaba que su credencial había llegado en blanco, por lo que la reenvió ya lo más le podían ofrecer un tutor.

Pero eso no es todo, el día de la prueba se le asignó a una joven como tutora la que no manejaba lo que debía hacer. De hecho, no consideró que era ciega a la entrada y caminó unos diez pasos más adelante, por lo que no tenía la capacitación básica del trato hacia una persona ciega.

“La prueba estaba en macro tipo y eso a mí no me sirve, sé de braile, pero no lo domino. Les dije que no podía rendir una prueba de déficit intelectual, pero me dijeron que esa era la prueba que yo debía rendir y a mi jefe técnico que estaba en la misma situación mía, que decía déficit intelectual y no déficit visual, se la cambiaron sin ningún problema”, relata.

CONOCÍAN EL CASO

La docente sostiene que una vez que volvieron a llamar a Santiago, a evaluación docente, donde reconocieron que conocían de su caso, pero le insistieron en que tenía que rendir la prueba, lo que hizo finalmente en pésimas condiciones. “Además la chica que era mi tutor desapareció y llamaron a alguien como para que parchara, que era el chico que me saludo en la entrada”.

La profesional lamenta lo ocurrido, indicando que “yo le tengo que enseñar a mis alumnos herramientas para que salgan adelante, les digo que nunca más van a tener problemas, que no van a ser discriminados porque hay leyes que los apoyan y enfrento esto. Yo llevé mi computador, tenemos un lector de pantalla, es poner la prueba y lo leo, no tengo que molestar a nadie, ni siquiera le estaba pidiendo al ministerio que me compraran un foftware”, afirma.

Finalmente, la educadora dijo que iniciará acciones legales apelando a la Ley Zamudio, por discriminación arbitraria.1601

SIN RESPUESTA OFICIAL

Tras recurrir al Ministerio de Educación, por la denuncia realizada por la docente, Marcela Arancibia, en dicha repartición señalaron que era una situación que no les correspondía responder, ya que dicho examen está a cargo de la Agencia de la calidad de la Educación.

Contactada dicha repartición solicitaron que se enviaran las consultas por correo electrónico, pero finalmente, vía telefónica señalaron que alcanzarían a responder la consulta y la dejaron pendiente.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día