• A principios de la década del ’80 el ex alcalde Eugenio Munizaga recorrió con el ex Presidente Gabriel González Videla la incipiente Avenida del Mar. Le acompañaron el intendente de la época, Luis Patricio Serre y su esposa, María Eugenia Vargas, además del entonces arzobispo, Juan Francisco Fresno. Como en muchas otras actividades también estuvo su cónyuge, Gabriela Vargas.
  • Munizaga Rodríguez sentía cariño y reconocimiento hacia el ex Mandatario Gabriel González Videla y en más de una ocasión destacó su labor. Una vez fallecido impulsó el museo que lleva su nombre y en la inauguración, su viuda, Rosa Markmann, le entregó la banda presidencial.
  • En diciembre de 1980 diario El Día lo destacó como el hombre del año junto a otras autoridades como el alcalde de Coquimbo, Jorge Morales, el presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo, Camilo Henríquez Adaro, el empresario Otmar Rendic, el doctor Elçias Sepùlveda y el gobernador de Elqui, Juan de Dios Peralta.
  • En una conferencia de prensa dando a conocer los alcances de lo que sería la Feria de Abastos.
Crédito fotografía: 
El Día
*En la última entrevista que concedió cuando su enfermedad había empeorado el ex diputado y alcalde la capital Regional, Eugenio Munizaga Rodríguez (77) insistía en el amor que sentía por su ciudad y el agradecimiento al ex Presidente Gabriel González Videla. De la misma forma confesaba cómo estaba luchando por ganarle la batalla al cáncer y proponía un acuerdo nacional en materia de salud.

En  agosto de 1980 La Serena se despobló para despedir al hijo ilustre   e impulsor del Plan Serena, Gabriel González Videla.  Dentro de  los oradores estuvo el alcalde de La Serena, Eugenio Munizaga Rodríguez, quien emulando su obra en abril de 1976 había comenzado a empujar lo que muchos historiadores  hablaron como el segundo plan Serena. La autoridad insistió que se había inspirado en él para darle a la ciudad el sitial que se merecía.

El pasados sábado 12 de mayo le tocó al alcalde radical Roberto Jacob igualmente despedirlo, luego que Munizaga Rodríguez  falleció  de un rebelde cáncer que no pudo  sobrellevar.

Fue la oportunidad en que los diferentes sectores  reconocieron su labor y el empuje y modernización que experimentó la ciudad desde su periodo de alcalde.

El  ex concejal Jorge Hurtado destacó su incansable aporte de servidor público y en el ámbito político.   “Fue un hombre extraordinario La ciudad de La Serena le debe mucho a don Eugenio , fue quien consolido y proyecto nuestra hermosa ciudad ", argumentó.

Desde junio del 2017,  el ex parlamentario concedió una serie de entrevistas  como parte de un libro en el cual estábamos trabajando para conocer de primera mano su mirada de la ciudad en los últimos 50 años y cómo forjó una vida de servicio público como alcalde y luego como diputado.  El objetivo  buscaba que las nuevas generaciones pudieran conocer  quien  fue el continuador  del Plan Serena que había  llevado adelante desde La Moneda Gabriel González Videla.

El último contacto fue en febrero de 2018   a través de correo electrónico. Estaba en Santiago luchando “combo a combo con esta enfermedad”, como nos solía decir. “Son cosas que llegan sin que uno las llame y hay que enfrentarlas desde un principio, con fuerza, realismo y naturalidad… el convencimiento de que lo que uno hace por sí mismo, es lo que lo lleva a vencer la adversidad, me hace seguir a delante”, nos explicó.  

Con una claridad envidiable admitía que  nadie está libre de las enfermedades, “lo importante es que el país donde uno vive tenga los sistemas previsionales y el desarrollo profesional que le permita ayudar a todo al que necesita, una atención especial”.

Incluso, así como el Presidente de su sector, Sebastián Piñera estaba impulsando  una serie de acuerdos nacionales, sobre todo en materia de infancia, Munizaga,  lanzó la opción de que  podría sacar adelante algo similar  en salud.  “Pienso que la única forma de enfrentarlo de verdad, para lograr atender debidamente las necesidades de toda la gente, es llegando a un gran Acuerdo Nacional, prescindiendo de las ideologías, acuerdo que permita,  elaborar un proyecto integral a largo plazo, con metas específicas y con una gran inversión de recursos, para resolver lo mejor posible,  todas las necesidades de  la población”.

-¿Piensa en lo que pudo  hacer y no concretó, sobre todo en lo personal?

“Siempre he tratado de hacer, en todo orden de cosas, lo que más puedo, sí no hice más fue sencillamente porque llegué a mi limite”.

