• Katerin de Los Santos, de República Dominicana, y Elianghela Guaicara, de Venezuela, estudian en el Liceo Marta Brunet y comparten el amor por la cocina. Ambas dicen sentirse felices de vivir en La Serena junto a sus familias.
  • En las aulas de clases conviven estudiantes de muchas naciones, lo que afianza la experiencia multicultural que transforma al país en todos los ámbitos.
  • Helen tiene 9 años y proviene de Ecuador. Estudia en el Colegio Javiera Carrera junto a Ashley, de Venezuela, y María, que tiene padres de Chile y Perú. En su clase hay diversidad e intercambio cultural.
  • El colegio Héroes de la Concepción es el centro educacional de La Serena con el mayor número de estudiantes extranjeros (115). Componen el 20% de la matrícula total.
Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
La presencia de alumnos de otros países enriquece la convivencia escolar en los colegios y liceos de La Serena y Coquimbo. Mientras los chilenos disfrutan el poder compartir con compañeros de otras tierras, las instituciones y el sistema educativo se preparan para enfrentar de la mejor manera el panorama.

En las calles de la Región de Coquimbo se palpa la diversidad. A donde quiera que se mire es posible ver rasgos diferentes en los rostros de la gente, escuchar variados acentos y sentir el cambio progresivo que vive la sociedad chilena con la llegada de inmigrantes quienes hacen de esta tierra su nuevo hogar y que van modificando con su cultura las prácticas y tradiciones propias del país.

Esto también sucede en los colegios de la zona, donde hay varias naciones conviviendo en una misma sala.

“Vienen a ser parte de la sociedad chilena y es importante que reciban las mejores herramientas que les podamos entregar”, Luis Tello, seremi de Educación.

Ashley, de 11 años, proveniente de Caracas, Venezuela, estudia cuarto básico en el Colegio Javiera Carrera. En una visita a su salón de clase nos regala una sonrisa tímida, pero se mantiene en actitud pensativa.

Al preguntarle si le gusta Chile, responde con madurez: “Ha sido muy difícil llegar hasta aquí, porque dejé a toda mi familia en Venezuela y me ha costado incorporarme, pero lo logré gracias a mis compañeras, por eso me gusta mucho mi colegio”.

María, otra de las niñas del mismo grupo, comenta espontáneamente y con emoción que en su familia es normal la vida entre distintas culturas.

“A mí me ha gustado mucho compartir con niñas de otros países y las entiendo porque yo soy mitad peruana y mitad chilena (…) Yo de verdad estoy feliz de conocerlas y tenerlas tan cerca”, manifiesta.

“Me gustaría seguir aprendiendo de cocina. La verdad es que La Serena me encanta y me gusta mucho. Aquí me tratan bien y siento que estoy dentro de una familia”, Elianghela Guaicara, joven venezolana, estudiante de tercero medio en el Liceo Marta Brunet.

Y es de esta manera que se vive una nueva realidad en los colegios de la zona, especialmente en los públicos, que reciben a cerca del 60% de escolares provenientes de 20 países diferentes, según un reciente informe divulgado por el Centros de Estudios del Ministerio de Educación.

Ellos deben incorporarse al sistema pese a los desafíos, adaptarse para continuar con su escolaridad. Por otra parte, el Ejecutivo acaba de estrenar la Política de Estudiantes Extranjeros con la que se busca garantizar el derecho a su educación e inclusión.

3,2% de la matrícula total preliminar a nivel nacional corresponde a estudiantes extranjeros (113.585), de acuerdo a cifras registradas al 30 de abril de 2018.

Pero más allá de eso es en la dinámica diaria donde se nota la transformación de la comunidad educativa, pues tanto el personal directivo como los profesores, apoderados, estudiantes chilenos e inmigrantes, saben que sus colegios son distintos gracias a la integración de nuevas costumbres, idiosincrasia y enseñanzas.

SIGNIFICATIVO AUMENTO DE ESCOLARES EXTRANJEROS

En los últimos cuatro años la presencia de alumnos de otras naciones prácticamente se ha cuadruplicado en el país.

Y es que las cifras no mienten. Para el año 2015, el sistema escolar registraba 30.625 extranjeros (0,9% de la matrícula total), mientras que para el 30 de abril de 2018 esta cifra ascendió a 113.585, lo que representa el 3,2% de la matrícula total preliminar.

1.689 alumnos de otros países estudian en establecimientos educacionales de la Región de Coquimbo, según datos del “Mapa de los estudiantes extranjeros en Chile”.

