• Von Baer conversó con diario El Día sobre lo que para él, es uno de los temas trascendentales en la correcta puesta en marcha de la reciente aprobación de la reforma constitucional.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El experto en desarrollo regional hizo un llamado a las autoridades a dinamizar y asumir con diligencia el traspaso de competencias y reponer la prioridad del financiamiento local y regional para el funcionamiento de esta nueva institucionalidad, que reemplazará en 2020 la figura de intendentes por gobernadores, en el marco del proceso de descentralización.

Invitado por el Instituto de Políticas Públicas de la Universidad Católica del Norte, Heinrich Von Baer, presidente de la Fundación Chile Descentralizado y experto en temas de regionalización, llegó a la región de Coquimbo para exponer su punto de vista en el proceso de desarrollo comunal para La Serena y Coquimbo.

Von Baer conversó con diario El Día sobre lo que para él, es uno de los temas trascendentales en la correcta puesta en marcha de la reciente aprobación de la reforma constitucional, que entre otras cosas, sustituye la figura de los intendentes regionales designados por Gobernadores Regionales (ahora electos por la ciudadanía), con el fin de avanzar hacia la descentralización política y administrativa.

Con todo, el experto hizo hincapié en un punto que aún no se ha definido: asegurar recursos para que estas autoridades puedan operar en las comunas y regiones, para el desarrollo regional y local.

- En 2020, las regiones tendrán por primera vez Gobernadores Regionales, que permitirán entre otras cosas, descentralizar la toma de decisiones…

“Así es. En Chile finalmente se logró aprobar en la reforma constitucional, un estatuto que permite por vez primera en la historia republicana la elección de una autoridad del gobierno regional, lo que ahora se va a llamar Gobernador Regional. La idea de este cargo es que traspasará poder político de decisión autónoma, no tanto cuanto quisiéramos, pero mucho más de lo existe hoy. Traspasa estabilidad a las futuras autoridades de los gobiernos regionales, que los intendentes designados no tienen, ya que los cambian a cada rato con nuevas ideas. Asimismo, los nuevos gobernadores también tendrán capacidad de negociación de igual a igual con el gobierno central, que los intendentes designados no tienen. Es una figura institucional nueva que reemplaza en parte la figura de los intendentes designados y van a ser electos y legitimados por la ciudadanía. Al mismo tiempo se aprobó también la ley de traspaso de competencias desde el gobierno central a los gobiernos regionales”.

- ¿En qué deben avanzar ahora las autoridades y también la sociedad civil?

“Todos los actores del desarrollo regional, sean públicos, privados, académicos o sociales, debemos prepararnos no recién cuando se elijan las autoridades regionales en octubre de 2020 junto con alcaldes y concejales, sino que desde ahora. Esto, tanto para el nuevo escenario de Gobernadores Regionales electos, que va a significar un cambio importante en la institucionalidad regional, como para el traspaso de competencias.

Aquella región, que espero que sea la de Coquimbo, que se prepare desde ahora con decisión, imaginación e innovación, va a estar a la delantera en 2020. Por otro lado, la región que sigue esperando y no toma iniciativa para prepararse con antelación, va a quedar rezagada”.

- ¿Ya están asegurados los recursos para esta nueva figura y labor descentralizadora?

“Hay una tarea pendiente y un compromiso no cumplido hasta ahora, y que se ha venido prometiendo desde hace casi 20 años, que es justamente tener más recursos para las comunas y regiones, para el desarrollo regional y local.

Esto si bien debiera estar en el programa del presidente Sebastián Piñera, por razones que nos preocupan, al parecer no aparece en las prioridades legislativas.

Está bien tener iniciado el traspaso de competencias y la creación del Gobernador Regional, pero el tercer eje que falta es el de los recursos. En consecuencia corremos el riesgo que los candidatos a gobernador a 2020 lleguen con las manos vacías al cargo, no se van a poder insertar en una nueva institucional completa. Por lo tanto va a quedar incompleto y en consecuencia perjudicando el desarrollo de las comunas a lo largo de todo Chile, sobre todo las más vulnerables. Es necesario dar un primer paso.

No podemos esperar a 2020 para esto. La experiencia enseña que aquellas reformas más complejas que no se instalan en el primer año de gobierno, en términos de su diseño hasta su final puesta en práctica, entonces se pierde toda la reforma. Es necesario comenzar esto este 2018”.

- ¿Qué ejemplos de reformas mal ejecutadas podemos observar?

“La experiencia internacional comparada demuestra que en países de América Latina donde hay malas experiencias de descentralización territorial y fiscal económica, legislaron recién bajo niveles de extrema presión. Por lo tanto legislaron bajo presión, tarde y mal. Por lo tanto si nosotros en Chile no reinstalamos esta materia pendiente en la prioridad legislativa de este año 2018, nos vamos a acercar a la fecha de Gobernadores Regionales cuando estén en campaña, que es ya el próximo año. Por lo tanto, nos enfrentaremos a la presión de parte de partidos, se va a despertar la necesidad urgente, o a más tardar cuando estén los gobernadores electos. Y es lo que no queremos para Chile. Aún estamos a tiempo de evitarlo, pero el reloj corre”.

- ¿Qué llamado hace a las autoridades para darle relevancia a este tema?

“Esperamos que los parlamentarios sin distinción de partido, exijan al gobierno reponer esta prioridad, no dejarla para más adelante y tenemos esperanza, porque las bancadas se han organizado bien.

El llamado es al gobierno a asumir en plenitud su tarea, vale decir dinamizar y asumir con diligencia el traspaso de competencias recién iniciado. Reponer la prioridad del financiamiento local y regional. Y para las regiones, el desafío es prepararse desde ahora para la nueva institucionalidad regional, insertarse desde ya en la nueva dinámica y estar a caballo para el nuevo escenario. Asumir con prontitud y energía los nuevos desafíos.  Por lo mismo, las regiones tienen una gran responsabilidad de asumir la construcción de la región”.

- Finalmente, ¿en qué líneas hay que avanzar para la descentralización?

“El gobierno regional, los servicios públicos, los consejeros regionales, deben a la brevedad iniciar estudios que permitan disponer de fundamentos para solicitar traspaso de competencias de programas y de servicios desde el gobierno central a la región. La ley de traspaso de competencias define que si una región quiere solicitar este traspaso, debe hacerlo en forma fundada, y para eso tiene que tener los estudios respectivos. Esta es una tarea del GORE, pero también del sector privado, academia y organizaciones sociales, para definir cuáles son las competencias más urgentes para la región de Coquimbo.

A modo de ejemplo, en esta zona hay problemas de stock de agua, de infraestructura, esta es una región con potencial de turismo demostrado, hay actividad frutícola, minera. La región debe definir en función de esto, qué competencias quiere solicitar apoyo y a qué servicios en forma más urgente quiere apoyar.

Finalmente, aquí el rol de los medios de comunicación es esencial, al igual que el del mundo académico y las universidades, generando estudios focalizados en el desarrollo futuro de la región de Coquimbo. Hay que pensar y soñar la región para nuestros hijos y nietos y a partir de ahí, reorientar los programas de estudio y actividades de investigación.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X