 

EL CONTINUADOR DEL PLAN SERENA

-¿Le agrada que lo recuerden como el continuador del Plan Serena que impulsó  el ex Presidente Gabriel  González Videla?

“A los que piensen así, de verdad, se los agradezco. Cuando asumí el enorme desafío de liderar una comuna, que disponía de poquísimos recursos para atender las múltiples necesidades de su población, pensé que sólo sería posible lograrlo con el apoyo de la mayoría ciudadana. Con un lineamiento establecido, acudimos a  las fuerzas vivas  de la comuna para solicitar su colaboración y la comunidad respondió en forma increíble apoyando al municipio en proyectos de distinta índole, como habitacionales , de iluminación, ornato y obras públicas, como la avenida del mar, mejoras de calles y pasajes, paseos y avenidas, una de ellas fue construcción del camino a la cumbre del Cerro Grande para abrir un nuevo punto de atracción turística, lo que lamentablemente no se ha completado hasta el día de hoy.  Muchas de esas obras, entre ellas la Avenida del Mar, se construyeron con aportes voluntarios de la comunidad, personas y empresas sin aporte del estado, salvo la mano de obra del Empleo Mínimo, que fue de gran utilidad”.

-¿Le comentaba  González  Videla la idea que él tenía   sobre  ese paseo?

“Muchas veces, a lo que él me comentaba que le había faltado tiempo para implementar todo su proyecto.

De ahí en adelante los gobiernos posteriores, Ibáñez, Alessandri, Frei y Allende, le negaron todo recurso a La Serena, nada de lo que él había proyectado, se continuó, edificios como el del servicio de seguro Social y otros quedaron inconclusos hasta la década de los 80”.

-¿Si hoy  viera  esa obra  que cree usted que opinaría?

“Lo que alcanzó a ver le agradó mucho. A él le tocó vivir en Europa en los años ‘40 donde ya se valoraba la importancia del turismo en el desarrollo de las ciudades, cosa que en nuestro país se consideraba como una actividad propia de los ricos”.

-¿En su caso, en qué se inspiró  para  concretar un segundo Plan modernizador de La Serena?

“Cuando niño, viví la dinámica del Plan Serena. Jugábamos en las tardes, en las casas que se iban demoliendo para dar paso a edificios de colegios, servicios y de centros comerciales en las calles Balmaceda y Prat, ese período de progreso de la ciudad quedaría grabado para siempre en mi retina y me recordaba que la ciudad no podía quedar olvidada y paralizada como ocurrió los años posteriores al gobierno de Gonzalez Videla. Cuando nos hicimos cargo de la comuna, diseñamos un plan para salir de la extrema pobreza, de acuerdo a las potencialidades de la zona, ni la minería ni la agricultura y menos la industria eran herramientas potentes, mientras el comercio se desarrollaba lentamente, concluimos entonces que el camino era proyectar a la ciudad turísticamente tomando como estandarte las características arquitectónicas que el Plan Serena había dado a la ciudad y que la hacía diferente de todas las ciudades de chile, además había que abrirla hacia el mar y hacia el valle de Elqui, para ofrecerle al visitante una diversidad de actividades al visitarnos”.

La importancia de la amistad

En el impulso de la Avenida del Mar a finales de los ’70 y principios de los  ’80, Munizaga no sólo recibió el apoyo  de Gabriel González Videla, también del ex intendente Luis Patricio Serre. De hecho, en los medios  de prensa de la época quedó registrada una foto histórica de las tres autoridades recorriendo la incipiente costanera.  Munizaga   recordaba esa imagen con nostalgia y proyección de futuro. Tengo grandes recuerdos de ese tiempo, en especial la amistad que me brindaron don Gabriel y la señora Mitty, quienes siempre estuvieron presente en los aniversarios de la ciudad y colaborando anónimamente para conseguir las herramientas que permitieran a nuestra ciudad,  proyectarse como lugar de atracción turística, cosa que por entonces no ocurría. También, recordaré, que los comerciantes y dueños de hoteles y restaurantes tomaban sus vacaciones en verano porque tenían poco público que atender en el mes de enero y febrero”.

 

Consejo

Munizaga se enorgullecía de la amistad que le brindó  don Gabriel y su esposa, “ es algo que les he agradecido siempre porque sus reflexiones y enseñanzas influyeron en el resto de mi vida”. En este  aspecto, la ex autoridad recordó un hecho que marcó   las últimas décadas.  “Dejé de fumar a los 40 años igual como lo había hecho él (Gabriel González Videla), quien siempre me decía: ‘si no hubiera dejado de fumar a los 40 años ya estaría muerto’, tenía ochenta. ‘¿Por qué no haces lo mismo Eugenio?’, me indicó. Y lo hice (Hace 37 año que no fumo y aún estoy vivo y tengo 77)”,  recordó.

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X