Estos datos, plasmados en el informe denominado “Mapa de los estudiantes extranjeros en Chile” del Mineduc, van cambiando constantemente, conforme van llegando a lo largo del año.

Las regiones con más escolares extranjeros son la Metropolitana, con el 59,3% del total, y las del Norte Grande (Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta) que tienen el 27,3%.

En la Región de Coquimbo se concentra el 2,2% del total nacional, con 1.689 matriculados en recintos educacionales de la zona.

Las cifras más actualizadas en la conurbación La Serena-Coquimbo dan cuenta que en los colegios y liceos de la capital regional -pertenecientes a la Corporación Gabriel González Videla- estudian 572 alumnos extranjeros, de los cuales 115 están inscritos en el Colegio Héroes de la Concepción, siendo este el centro educacional de la ciudad con el mayor número de matriculados de otros países.

En tanto, en la comuna de Coquimbo hay 506 extranjeros inscritos. El establecimiento que concentra la mayor cantidad es la Escuela Santo Tomás de Aquino, ubicada en el sector de Tierras Blancas y que a junio de 2018 tiene 75, de acuerdo a los datos que maneja el Servicio Local de Educación Pública Puerto Cordillera.

 

NUEVA POLÍTICA DE EDUCACIÓN

El seremi de Educación Luis Tello reitera que como la mayoría de inmigrantes se matriculan en los colegios municipales, desde el Ministerio se adelanta un trabajo para que sean recibidos sin distinción, pues ellos “vienen a ser parte de la sociedad chilena y es importante que reciban las mejores herramientas que les podemos entregar”.

“Nosotros tratamos de generar los espacios suficientes para que los niños se sientan cómodos en los establecimientos educacionales. Estamos al tanto de cómo los profesores abordan una sala de clases totalmente diversa (…) con el alto porcentaje de inmigrantes que están llegando a nuestro país, los recintos se están enriqueciendo y los proyectos educativos se abren más”, asegura.

Tello detalla que al menos un 60% provienen de países del cono sur, la mayoría de Venezuela, Colombia, Bolivia, Ecuador y Panamá.

Además precisa que ellos, al igual que los alumnos chilenos, acceden a beneficios como textos y útiles escolares, el Programa de Alimentación Escolar, la Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE) y al programa Me Conecto Para Aprender.

Sobre la nueva Política de Estudiantes Extranjeros que en la región fue anunciada el pasado 16 de agosto, el seremi sostiene que el objetivo es reforzar la educación pública, para que ningún niño “se quede sin clases o sin los beneficios”.

Según explica Tello, esta política tiene tres áreas de gestión. La primera es la articulación institucional e intersectorial que contempla el avance del Programa de Reasentamiento Sirio, la formación y certificación de facilitadores lingüísticos a través del Sence y la concreción de un convenio con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La segunda área tiene que ver con el fortalecimiento de la gestión educativa mediante la entrega de orientaciones técnicas que faciliten la inclusión de los extranjeros al sistema educativo, así como la implementación del proyecto piloto denominado “Biblioteca-Migrante: Conversaciones Literarias”.

En tanto, la tercera área está relacionada con la vinculación territorial que incluye la realización de talleres y entrevistas con diversos actores afines a la educación para poder discutir los desafíos sobre el desarrollo de nuevas políticas educativas e interculturalidad, además de aplicar buenas prácticas pedagógicas en aulas multiculturales.

“Como profesor obviamente me siento feliz de que los estudiantes chilenos se puedan enriquecer de la cultura de otros países porque así nosotros vamos alineando un camino de poder compartir con el otro (…). En ese sentido también es importante que tanto los establecimientos educativos como la familia vayan de la mano, para que los estudiantes se sientan parte de la cultura chilena y nosotros también sentirnos parte de la cultura de ellos”, argumenta.

 

RADIOGRAFÍA DE LOS ESTABLECIMIENTOS EN LA CONURBACIÓN

Para ilustrar este panorama, El Día realizó un recorrido por varios colegios de la zona con el fin de observar cómo se vive la interacción de niños y adolescentes de otros países con sus pares chilenos y además, conocer las historias de vida de algunos inmigrantes.

Tras la visita, quedó en evidencia que la presencia de estudiantes extranjeros aporta un nuevo aire a la dinámica en las aulas de clase.

En el colegio Héroes de la Concepción, con más del 20% de matrícula compuesta por inmigrantes, el recibir estudiantes de otros países es ya una tradición, como lo señala su director Carlos Pizarro.

“Aquí tenemos venezolanos, colombianos, peruanos, bolivianos, ecuatorianos y argentinos. Haitianos tenemos dos y como hablan español no hemos tenido dificultades en ese sentido”, indica.

