• El subcomisario Guillermo Namor, de la Brigada de Homicidios de la PDI, apuntó fundamentalmente a la prevención.
  • Consuelo Caballero Andrade ha creado un sistema donde la seguridad al momento de elegir una nana es fundamental. FOTO: Andrea Cantillanes
Contar con antecedentes personales y exámenes sicológicos podrían evitar enfrentarse a eventuales ilícitos de nanas en casas particulares

Durante la jornada del 2 de octubre pasado, la policía civil recibió la denuncia de parte un domicilio particular en avenida El Santo, La Serena, por el robo de unas monedas de oro. Eran de colección, con denominación de varios países y estaban avaluadas en cerca de $3 millones.

La PDI determinó que la persona que había efectuado el ilícito fue la asesora del hogar, quien reconoció el hecho. Había llegado al domicilio sólo cuatro días antes de cometer este hurto.

Lo cierto es que esta situación pone nuevamente en el tapete la importancia de tomar precauciones para que este tipo de hechos no se repitan, sin el propósito de estigmatizar a las asesoras del hogar. En ese contexto, un buen asesoramiento, recabar la información necesaria sobre la persona a contratar, junto con la incorporación de medidas de seguridad podría reducir el margen de error.

¿Qué hacer? Desde la policía civil proponen una serie de medidas, y a su vez, existen alternativas que hacen la búsqueda de una nana una labor mucho más práctica, segura y confiable.

Baja incidencia

El subprefecto Guillermo Namor, jefe de la Brigada de Robos de la PDI, señaló a El Día que “el nivel de incidencia por este tipo de ilícitos es bastante baja. No es algo habitual. Aunque lo que se repite es la sustracción de dinero, especies y joyas”, señaló.

En ese contexto, sostuvo que las asesoras del hogar se regulan, en la actualidad, por lazos contractuales. Esto, porque desde el 1 de enero de 2015 rige la ley 20.786, que crea la obligación de establecer contratos con las asesoras del hogar, independiente de si trabajan jornada completa, puertas adentro o part time. El documento debe ser escriturado y firmado por ambas partes, fijando el domicilio donde la trabajadora prestará servicios. Se debe incluir la remuneración, duración de la jornada laboral y especificación de las funciones a realizar (limpieza del hogar, planchado o cuidado de personas, entre otros). El empleador debe registrar el contrato en la Dirección del Trabajo de forma presencial o vía electrónica.

“Esto entrega un margen contractual para hacer frente a situaciones de complejidad ante la ley, en el caso de que ocurra algún ilícito, ya que frente a la entrega de un servicio de manera informal las condiciones cambian”, sostuvo Namor.

Por otra parte, comentó que “existen agencias que hacen un trabajo importante en cuanto a filtrar las características y condiciones de cada persona. Así, las posibilidades de asegurar una experiencia probada son mayores”.

Sin embargo, Namor indicó que “siempre está el escenario de la ocasión. Es bueno que las casas cuenten con seguridad tanto en el interior como al exterior del hogar. Por ende, llamamos al autocuidado para que las personas tengan un buen control de ingreso al hogar".

Respecto al caso de personas extranjeras, también existen regulaciones. “Las personas, para poder trabajar en el país, deben tener documentación. Y, si alguien desea contratar una persona de otra nacionalidad, pueden acercarse a la PDI para verificar si existe algún tipo de prohibición”.

Una posibilidad confiable

Cuando se trata de contratar a una persona que se dedique al cuidado de niños, a las labores de asesoras del hogar y cuidadoras del adulto mayor, existen muchas opciones de agencias, sobre todo en internet, donde se busca entregar opciones rápidas y seguras para conseguir a la nana ideal.

En ese contexto, existen múltiples plataformas en la red, pero son pocas las que ofrecen verdadera confianza. En La Serena, encontramos el portal www.nanaslaserena.cl, que en su eslogan ofrece comodidad, seguridad y tranquilidad a sus clientes, con un año de valiosa experiencia y crecimiento.

Para conocer a las personas que ofrecen sus servicios, los interesados deben hacerlo mediante una línea telefónica o directamente por medio del sitio web, desde donde se puede coordinar una reunión con quien preliminarmente se quiere contratar. En su defecto, también al cliente se le puede enviar una cotización y se coordina una primera entrevista.

Consuelo Caballero Andrade es una de las socias de esta empresa, quien es gerente de ventas de este emprendimiento y una de las dueñas de esta iniciativa. “Se trata de una empresa familiar. Esta idea nació por la necesidad de cubrir el nicho del cuidado de los niños, sobre todo a partir del caso de abuso de menores y de adultos mayores. Este riesgo lo evitamos fundamentalmente a partir de evaluaciones sicológicas al día. Ese es el primer filtro. De hecho, cuando citamos a una persona a su primera entrevista, y no llega a la hora, ya no hay entrevista. También es vital que nos presenten su certificado de antecedentes, aunque es el perfil sicológico lo más relevante”, aseguró.

Para ellos, son fundamentales las recomendaciones comprobables, al igual que la experiencia probada. “El trabajo debe ser de primera calidad y nosotros nos encargamos de supervisarlo semanalmente.  Si hay licencias médicas, por ejemplo, nos preocupamos de reemplazarlos”.

Si bien reconocen que hay un margen de error, como en toda actividad humana, "si la persona no es del gusto del cliente, se le cambia".

Respecto a nuevas innovaciones, apuntan a generar capacitaciones respecto a varias materias, sobre todo en el manejo de emociones.“Por lo general, las nanas han llegado a nosotros de una manera bastante convencional, mediante avisos en almacenes que hemos colocado, y a través de Yapo, aunque la primera de las fórmulas es, por lejos, la más efectiva”, afirmó Consuelo.

Respecto a la seguridad que ofrece un servicio como este, sostiene que es el nicho no tiene techo posible. “Por medio de una agencia, no te va a pasar que tengas una muy buena nana en casa, pero que por otra parte se te desaparecen las cosas. Eso no pasa acá”, sostuvo Consuelo, quien además recalcó en la importancia de dignificar la labor de estas mujeres. “No aceptamos que nos ofrezcan menos de $300 mil de sueldo para ellas. El cliente debe tener consideración con la nana”, concluyó esta empresaria, quien también aprovechó de dejar en claro que los adultos mayores también son importantes para ellos. “Técnicos en enfermería y cuidadoras entrenadas son las responsables de llevar a cabo esta labor”, concluyó. 3801i

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X