Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
Desde la Dideco anunciaron la llegada de otro camión limpiafosas, el que se suma al ya existente para que ayude en las labores de limpieza de los pasajes afectados en Villa Padre Hurtado, que sufren el problema desde hace años.

Mal lo están pasando los vecinos de la población Padre Hurtado en el sector de Pan de Azúcar de Coquimbo, por la rotura y colapso del alcantarillado que usan las viviendas para la evacuación de aguas servidas.

Los afectados manifestaron su preocupación y señalaron que viven prácticamente en el abandono, porque ninguna autoridad se ha hecho cargo del problema sanitario. “Sólo nos han entregado soluciones parches”, dice Luisa López, mientras camina por la calle enumerando las casas que tienen el problema, que en realidad son todas.

“Si no es una es otra, pero es un dilema de todos los días”, sostiene Clara Barraza, otra de las afectadas.

Son más de cincuenta las viviendas que deben lidiar prácticamente todos los días con el rebalse de las fosas sépticas, lo que les ha generado un problema sanitario inquietante y del que no saben cómo salir.

Luisa López cuenta que “la fosa séptica la tenemos desde el año 2006 y el problema comenzó con alrededor de 16 hogares, pero ahora están todas colapsadas. Se compró un camión que limpiaba las puras cámaras, pero el problema son los pozos que están colapsados. Pueden limpiar esta semana, pero a la siguiente ya está lleno y colapsado”.

Y agrega que “los camiones deberían venir todos los meses, pero ahora como existe tanto problema en todas partes, lo mandan a veces. Estamos cansados de la presencia de moscas, zancudos y los malos olores”.

López apunta que “cuando se rebalsa comienza a correr por las calles, a cualquier hora, pero más en las noches, donde se sienten los malos olores. Además, producto de ello tenemos un foco de contaminación muy grande, puesto que hemos visto muchos zancudos y los niños andan todos picoteados. Acá hay varias guaguas recién nacidas, que están propensos a cualquier infección, justamente por los olores. Esta es una población con mucha gente de la tercera edad y mi madre es una de ellas, que es dependiente de oxígeno y está postrada. Hasta hoy sólo hemos tenido soluciones parche. ¿Sabe? Las fosas se colapsan rápido y hay que estar llamando, pero algunas veces el camión está ocupado o en pana”.

Los vecinos recalcan que existe un proyecto que viene de muchos años, pero que todavía no tienen una respuesta definitiva para sus demandas.

Revelan que hace un tiempo tuvieron una reunión donde les iban a aprobar los planos de ese proyecto, “pero hasta ahora no hemos tenido noticias”, explica y advierte Luisa López que “puede estar para el año 2020, pero no existe familia que resista tanto. Ahora la situación está generalizada, ya que son más de cincuenta las casas con el mismo problema. Si no es una, es otra.  Y cuando llueve es peor, pues con el barro y los malos olores se hace insostenible.

Queremos, ojalá, dos camiones para que nos vengan apoyar, pues ya no sabemos qué hacer y a dónde ir para que de una vez por todas se solucione este conflicto. Tenemos claro que la municipalidad hace lo que puede y que tampoco podemos exigir más allá de lo que escapa de sus manos, pero de verdad que estamos desesperados”.

FRASE DEL DÍA

"(Esta tarea) hay que hacerla mientras vamos a la solución mayor, que es la planta de tratamiento que está en pleno desarrollo de la licitación", Miguel Ángel Cuadros, director de Dideco.

Otro camión en ayuda.Desde la Dideco (Dirección de Desarrollo Comunitario), que es la responsable de organizar, estructurar y optimizar la asignación de recursos, además de potenciar el desarrollo integral de la comuna,  su director, Miguel Ángel Cuadros, manifestó que “los vecinos saben que la gestión del alcalde Marcelo Pereira se inició en el mes de diciembre de este año y sabemos que arrastran el problema hace años, pero en este corto periodo hemos entregado algunas soluciones momentáneas, como por ejemplo, la adquisición de un nuevo camión limpiafosas que ya ha sido adjudicado, así que en los próximos días llegará para ayudar en esta tarea que es ingrata, pero que hay que hacerla mientras vamos a la solución mayor, que es la planta de tratamiento que está en pleno desarrollo de la licitación y posterior adjudicación con recursos de la Subsecretaría de Desarrollo Regional, la que mejorará el problema más de fondo”.

 

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X