Pizarro afirma que las familias inmigrantes anhelan tranquilidad, por lo que en el plano educativo toman de manera muy positiva la experiencia de sus hijos. “Más que sentir que los recibimos a ellos como una carga extra de población escolar, ha sido todo lo contrario”, dice.

Sin embargo, el director también aborda las dificultades que se deben enfrentar, tomando en cuenta que los procesos migratorios pueden ser traumáticos y que no todos reaccionan de la misma forma a cambios drásticos como mudarse de ciudad, estar expuestos a otra cultura o a modos de alimentación e idiosincrasia.

“Como profesionales hemos aprendido a apoyarlos, no sólo desde el punto de vista académico-cognitivo, porque hay que reforzarlos en Historia de Chile, que no conocen, sino también en el tema del lenguaje y desde el área emocional-psicológica, porque si no es fácil para los adultos adaptarse, ahora imagínese para un niño. A veces se aprecian conductas que llaman la atención y nosotros estamos pendientes de solucionarlas junto a la familia”, comenta.

Por su parte, Carla Ruiz Neira, directora del Colegio Javiera Carrera, recinto que tiene 60 estudiantes provenientes de Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Italia y Brasil, destaca que la comunidad educativa se ha adaptado muy bien a su llegada.

Coloca como ejemplo el cambio que hicieron en la actividad que realizan en el mes de septiembre y que antes se llamaba ´Recorriendo Chile´.

“Desde el año antepasado institucionalizamos la actividad ‘Recorriendo Latinoamérica’, para resaltar la cultura de distintos países con muestras gastronómicas o de baile. Esto es porque nuestro colegio ya es distinto y queremos aprender de las nuevas culturas que están llegando a nuestro país. En conjunto estamos co-creando una nueva cultura”, reflexiona. 6101iR

> Zona de debates

“Nuestro colegio ya es distinto y queremos aprender de las nuevas culturas que están llegando a nuestro país. En conjunto estamos co-creando una nueva cultura”. CARLA RUIZ NEIRA, directora del colegio Javiera Carrera

“Más que sentir que los recibimos a ellos como una carga extra de población escolar, ha sido todo lo contrario”, CARLOS PIZARRO, director del Colegio Héroes de la Concepción

 “Una de las cosas que atrae a nuestras estudiantes es el clima de convivencia escolar, porque es agradable y  realmente acogedor”, María Jackelin García, directora del Liceo Marta Brunet

 

La oportunidad de desarrollarse

María Jackelin García, directora subrogante del Liceo Marta Brunet, resalta que el establecimiento ha asumido un gran desafío para integrar a las estudiantes que llegan de otros países y que se motivan por las especialidades, ya sea gastronomía o administración, con las que tienen oportunidad de certificarse e ingresar al mundo laboral en un futuro cercano.

“(…) Una de las cosas que atrae a nuestras estudiantes es el clima de convivencia escolar, porque es agradable y  realmente acogedor. Actualmente tenemos 15 alumnas de diferentes países como Bolivia, Perú, Colombia, Estados Unidos, Ecuador, República Dominicana y Venezuela. Lo bueno de todo esto es que se vive un traspaso cultural entre todos”, expone.

De hecho, en los talleres de gastronomía, las chicas realizan muestras de los platos típicos de su país de origen, mientras que las jóvenes chilenas tienen interés por aprender cómo se hacen estos platos o saber cuáles son los ingredientes.

Katerin de Los Santos, joven de 16 años proveniente de República Dominicana, quien se estableció en La Serena hace 8 meses junto a su familia, estudia tercero medio en el Liceo Marta Brunet.

Cuando hablamos con ella, se encontraba en un taller de cocina preparando un plato típico de su país compuesto por arroz blanco, habichuelas (porotos) y rollitos de carne.

“Me gustaría seguir aprendiendo de cocina. La verdad es que La Serena me encanta y me gusta mucho. Aquí me tratan bien y siento que estoy dentro de una familia”, expresó.

Igual piensa Elianghela Guaicara, quien es venezolana y llegó junto a su familia hace cuatro meses. Preparó pabellón, uno de los platos más populares del país caribeño, el cual lleva arroz blanco, porotos negros, carne mechada, tajadas (plátano maduro) y huevo frito.

“He notado que La Serena es un lugar turístico, muy bonito y estructurado. Este país me ha acogido muy bien. Pienso seguir en la cocina y me gustaría a futuro abrir una empresa de banquetes o eventos”, relató la joven.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X